Los montes Chatkal

Antes de nada, situémosnos.

Nos encontramos en Asia Central,  en el extremo más occidental del macizo de Tien Shan, una cordillera gemela del famoso Himalaya que, al igual que él, surgirá por el choque de la placa indostánica con la euroasiática.

Al norte del Himalaya y con una menor altura (entre 3000 y 4000 metros en sus picos cimeros), esta cordillera nace en la zona de China hasta llegar a Uzbekistán, en donde se encuentran estos montes Chatkal, que constituyen  su zona más occidental.

Tomado de wikipedia

Esta larga cordillera marca, en su falda sur, uno de los principales caminos de la famosa ruta de la seda, como podemos ver en la imagen superior .

En la actualidad forma parte de un parque natural en el que se practica tanto e senderismo como el esquí.

Aunque no correspondiente a su altura (a la que parecería más idóneo los abetos) el árbol más representativo será la sabina que nos habla de una zona de precipitaciones escasas, secos veranos (debido a su estricta continentalidad en donde no penetran los monzones asiáticos, frenados en la cordilleras del sur que se continúan hacia el Himalaya) y  crudos inviernos, a menudo afectados por las masas de aire provinientes de Siberia

Muy cerca, Charvak, un pantano de una espléndida belleza, alimentado por tres grandes ríos: Ugam, Pskem y Chatkal.

 

 


LOS PINARES DE RODENO. ALBARRACÍN

En la sierra de Albarracín, muy cerca de la población, se encuentra este paraje protegido que une lo natural y cultural.

Geológicamente la roca predominante es el rodeno, de la que ya hablamos aquí.

Sus formas erosivas son múltiples y fascinantes.

Sobre este estrato crece el pino rodeno (especie a mitad de camino entre el pino rojo y el negro)

Su sotobosque es muy variado y tanto podemos encontrar el brezo como la jara.

Jaras

Brezo

Culturalmente, estos pinares esconden una multitud de abrigos neolíticos con pinturas levantinas de gran valor.

 

TODOS NUESTROS PASEOS GEOGRÁFICOS


PASEOS GEOGRÁFICOS. EL VALLE DEL RÍO AGUAS

Al fondo, la sierra Almagrera que cierra el valle por el norte

Desde los miradores de Mojácar o Bédar, el valle se convierte en una gran planicie reseca de construcciones aisladas y pueblos blancos en la lejanía, con extraños conos en medio de la nada.

Sin embargo, su historia geográfica es fascinante.

En primer término, Mojácar la vieja, abandonada a finales del siglo XIV tras ser asolada por un terremoto

Esto que vemos fue, en su origen, un gran golfo por el que debieron navegar los fenicios establecidos en Baría (Villaricos) para comerciar y buscar los ansiados filones de plomo y plata. Así probablemente lo debieron ver también cartagineses y romanos que tuvieron sus escarceos en la zona.

Era la zona un excepcional puerto natural (como lo era la desembocadura del río Almanzora en Villaricos) que, con el progresivo calentamiento y menor cantidad de agua procedente de las sierras cercanas (Bédar) junto a un acelerado proceso de deforestación en tiempos califales y taifas para construir las grandes flotas de la zona, fue produciendo su desecación para convertirse primero en un marjal como el que ya vimos en Pego, más tarde un saladar hasta convertirse en la actual rambla (La progresiva reducción de las lluvias fue pareja a una concentración de las mismas en los meses otoñales –gota fría-, con grandes avenidas de agua que arrastraron gran cantidad de sedimentos que hoy observamos)

En la derecha, la montaña partida es la desembocadura del río, que fue excavando lentamente para encontrar una salida al mar

Algunos de estas acumulaciones de sedimentos los podemos ver aún convertidos en perfectos conos de techo plano de color mucho más claro que las otras montañas aisladas, de materiales muchos más duros y oscuros y con plegados visibles, que pertenecen a la sierra cabrera en donde se instala Mojácar, fruto del movimiento alpino en la zona.

Pliegue en el valle, fruto del movimiento alpino

En estas dos imágenes se pueden diferenciar dos tipos de estructuras. En primer término, de color más claros (en gran partes yesos) las zonas sedimentarias (fíjate en sus características cárcavas) que han pervivido y aguantado la erosión fluvial del río Aguas. En segundo término, más oscura, la Sierra Almagrera, elevada en el movimiento Alpino

El valle del río Aguas desde el oeste (Bédar)

El gran macizo de la Sierra Cabrera cierra el valle por el sur

Sobre esta compleja geografía el hombre fue modificando el medio, encauzado el río (en realidad, sus esporádicas avenidas) para dedicar la zona a cultivos de secano, mientras que algunas zonas aprovechaban las surgencias de la propia Sierra Almagrera para crear pequeñas huertas.

La población (tanto por los problemas de las partes bajas (avenidas, paludismo, escarceos piratas) se situó en lugares elevados (tanto la Mojácar vieja como la nueva, Bédar), siendo la construcción en la parte baja (Turre, población dispersa) mucho más moderna, e iniciada en torno al siglo XVIII

Mojácar

En el centro de la imagen Turre en una pequeña altiplanicie sobre el cauce seco del río Aguas

 

TODOS NUESTROS PASEOS GEOGRÁFICOS


LAS HOCES DEL DURATÓN

En la provincia de Segovia, con su principal entrada desde Sepúlveda, las hoces del Duratón son un paisaje kárstico verdaderamente inolvidable.

Lo más espectacular son sus profundísimas hoces creadas por el río y en cierto lugares embalsadas en el embalse del Burguillo que podemos visitar tanto en sus partes altas como bajas.

En las segundas nos sorprenderá su espeso bosque de ribera que se dora en otoño.

En las superiores, entre enebros y sabinas que soportan la dureza del clima continental, encontraremos abismales riscos en donde hacen sus nidos la amplia colonia de buitres de la zona.

En ciertas zonas encontraremos, además, interesantes pliegues, como el de rodilla que se encuentra a salida de Sepúlveda

O los paisajes ruiniformes tan típicos del mundo calizo

Los recorridos son muy variados (tantos a coche como a pie) e incluyen restos visigodos y románicos y la presencia invisible de San frutos, que nos acompañará desde su lejanía de trece siglos.

 

TODOS NUESTROS PASEOS GEOGRÁFICOS


PARQUES NACIONALES DE KENIA(1). AMBOSELI

La zona de Amboseli, frontera con Tanzania, fue el primer parque nacional de Kenia, y pese a algunos problemas (excesiva población de elefantes o la completa eliminación de los rinocerontes por la caza furtiva), resulta un paisaje verdaderamente conmovedor.

Su origen hay que vincularlo con la mayor montaña de África, el Kilimanjaro, un volcán que necesitó casi un millón de años de consecutivas erupciones, para formarse, y que duerme durante el día bajo una espesa capa de nubes que se desvela en los atardeceres y amaneceres

En torno suyo podemos encontrar un gran malpaís en donde las grandes coladas de lava se han ido erosionando (aparecen también curiosos domos volcánicos formados por erupciones marginales en torno al gran foco).

Esta estructura geológica tiene unas importantes consecuencias ecológicas, pues la escasa pluvisiosidad de la zona (unos 350 mm anuales y a veces menos incluso) se ve compensada por las aguas provinientes de las nieves perpetuas del Kilimanjaro (cada vez menores debido al cambio climático) que se infiltran en el suelo y aparecen en formas de amplias surgencias en las zonas más bajas, inundadas durante todo el año.

Se crea así el característico contraste (en la época seca) de sabanas resecas por el sol con magníficas acacias y lagos poco profundos.

La fauna, en tal escaso terreno, es desbordante

Elefantes

Hipopótamos

Jirafas

Grandes manadas de cebras

Ñúes

Gacelas tanto Thomsom como de Grant

Más escasos son los predadores, aunque existen leones, leopardos, guepardos o hienas.

Leones

Guepardos

Hiena

También es asombrosa su riqueza de aves.

Buitres

Águila

Avestruz

Garza negra

TODOS NUESTROS POST SOBRE KENIA

.

TODOS NUESTROS PASEOS GEOGRÁFICOS


LAS CASCADAS DE TRILLO

Dividiendo el pueblo en dos partes, el río Cifuentes se despeña por cascadas y chorreras unos metros antes de tributar sus aguas al Tajo.

Nacido en la cercana Cifuentes en unas bellas surgencias típicas del relieve karstico, se encajona a la altura de Trillo, creando saltos de agua y zonas de tobas.

Su belleza natural tiene un complemento plenamente humano.

Aprovechando la caída de agua (y ya desde tiempos andalusíes) se establecieron una serie de industrias derivadas, como un molino que utilizaba su fuerza para mover sus ruedas que, muchos siglos después fue reconvertido en minicentral eléctrica ahora en desuso con la actual nuclear de Trillo.

Un museo recrea este paso de la agroindustria a la primitiva electricidad de turbinas.

Existió, además, un sistema de acequias derivadas del cauce fundamental a través de un caz que les hacía ganar altura para la creación de batanes (posiblemente también de origen andalusí, aunque ahora desaparecidos).

En la actualidad, las cascadas han sido reconvertidas en un reclamo turístico, creando una zona de restauración y un pequeño paseo fluvial

 

TODOS NUESTROS PASEOS GEOGRÁFICOS

.

DE TURISMO POR BRIHUEGA, CIFUENTES Y TRILLO


EL VALLE DE LOS PEDROCHES

Al norte de la provincia de Córdoba se encuentra la comarca de los Pedroches.

Geológicamente, y pese a estar al sur de las sierras de la Alcudia, pertenece al antiguo macizo Hespérico (Era primaria). Se trata de un gran batolito (que se extiende hacia Extremadura) granítico que aún puede verse aflorar en ciertos puntos y es el material por excelencia de su construcción.

Esta configuración influyó decisivamente en su paisaje natural y humano, pues se trata de un terreno con escaso horizonte de suelo (la roca madre se encuentra muy cercana a la superficie), impidiendo la presencia de tierras ricas para la agricultura como las del norte (valle de la Alcudia) y sur (valle del Guadalquivir).

Esto defendió en parte a la zona de la profunda desforestación que sufrieron las tierras colindantes (para utilizar sus tierras para la agricultura) y crearon un paisaje del que ya hemos hablado, la dehesa, dominada por la encina.

Este sistema se ha utilizado hasta nuestros días de una manera mútiple:

Ganadería extensiva ovina, caprina, vacuna o porcina (destacando en el plano económico ésta última, al convertirse en denominación de origen de alto valor añadido al ser cerdo ibérico, con su industria agroalimentaria relacionada)

Caprino

Ovino

Cerdo ibérico

Existe también una agricultura de secano (cereal) en las dehesas.

Y se aprovecha también cinegéticamente.

Estas dehesas (como ocurría en lugares del Sistema Central, de idéntica litología) se cercan con muros de piedra de granito.

De la misma forma vemos aparecer el granito en sus imponentes fachadas, combinado con la cal típica de estos climas cálidos, en poblaciones de tamaño pequeño que se sitúan en función de las aguas subterráneas formadas por diques encajados de otros materiales con menor dureza que han sido erosionados, sirviendo como verdaderos viajes de agua por el subsuelo.

Torrecampo

Villanueva de Cuenca

El relieve es de pequeñas ondulaciones, ocupando alguno de sus cerros poblaciones (Dos Torres, Pedroches) como atalayas, aunque predomina el relieve plano.

Pedroche

Junto a la encina encontramos un sotobosque también mediterráneo de jara (típica del granito), tomillo, romero…

 

TODOS NUESTROS PASEOS GEOGRÁFICOS

 


EL VALLE DE LA ALCUDIA

Al sur de la meseta se abre su último gran valle ante la cordillera discontinua de Sierra Morena.

Extendido de este a oeste y flanqueado por dos pequeñas cordilleras (de la Umbía y de la Solana) de origen sumamente antiguo, pues se trata de resto paleozoicos (Era Primaria) del mazizo Hespérico (aquí puedes entender mejor estos conceptos) que, profundamente erosionados, son reelevados en la época terciaria al comprimirse la Meseta (se trata de un modelado llamado apalachense)

Esto provoca montes de escasa altura y de materiales muy duros (cuarcitas especialmente) que creó una rampa de sedimentos (raña).

En su centro se encuentra un paisaje suavemente ondulado (campiña) modelado por los ríos y arroyos y, sorprendentemente, volcanes de la época cuaternaria (como Los Castillejos de la Bienvenida).

Campiñas

Volcán de los Castillejos

Este largo altiplano mantiene escasos restos de su vegetación original (el bosque mediterráneo o su conversión en dehesa) que durante la Edad Media y gran parte de la Edad Moderna sirvió como zona de invernada de los rebaños de la Mesta que bajaban desde el norte del Sistema Central.

En la actualidad, muchas de la zona se ha convertido en agricultura extensiva de cereal, ganadería extensiva vacuna y ovina y cotos de caza.

Su poblamiento debió ser muy antiguo, posiblemente vinculado a la riqueza minera de Almadén (mercurio), galena argentífera (plata) y plomo (materiales derivados de su larga historia geológica), que debió iniciarse en época prerromana (íberos) que mantendrían contactos con Tartessos, y posteriormente romana, como demuestra el yacimiento de la Bienvenida.

Yacimiento romano de Sisapo. La Bienvenida

 

TODOS NUESTROS PASEOS GEOGRÁFICOS

 


EL MONTE PARNASO

Al norte del golfo de Corinto se eleva esta gran masa de caliza de paredes desnudas en sus partes más altas, fuertemente erosionada por el hielo y el agua, creando grandes lapiaces.

En torno a él se abren estrechos valles que tanto han influido en la civilización griega, sin las grandes lagunas irrigadas de Mesopotamia o Egipto, que obligaron a un sistema autónomo de polis.

Todas las laderas del monte se encuentran pobladas de cipreses y olivos, dando al lugar un claro acento mediterráneo, mientras en sus faldas se elevan los restos del famoso santuario de Delfos.

Como ocurrirá con otras montañas, los griegos amaron y deificaron el lugar, bautizándole con el nombre del hijo de Poseidón y la ninfa Cleodora, convirtiéndose en morada de Apolo, las Ninfas que se bañaban en sus aguas cristalinas y las Musas que inspiraban a los poetas.

El Parnaso. Rafael. Estacias Vaticanas

Pasó así de la geografía al mito, el lugar encantado e donde residía la Poesía y su belleza que una y otra vez recogerán escritores y pintores

El Parnaso. Poussin

Tomado de wikipedia

 

Fotografías no reseñadas: J. A. Castrejón

 

TODOS NUESTROS PASEOS GEOGRÁFICOS


PASEOS GEOGRÁFICOS. CABO COPE. MURCIA

Al sur de la provincia, muy cerca de Águilas, se encuentra este magnífico paraje natural (amenazado por un macroconstrucción turística pese a su protección medioambiental).

Hoy conoceremos la parte más meridional, el Cabo Cope.

La gran estructura es sumamente compleja pues en ella encontramos dos grandes momentos de construcción. Por una parte, y en las zonas más bajas, encontramos materiales metamórficos producidos y elevados durante el movimiento alpino (más oscuros en la imagen) y calizas superiores.

Sobre ellos se han ido creando más recientemente coberturas de materiales sedimentarios, tanto terrestres (areniscas) como calco-areniscas, creadas en aguas someras junto a la costa y en donde se han mezclado areniscas continentales y calizas marítimas (y en la actualidad visibles tras la bajada del nivel del mar).

En estos últimos materiales, mucho más deleznables, el oleaje y las mareas han producido numerosos taffoni y alveolos.

Protegido por el gran cabo, la costa, totalmente rectilínea, crea un infinito lapiaz poco desarrollado verdaderamente espectacular en donde aparecen plantas resistentes a la sequía y los suelos salobres, como la famosa jabonera.

En medio del desolado paraje crece una gran torre de tiempos de Felipe II que se encargaba de controlar los ataques berberiscos

Para saber más

 

TODOS NUESTROS PASEOS GEOGRÁFICOS

.

.

DE TURISMO POR MURCIA