TRUMP Y EL BREXIT, ACASO MÁS QUE PUROS ACCIDENTES O VOTANTES QUE NO SABEN LO QUE VOTAN

La victoria de Trump, acaso, no sólo sea un mal para la gobernanza global, sino un síntoma (uno más) de la profunda conmoción que estamos comenzando a atravesar y que dio su primera gran bofetada en el Brexit.

Para intentar comprender es inevitable salirse del discurso fácil de los votantes engañados que no saben lo que hacen para intentar comprender sus razones (aunque podamos no estar de acuerdo con ellas).

Igual que el Brexit, los primeros datos nos hablan más de zonas rurales, menos estudios y una mayor media de edad. Normalmente clases medias afectadas por la crisis y que, entre sus miedos, se encuentran la emigración incontrolada, el paro, la falta de referentes cosmopolitas, el nacionalismo…

¿No será un síntoma de un malestar más profundo del que queremos conceder?

Tal vez el malestar sea más profundo que simples clases poco informadas que consumen los mensajes rápidos de las televisiones y nos encontremos con algo mucho mayor.

Acaso hay un castigo a los políticos “profesionales” que no arreglan los verdaderos problemas de la gente.

De un castigo (inconsciente pero real) a la globalización económica que el propio marido de Hillary promovió y que se ha demostrado claramente parcial, beneficiando a los capitales pero no a las personas (aumentando así el flujo de emigrantes), que deslocaliza empresas y crea bolsas de paro en los países desarrollados (especialmente entre los menos formados), que facilita los acuerdos comerciales transnacionales (desde la Unión Europea a la NAFTA o el Transpacífico) que mejoran las cifras comerciales pero empobrecen a grandes masas humanas (pues sólo ponen el acento en lo económico, pero no en lo social, como claramente estamos viendo en la UE).

Un castigo movido por el miedo (al emigrante y su cultura o religión distinta, a la pobreza, a la falta de referentes culturales en una sociedad marcada exclusivamente por el consumo rápido) y azuzado por la demagogia que tan fácilmente cala en los que entran en pánico.

Acaso, y aún más, la primera gran reacción a la silenciosa pero cada vez más potente rebelión de las élites que se inicia con la era Reagan y se multiplica exponencialmente en la última crisis (en principio financiera para convertirse, desde hace años, en puramente humana), con unas clases medias cada vez más atacadas y desvalijadas por esas élites (¿No son eso los recortes?) que tienen suficientes mecanismos financieros y políticos para eludir impuestos, recayendo cada vez más el peso fiscal en las medianías (a las que, además, se las ha empeorado sus salarios y condiciones de trabajo).

¿No son acaso suficientes argumentos para dejar de pensar en unos votantes idiotas que no saben lo que hacen?

 


Las crisis fundadoras de nuestro tiempo: historia y actualidad.

El pasado jueves, 27 de noviembre, tuvimos la tercera sesión de las Jornadas de Historia del CEP de Córdoba. para la ocasión contamos con la presencia del doctor en Historia y profesor titular de Historia Contemporánea de la Universidad de Cádiz Julio Pérez Serrano. La ponencia se tituló “Las crisis fundadoras de nuestro tiempo: historia […]

JÓVENES POR EUROPA O LA FUGA DE CEREBROS (IV)

Continuamos nuestro paseo por los jóvenes españoles por el mundo

Mi pareja y yo somos ingenieros industriales, ambos con prácticas. Él es ecuatoriano pero lleva 15 años es España; sus padres vinieron para darle una educación europea a él y a sus hermanos, pero después de 15 años de sacrificio y estudios en España, resulta que tiene que volverse a Quito. Estuvo un año de prácticas en una empresa multinacional ganando como becario y trabajando como ingeniero y una vez terminada la carrera … adiós muy buenas y pasando al siguiente.

Ambos estuvimos buscando trabajo aquí pero no nos cogían ni en Mercadona. Una vez el llegó a Quito y arregló el “papeleo” hizo varias entrevistas para trabajar de ingeniero y actualmente trabaja allí ganando un sueldo digno trabajando de lo suyo. Yo encontré trabajo aquí pero trabajo como si hubiera hecho una FP, así lo refleja mi contrato, pues mi puesto es mantenimiento ferroviario. Digamos que me cogieron ya que supuestamente los ingenieros ” aprendemos rápido “.

No solo mi pareja está fuera, tengo una amiga en Italia y dos amigos en Alemania.

M L L


UNA PÁGINA PARA VER LA BURBUJA INMOBILIARIA

Vuelvo a recoger una nueva propuesta del incansable Isaac Buzo.

Una página en dónde podemos ver el fuerte impacto de la burbuja inmobiliaria que precedió a esta crisis.

Se trata de fotos superpuestas de principio del XXI y de nuestros días que podemos desplazar y ver en qué grado se han urbanizado paisajes antes dedicados al sector primario.

Sumamente interesante, tanto para entender la burbuja como estudiar la evolción de los espacios urbanos.

AQUÍ TENÉIS EL ENLACE


JÓVENES POR EL MUNDO O LA FUGA DE CEREBROS (3)

Continuamos con las experiencias de jóvenes por el mundo

 

Hace ahora más de cuatro años acabé mis estudios de FP de laboratorio y decidí que era el momento de aprender inglés de una vez por todas. Viendo como estaban las cosas por aquí decidí irme a vivir a Londres durante un año junto a un amigo. Finalmente mi amigo se volvió a los tres meses y mi año acabó convirtiéndose en cuatro.

Aunque parezca mentira, en el centro de Londres es muy complicado tener contacto con ingleses. En los bares, restaurantes y cafeterías casi todos los trabajadores son españoles, franceses, italianos o de cualquier sitio menos de Inglaterra. Es por ello que es muy fácil desinhibirse y perder la vergüenza a la hora de hablar en inglés. Pero a la vez es complicado aprender el idioma correctamente y los fallos gramaticales o de pronunciación están a la orden del día. Es posible tener nivel para comunicarse en tres o cuatro meses pero hablar un inglés correcto requiere estudio y mucho esfuerzo. Ir al cine, poner la radio y la televisión o leer el periódico es un buen comienzo pero hay que hacer algún curso en una academia.

Sin hablar un mínimo de inglés da igual cual sea la titulación que tengas que no encontrarás un gran puesto de trabajo. Cuando llegué allí apenas sabía decir nada en inglés y me tocó estar de limpia vasos durante seis meses. Durante este tiempo aproveché para ponerme las pilas con el idioma y aprender el trabajo de barman. Cuando el antiguo barman dejó el puesto le dije al jefe si podía hacer la prueba y la pasé. No es complicado a poco que tengas ganas de trabajar y prestes atención ir promocionando. Un mejor inglés conlleva un mejor trabajo, más tranquilo y con mejor salario.

La vida en Londres es bastante diferente a lo que tenemos aquí en España. La gente vive completamente acelerada, van corriendo a todas partes y apenas paran ni tan siquiera para comer o tomar el café. Hay que tener en cuenta que el invierno allí es muy largo, tanto por el clima como por la oscuridad, a las cuatro de la tarde ya es noche cerrada. Muchos de los trabajos acaban a las cinco y eso deja casi toda la tarde libre. No es una mala idea aprovechar este tiempo para ir a clases de inglés o alguna otra cosa. Hay algunas escuelas que cuentan con subvenciones del estado y se puede estudiar casi de todo, obteniendo al final un certificado oficial. En el tiempo que estuve allí fui a clases de inglés, química y dibujo. Es una buena manera de conocer gente nueva y pasar las largas tardes de invierno.

Casi todos los españoles con los que me crucé en Londres tenían una licenciatura. psicología, derecho, audiovisuales, economía y casi cualquier carrera que se os pase por la cabeza. La mayoría de ellos trabajaban en el sector servicios, ya sea en hostelería, en alguna tienda o como guías, muy poca gente consigue dar el salto en el empleo y colocarse de algo relacionado con sus estudios. La prensa se ha cansado de recordarnos lo grande que ha sido la generación actual de deportistas. Yo siempre he pensado que el talento de esta generación también puede estar en una universidad, no solo en una cancha. Es una pena realmente que ese talento se desperdicie luego de esta manera.

Antes de ir cerrando querría avisar sobre las agencias españolas que ofrecen ayuda con el alojamiento y el trabajo en Inglaterra. No es una mala idea contratar sus servicios si tienes idea de ir a vivir allí ya que estas ayudas en los primeros días facilitan mucho la vida, en especial el tema de encontrar trabajo o abrir una cuenta en el banco. Pero cuidado porque muchas de ellas son una estafa y una vez en Londres te puedes encontrar en una situación muy complicada. En mi caso fui con una agencia y me la jugaron con el tema de la casa. Recomiendo echar un vistazo en google o en forolondres antes de escoger una.

Creo que ir a vivir una temporada a otro país es una gran experiencia que todo el mundo debería hacer. Londres tiene muchas posibilidades de trabajo y es relativamente fácil encontrar un empleo con el que mantener los gastos. Yo estuve cerca de cuatro años y me encantó. He visto mil cosas alucinantes, conocido gente de todo el mundo y pasado muy buenos ratos. Al principio es duro y he tenido momentos muy difíciles pero ha merecido la pena.


JOVÉNES POR EUROPA 2

Continuamos con nuevos testimonios sobre la fuga de cerebros que analizábamos aquí

M. M., marido de una amiga de mi pareja. Ingeniero en Informática . Por su puesto de trabajo, estaba harto de estar viajando cada dos por tres a San  Francisco y a Shanghái, por lo que propuso a su empresa que le destinaran a  San Francisco.  La empresa accedió, subiéndole ligeramente el sueldo, haciéndose cargo de la casa, del coche y del colegio/guardería de su  pequeño. 

Llevan allí desde principios de 2013, él está muy contento, sin embargo su mujer (licenciada en psicología) todo lo contrario, aunque tiene permiso de trabajo, no encuentra nada, el día a día se le hace un poco duro ya que pasa muchas horas sola y la gente  es muy cerrada (me comenta, que incluso que cuanto tienes que ir a comprar algo, lo tienen preparado de tal forma que si quieres no tienes por qué hablar con nadie).

 

La tercera se llama S. . En 2008  tras solicitar aumento de sueldo (negada) y ver que las oportunidades laborales en otras empresas eran muy malas, decidió mejorar su nivel de inglés (se puso un profesor particular todas las tardes), mientras buscaba trabajo fuera de España.

Encontró trabajo en Lausanne (muy cerca de Ginebra) . Aquí el cambio salarial puedo decírtelo con exactitud, paso de cobrar 28K a 80K (no es un sueldo muy desorbitado allí). Pensarás que, claro allí el nivel de vida es muy alto,  pero no es tanto como parece, con ese sueldo, le daba para pagar la hipoteca que tiene aquí en España, la casa de alquiler en Lausanne, vivir a gusto el día a día e incluso le daba para ahora algo.

Su inicio fue duro, sobre todo porque se sentía que la trataban como mucha gente aquí trata a los sudamericanos, pero bueno, poco a poco se fue haciendo con el país y durante varios años estuvo muy a gusto, aunque echaba mucho de menos España.  

Finalmente este año ha vuelto a España y trabaja para ****** (consiguiendo un buen salario, teniendo en cuenta lo que se cobra aquí…)

 

Y para terminar, mi última amiga, que se llama L. D., caso similar a los anteriores. En torno a 2010 decidió buscar trabajo fuera. Junto con su pareja se fueron a los Ángeles, él con el trabajo ya arreglado desde aquí y ella aunque también con permiso de trabajo, no tenía nada. Para ella fue muy duro, por la misma situación que te comenté anteriormente,  la gente era muy cerrada, no llegaba a conocer a mucha gente y tras multitud de entrevistas no consiguió un trabajo acorde con su curriculum.

A los dos años de estar en EEUU y ver que no encontraba trabajo, volvió a España, trabajando para la empresa ****, teniendo claro que iba a ser algo temporal porque su deseo seguía siendo encontrar trabajo fuera. A inicios de 2013, encontró trabajo en Bruselas para **** y pese a que el desplazamiento le costó la ruptura con su pareja (las relaciones a distancia al final no son sostenibles) está muy contenta y sin planes de volver a España.

D.R


JÓVENES POR EUROPA O LA FUGA DE CEREBROS

Tomado de unadocenade.com/una-docena-de-vinetas-de-eneko-para-retratar-la-marca-espana/

Quizás uno de los aspectos más negativos de la actual crisis está siendo la emigración de jóvenes hacia el exterior.

Es lo que eufemísticamente se ha llamado movilidad exterior y que no es otra cosa que una fuga de cerebros a gran escala, pues gran parte de estos jóvenes están sobradamente preparados, con sus grados, másters…

Esta fuga es un verdadero fracaso, pues si lo miramos fríamente, estos jóvenes se han formado a cargo de los Presupuestos Generales para luego producir un valor añadido en el extranjero, justo ahora que no paramos de hablar de cambiar nuestro sistema productivo (tras la crisis del ladrillo) e intentamos mejorar a cualquier precio nuestra competitividad.

Y es que nos estamos olvidando que la competitividad no es sólo precios (ergo, bajada de salarios) sino relación calidad-precio. Y esta calidad tiene mucho que ver con los sistemas organizativos de la empresa, I+D+I , y, sobre todo, con el capital humano, bien formado y motivado, mejor aún si es joven, al ser más innovador y tener la ambición de labrarse una buena carrera laboral.

El problema tiene otra vertiente, a más largo plazo pero aún más terrible. ¿Cómo vamos a “vender” a nuestros alumnos la importancia de la educación para su futuro si ven a sus hermanos mayores obligados a la emigración? Luego nos quejaremos de los ninis, pero España es uno de los países donde menos rendimiento (laboral y económico) producen los estudios.

Por todo esto (y por motivos estrictamente personales, pues muchos de estos cerebros han sido alumnos míos, francamente brillantes, y de alguna manera les debo un pequeño homenaje) quiero iniciar una serie de artículos donde sean ellos mismos los que nos cuenten por qué han tenido que emigrar (ellos o sus más cercanos).

Les he pedido por el facebock que me envíen sus propias experiencias que nos pueden ayudar a todos a comprender el problema pero también buscar sus causas.

 

Aquí van los primeros testimonios en los que les he pedido siempre siglas y evitar nombres de empresas pues no nos interesan los detalles sino el fondo

El primero de todos se llama I. E. (quizás de todos los que conozco, el que más éxito ha tenido), compañero de trabajo en mi antigua empresa *******. Es Licenciado en Telecomunicaciones, y allá por el 2007,  tras sacarse varias certificaciones (importantes en nuestro sector y que todavía no tenía mucha gente en España), solicitó un aumento de sueldo e incluso, en una de las certificaciones de las que se tenía que examinar en Bruselas, comentó a su empresa si se  podía hacer cargo de los costes del examen y del viaje, ya que esto, evidentemente, le iba a beneficiar a la empresa (a modo informativo,  cuantos más empleados tengas certificados, a la hora de comprar hardware, los fabricantes dan mayores descuentos a las empresas). La respuesta  fue NO.

Lo gracioso fue que una vez que aprobó esta última certificación, la empresa le solicitó el número de certificación para poder asociarla a la empresa, punto al el cual I. se negó rotundamente.

Al ver toda esta situación, decidió buscar trabajo fuera de España, ya que veía que en todas las oportunidades que le aparecían aquí, la mejora profesional y salarial era muy baja.

Buscando y buscando, encontró trabajo en Doha (Qatar) donde tras unos 35K  pasó a cobrar a unos 120K (nunca me quiso decir la cifra exacta, pero en esos países se paga muy bien). Allí estuvo trabajando hasta 2012. La vida allí decía que estaba muy bien, pero toda la vida social se limitaba en ir a centros comerciales y a fiestas en las casas de los vecinos, dentro de la urbanización para extranjeros donde se alojaba.

En 2012, intentó volver a España (teniendo clarísimo que tendría que bajarse el  sueldo) pero después de buscar y buscar, solo encontraba puestos de trabajo donde le mejoraban relativamente el sueldo, así que decidió dejar de seguir buscando en España y pasó a buscar  por otros países.(Desde 2012 está viviendo en Dublín, se ha casado y tras visitarle un par de veces dice no vuelve a España salvo que no sea para visitar a la familia o por vacaciones)

 D.R.

 


¿UNA TERCERA CRISIS DENTRO DE LA CRISIS?

Ya explicamos en otra ocasión que nuestra crisis ha tenido (por el momento) forma de W. Una primera crisis (la derivada del desplome del sistema bancario), unos famosos brotes verdes y una segunda crisis con el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Ahora se nos habla de recuperación (de fuertes raíces), pero cuidado, que no todos los indicadores marcan lo mismo.

Es verdad que, al menos en el primer semestre, se ha creado trabajo, aunque en realidad no hay más horas trabajadas sino repartidas entre más personas (con una alarmante subida de los contratos a tiempo parcial)

Por otra parte, los salarios siguen bajando (y con ello el consumo sólo despega mínimamente, más como un efecto psicológico – no estamos tan mal – que económico)

En los últimos tiempos ha mejorado considerablemente la exportación (somos más competitivos por salarios más bajos, no por tecnología o eficiencia), pero nuestros grandes compradores (Alemania, Francia, Italia…) se han estancado o entrado directamente en recesión, lo que también puede influir en el turismo

Ha concluido el descenso de los precios de la vivienda y vuelve a comprarse, aunque hay que tener en cuenta que muchas de esas compras son de capitales extranjeros que buscan gangas para luego poder revender.

Como véis, las cosas no están claras, y a esto hay que añadir las crisis políticas que sufrimos (corrupción, independentismo catalán, desprestigio de los partidos mayoritarios…) y la entrada (ya estamos en ello) de una larguísima campaña electoral que exaltará aún más lo ánimos.

Otros factores externos también pueden influir, como el conflicto de Ucrania y las sanciones rusas que han dejado de importar nuestra agricultura,  la remodelación de la Comisión europea (y el rumbo que pueda tener en un futuro, ya sea siguiendo las políticas de austeridad, ya intentando avivar la economía como recientemente ha hecho el Banco Central Europeo) o el menor crecimiento de los países emergentes (India, Brasil…), grandes consumidores nuestros.

¿De verdad que estamos saliendo de la crisis o estamos preparando la próxima caída?

No lo sabremos hasta que ocurra (la economía cada vez más demuestra que es la ciencia más inexacta que existe), pero no estaría mal no echar las campañas al vuelo y seguir fijándonos en los signos, sin caer en el pesimismo pero tampoco en el optimismo inducido