JUGANDO CON FOTOGRAFÍAS HISTÓRICAS

A menudo he utilizado la fotografía antigua como un recurso verdaderamente interesante tanto para geografía como historia o tutoría por su inmediatez visual y por el juego de comparaciones que nos permite.

La idea no es nueva. Se trata de mostrar a los alumnos una serie de fotografías antiguas.

Tras las primeras risas, rápidamente en la clase suele producirse una verdadera tormenta de ideas sobre el vestuario, los gestos e incluso el ideal de belleza que estaría muy bien que fuéramos apuntando en la pizarra para que no se pierda (aunque convenientemente “traducidas”, pues en muchas ocasiones ellos no saben muy bien expresar lo que quieren contar).

Esta simple actividad ya nos puede servir para ver la forma de pensar y vivir de un momento de la historia contemporánea o analizar los cambios en los distintos sectores económicos.

Sin embargo, podemos llevar mucho más allá la actividad.

Por un lado podemos involucrarlos ofreciéndoles la posibilidad de traer sus propias fotografías, que escanearemos e incluiremos en el dossier de la actividad.

Por otra (y muy interesante) posibilitarles hacer sus propias fotos en contextos parecidos (en la playa, en un interior doméstico, en el fútbol, en una fiesta…) como base para un trabajo: comparar la foto antigua y la moderna.

Para ello es importante darles un guión que les permita salir de lo más obvio, según la actividad que planteemos (¿cómo visten? ¿cómo es su fisonomía?, describe el entorno, qué aparatos e instrumentos aparecen… como forma inicial para luego intentar profundizar en ello; ¿por qué visten así? ¿que consecuencias del sector primario, secundario o terciario puedes ver en las fotos? ¿cómo era el turismo? ¿cómo será su forma de vida? ¿cómo pensarán? ¿cómo será su sanidad y educación? ¿qué papel tiene la mujer? ¿cómo se comunicarán? ¿qué expectativas de vida pueden tener?

El trabajo es más interesante si se reparten las fotos y se hacen trabajos en grupos que luego hay que exponer, pues verán sus ideas reforzadas o debatidas, provocando el debate.

Yo he utilizado para ilustrar este artículos algunas foto tomadas en una exposición realizada en Carboneras (Almería) pero existen muchas bases de datos para buscar todo tipo de imágenes, incluido los propios ayuntamientos


Comentarios de paisajes geográficos. CANTABRIA INTERIOR

Geomorfología.

El paisaje a comentar tiene dos claras unidades.

En la parte más cercana al espectador encontramos  una zona llana que poco a poco se ondula suavemente (una campiña generada por los sedimentos erosionados de la zona montañosa posteriormente erosionado por la lluvia y los pequeños arroyos generados por ella).

Al fondo encontramos un cordillera joven, caracterizada por sus crestas puntiagudas (muy probablemente formada por calizas), generada por un movimiento orogénico.

Clima y vegetación

En las zonas bajas, en muchas ocasiones delimitando parcelas, vemos árboles caducifolios (tilos, olmos…) que junto a las abundantes praderas nos hablan de una pluviometría elevada y constante, típica de la España septentrional (clima oceánico).

En las zonas intermedia encontramos plantaciones de eucalipto con claros fines económicos.

Actividades económicas.

Las zonas más llanas se encuentran divididas en pequeñas parcelas (minifundismo) divididas por setos (campos cerrados o bocage). En ellas se cultiva pasto, lo cual nos habla (aunque no lo veamos) de una ganadería estabulada (o semiestabulada), muy probablemente vacuna, tanto para carne como leche. (Típico paisaje agrario oceánico)

En las zonas medias los ya citados eucaliptos se emplean como explotación silvícola para la extracción de celulosa (papel), apareciendo junto a ellos restos de antiguas canteras de extracción de piedra o áridos.

El sector secundario se encuentra representado por pequeñas naves industriales para fábricas y establos para el ganado.

El sector terciario se encuentra representado por el viaducto de la autopista que salva los desniveles y comunica la zona, tanto para el turismo (fundamentalmente verde, como para el transporte)

Poblamiento.

Encontramos el típico poblamiento intercalar, con pueblos más compactos (derecha) con casas aisladas en los campos, mucho más disperso. Todas las casas mantienen su tipología tradicional, de dos pisos con sobrado (o zona alta para almacenamiento).

Conclusiones

Típico paisaje agrario oceánico que goza de una lluvia abundante que les permite la ganadería.

Entre sus problemas podemos citar la plantación de eucaliptos (que esterilizan los suelos con sus rápidos crecimientos y hojarasca), el pequeño tamaño de las explotaciones (que podría ser paliado con la creación de cooperativas) y la propia ganadería vacuna, que tanta competencia tiene en la Europa de la UE, lo que obliga a cuotas y sacrificio de reses.

Por otra parte, la ondulación del paisaje hace más costosa la creación de infraestructuras

 

COMENTARIOS DE PAISAJES GEOGRÁFICOS

Eucaliptos

 


COMENTARIO DE UN PAISAJE. GUADALAJARA

Nos encontramos con un clásico paisaje fluvial.

Geomorfología

Gran parte de la imagen la ocupa una llanura aluvial creada por el río (que por escaso encajonamiento y tranquilidad de las aguas podemos considerar en su curso medio o bajo). Se tratará, por tanto, de un paisaje sedimentario.

En la parte más lejana observamos cerros de escasa altura que nos hablarían de la cota primitiva del terrero. Por tanto son relieves creados por la erosión de su entornos (cerros testigos).

Clima.

El tipo de vegetación lejana del río y los cultivos nos hablan de un clima mediterráneo continentalizado, de escasas e irregulares precipitaciones (más comunes en primavera y verano) y gran amplitud térmica entre estaciones.

Vegetación.

Podemos distinguir dos grandes tipos de vegetación.

Junto al río encontramos el habitual bosque galería de árboles de hoja caduca que hunden sus raíces en la capa freática que genera el curso de agua.

Mientras que la ribera más lejana tiene un aspecto más natural y compacto (juncos, avellanos, tilos…), la más cercana al espectador tiene una mayor influencia antrópica tanto en sus especies (álamos) como en su forma de plantación (mucho más ordenada.

En la zona alejada del río encontramos la típica vegetación mediterránea, como solitarios pinos (posiblemente fruto de largas desforestaciones para el cultivo) o en los cerros, encinas. Estas plantas, xerófilas, aguantan mucho mejor la sequía gracias a adaptaciones de sus hojas (agujas pinos, hojas coráceas y cerúleas en las encinas, que evitan la evaporación del agua; largas raíces…)

Sectores económicos.

La zona tiene una clara vocación agrícola que, pese a la presencia del río, no presenta regadíos.

En este clima, el secano suele dedicarse al cereal (del que vemos aún sus rastrojos amarillentos).

Apenas si encontramos sector secundario (acaso algunas pequeñas naves) ni terciario o turismo (aunque algunas de las casas más alejadas del pueblo cambian su arquitectura y podrían ser más recientes, así como los indicios de una pequeña playa fluvial)

Poblamiento

Aunque no podamos verlo al completo, la tipología de las casas (de uno o dos pisos, individuales) nos hablan de un hábitat rural que se desarrolla en torno al río, con nuevas construcciones (acaso neorrurales, retornados tras la jubilación)

 


Nuevas raíces. El futuro de la agricultura.

Ante la crisis económica tan acuciante que tenemos, se están proponiendo diversas fórmulas para encontrar algún tipo de salida con cierto futuro. Una de ellas es volver a mirar hacia el campo, hacia las actividades agroganaderas pero desde un punto de vista diferente al agroindustrial. Se trata de nuevas agriculturas, en cierta forma enrraizadas con [...]