Juego de cartas Grecia antigua


Nueva hoja de cartas para el juego de trivial sobre la antigua Grecia. He cambiado el formato y la distribución de preguntas, si antes cada carta incluia una pregunta de cada categoría, ahora cada carta está dedicada a una categoría específica: E (economía) S (sociedad) L (lugares), P (política), C (cultura) A (arte) Pr (protagonistas) T (tiempos, fechas y periodos)  y la última en blanco para que la completen los alumnos. La añado a la página del juego de cartas, donde explico varias formas de juego y  a la página específica de Grecia Antigua.

Comentario de paisajes geográficos. Playa del Postiguet. Alicante

Geomorfología

Nos encontramos ante una playa (o lo que queda de ella!) formada por una doble sedimentación: marina (arrastrada la arena por oleaje y corrientes) y continental (las areniscas que se observan a la izquierda son arrastradas por las lluvias torrenciales)

Clima y vegetación

El paisaje, sumamente modificado por el hombre, apenas si manifiesta vegetación, e incluso las laderas de la montañas se encuentran fuertemente erosionadas y sin cobertura vegetal, lo que nos puede hablar de un clima seco (mediterráneo con tendencia a la aridez con fuertes lluvias torrenciales, gota fría, como podemos ver en las fuertes cárcavas de esta zona)

Actividades económicas

Existe un monocultivo de turismo de sol y playa, tal y como podemos observar tanto en la ocupación de la playa como en las construcciones de primera línea como apartamentos de segunda residencia o alquiler para los turistas

Poblamiento

La saturación (en altura y estructura compacta de la urbanización) es evidente, sin un verdadero plan urbano que plantee zonas verdes, aparcamientos, otros servicios.

Su carácter de segunda residencia o alquiler hará que los picos de ocupación-desocupación sean muy fuertes en función de los periodos vacacionales

Conclusión.

La imagen nos muestra el lado más negativo del turismo de sol y playa: saturación, destrozo de la línea costera, problemas medioambientales (aprovisionamiento de agua en un medio seco, producción de residuos), típico del boom turístico que sufrieron nuestras costas mediterráneas en los años 60-70.

Este tipo de turismo desde hace años intenta combatirse dada su escasa calidad (que hace que el  nivel de los visitantes sea cada vez más bajo, generando menos recursos) y poca competitividad frente a otros destinos mejor conservados y que han integrado el medioambiente y la cultura entre su oferta turística

TODOS NUESTROS PAISAJES COMENTADOS

La Malagueta. Málaga


LAS ISOHIPSAS O LOS MAPAS METEREOLÓGICOS DE ALTURA

Tomado de observandoeltiempo.wordpress.com

Para el público general este mapa parecerá extraño.

La realidad es que es un mapa meteorólogico de altura, que nos muestra lo que sucede en las capas superiores de la atmósfera.

Las líneas (llamadas isohipsas) nos marcan a qué altura se alcanza la presión de los 500 mb, pudiéndose observar vaguadas y crestas (realmente como si fueran un mapa topográfico de la atmósfera en sus partes altas, alrededor de 5.500 metros).

En nuestras latitudes este mapa nos permite conocer la latitud y velocidad de la corriente del chorro.

De estas condiciones, e íntimamente unido con la situación en superficie, dependen las temporadas de lluvias primaverales que vimos ya aquí o la famosa gota fría

 


LAS AUTOPISTAS DE CIRCUNVALACIÓN

La primera autopista de circunvalación de Madrid: la M-30

Tomado de en.academic.ru

Con el crecimiento de las ciudades y la aparición del tráfico rodado el centro histórico quedó por completo saturado, pues sus calles (estrechas) no permitían una circulación fluida.

Para resolver estos problemas las ciudades crearon nuevas estrategias que se inauguraron en el París de Haussmann. Primero los ensanches y las grandes avenidas diagonales, ya en la nueva trama (Barcelona) ya cruzando el centro histórico (como la Gran Vía de Madrid).

Sin embargo, el crecimiento del tráfico (imparable) hizo necesaria nuevas soluciones.

Se crearon entonces las grandes autopistas de circunvalación que rodeaban estos ensanches creando un círculo en torno suyo.

Con varios carriles y sin necesidad de semáforos estas infraestructuras generaban un tráfico mucho más fluido, aunque también generaban inconvenientes.

Por una parte existían obstáculos geográficos (monte del Pardo en Madrid, el mar en las ciudades costeras) que aumentaban los costes del trazado.

Por otra parte estas vías generaban fuertes heridas en la ciudad. Cruzadas por puentes y pasarelas provocaban bordes que rompían la continuidad urbana y separaban barrios, sobre todo al tráfico peatonal.

A la vez, y pese a las pantallas acústicas, el introducir una autopista en la ciudad provocaba problemas de contaminación acústica

El progresivo crecimiento de la ciudad (los llamados espacios periurbanos) han hecho multiplicarse estas autopistas de circunvalación, creando círculos concéntricos que ya no sólo servían a la almendra central, sino que terminaban uniendo núcleos periféricos (las áreas suburbanas)

Tomado de es.wikipedia.org


UN NUEVO TEXTO SOBRE LA SABANA

Allí, ante la vista, se extendía un centenar de millas para galopar sobre la tierra abierta, ondulante y cubierta de hierba; ni cercos, ni zanjas, ni caminos. No había construcciones humanas salvo las aldeas masai, y esas estaban vacías la mitad del año, cuando los grandes nómadas se iban con sus rebaños en busca de otros pastos. Había pequeñas acacias diseminadas regularmente sobre la pradera, y largos y profundos valles con secos lechos de ríos, de grandes piedras planas, donde había que buscar senderos de ciervos para cruzarlos. Al cabo de un rato te dabas cuenta de lo tranquilo que era todo aquello. Ahora, recordando mi vida en África, pienso que en su conjunto puede describirse como la existencia de una persona que vino de un mundo agitado y ruidoso a otro tranquilo. Un poco antes de las lluvias, los masai quemaban la vieja hierba seca y mientras las praderas aparecían yermas y negras era poco agradable viajar por ellas: las pezuñas de tu caballo levantaban ceniza chamuscada que te cubría por todas partes, incluidos los ojos, y los tallos quemados de las hierbas eran agudos como cristales y cortaban las patas de los perros. Pero cuando llegan las lluvias y la hierba nueva está fresca en las llanuras, sientes como si cabalgaras sobre muelles y los caballos hacen un poco el loco de puro gusto. Las diversas clases de gacelas vienen a los lugares verdes a pastar y parecen como animales de juguete en una mesa de billar. A veces cabalgas en medio de un rebaño de antílopes; las poderosas y pacíficas bestias dejan acercarte y luego se escapan trotando; sus largos cuernos flamean hacia atrás sobre sus erguidos cuellos y los grandes colgajos de piel del pecho, que les hacen parecer cuadrados, oscilan a cada paso. Parecen salidos de un antiguo epitafio egipcio, pero allí acaban de arar los campos y su aire es familiar y doméstico. Las jirafas en la reserva permanecen alejadas. A veces, en el primer mes de las lluvias, la reserva se cubre de blancos claveles silvestres, y, a distancia, las praderas parecen sembradas de nieve.

Memorias de África (Isak Dinesen)

 

Amboseli