ISLAM. RAZÓN VS RELIGIÓN. Salman Rushdie

Fijaros en estos dos textos de un reciente libro de Salman Rusdhie en donde se propone la discusión (imposible en el tiempo) de dos grandes filósofos musulmanes medievales (Averroes y al Gazal) que representan perfectamente la doble visión que tiene aún el Islam (y otras tantas religiones, ahora o en la historia)

Averroes

Un niño no entiende nada y se aferra a la fe porque carece de conocimiento. La batalla entre rzón y superstición puede considerarse la larga adolescencia de la humanidad, y el triunfo de la razón su entrada en la vida adulta. No es que Dios no exista, sino que, igual que cualquier padre orgulloso, aguarda el día en que su hijo pueda sostenerse de pie, abrirse al mundo y liberarse de su dependencia

Al-Gazal

La fe es nuestro don de Dios y la razón es nuestra rebelión adolescente contra ella. Cuando somos adultos nos entregamos del todo a la fe, que es para lo que nacimos (…)

Infunde el miedo. El miedo es o único que lleva a los pecadores hacia Dios. El miedo es una parte de Dios, en el sentido de que es la respuesta apropiada de esa débil criatura que es el Hombre al poder infinito y la capacidad punitiva del Todopoderoso. Se puede decir que el miedo es el eco de Dios, y siempre que se oye ese eco, los hombres caen de rodillas e imploran piedad

 

TODOS NUESTROS POST SOBRE EL ISLAM CONTEMPORÁNEO


ISLAM Y CLANES FAMILIARIARES

En los países árabes no se producirá ninguna transformación mientras no se destruya la estructura del clan familiar que nos esclaviza física y mentalmente. Está basada en la obediencia y a lealtad y se ríe de la democracia, la libertad o la dignidad del ser humano. Penetras y lo descompone todo como un homgo. El palo y la zanahoria: se ofrece un poco de seguridad a cambio de un poco de dignidad y nos deslizamos por un plano inclinado hacia el abismo, buscando sólo algo de felicidad y satisfacer nuestros instintos. Al final de la caída no queda dignidad. El hombre es un complaciente esclavo del jefe del clan y está orgulloso de que todavía no lo hayan arrestado.

Schami. Sofía o el origen de todas las historias


TRUMP Y EL BREXIT, ACASO MÁS QUE PUROS ACCIDENTES O VOTANTES QUE NO SABEN LO QUE VOTAN

La victoria de Trump, acaso, no sólo sea un mal para la gobernanza global, sino un síntoma (uno más) de la profunda conmoción que estamos comenzando a atravesar y que dio su primera gran bofetada en el Brexit.

Para intentar comprender es inevitable salirse del discurso fácil de los votantes engañados que no saben lo que hacen para intentar comprender sus razones (aunque podamos no estar de acuerdo con ellas).

Igual que el Brexit, los primeros datos nos hablan más de zonas rurales, menos estudios y una mayor media de edad. Normalmente clases medias afectadas por la crisis y que, entre sus miedos, se encuentran la emigración incontrolada, el paro, la falta de referentes cosmopolitas, el nacionalismo…

¿No será un síntoma de un malestar más profundo del que queremos conceder?

Tal vez el malestar sea más profundo que simples clases poco informadas que consumen los mensajes rápidos de las televisiones y nos encontremos con algo mucho mayor.

Acaso hay un castigo a los políticos “profesionales” que no arreglan los verdaderos problemas de la gente.

De un castigo (inconsciente pero real) a la globalización económica que el propio marido de Hillary promovió y que se ha demostrado claramente parcial, beneficiando a los capitales pero no a las personas (aumentando así el flujo de emigrantes), que deslocaliza empresas y crea bolsas de paro en los países desarrollados (especialmente entre los menos formados), que facilita los acuerdos comerciales transnacionales (desde la Unión Europea a la NAFTA o el Transpacífico) que mejoran las cifras comerciales pero empobrecen a grandes masas humanas (pues sólo ponen el acento en lo económico, pero no en lo social, como claramente estamos viendo en la UE).

Un castigo movido por el miedo (al emigrante y su cultura o religión distinta, a la pobreza, a la falta de referentes culturales en una sociedad marcada exclusivamente por el consumo rápido) y azuzado por la demagogia que tan fácilmente cala en los que entran en pánico.

Acaso, y aún más, la primera gran reacción a la silenciosa pero cada vez más potente rebelión de las élites que se inicia con la era Reagan y se multiplica exponencialmente en la última crisis (en principio financiera para convertirse, desde hace años, en puramente humana), con unas clases medias cada vez más atacadas y desvalijadas por esas élites (¿No son eso los recortes?) que tienen suficientes mecanismos financieros y políticos para eludir impuestos, recayendo cada vez más el peso fiscal en las medianías (a las que, además, se las ha empeorado sus salarios y condiciones de trabajo).

¿No son acaso suficientes argumentos para dejar de pensar en unos votantes idiotas que no saben lo que hacen?

 


LA IMPORTANCIA DE LOS GRANDES RELATOS… como forma de dominación

Alguno puede pensar, viendo el título, que el post versará de literatura. Lo cierto es que versa de relatos pero no literarios, o al menos con escasos valores literarios pero demasiadas consecuencias en nuestra vida cotidiana. Y es que nos referimos a relatos tal y como los concebía Lyotard, relatos como forma de explicación del mundo. Relatos que no conforman novela alguna sino que tratan de explicar la realidad. Estos son comunes en cualquier cultura y tiempo,pues los hombres los necesitamos. No somos capaces (sin ellos) de comprender la realidad, tan múltiple, diversa, contradictoria, aceleradísma, y elaboramos (o nos elaboran) relatos que, a fuerza de síntesis, intentar crear relaciones entre los hechos para así poder asimilarlo.

Los antiguos lo hicieron con los mitos, y las religiones son, en este sentido, grandes relatos que intentan dar comprensibilidad al mundo, a nuestros deseos o nuestros miedos, reorganizando la realidad de una forma abarcable.

De la misma manera actúa la historia, creando construcciones, como ya tuvimos la ocasión de ver en este magnífico libro, imaginarios cómodos pero, a la postre, bastante poco reales por su condensación o, lo que es peor, por lo que entrañaban de manipulación. Y es a este tema, el de la manipulación, al que queríamos llegar. Los Grandes relatos son, cada vez más, sofisticadas formas de control ideológico de la manipulación.

Ya lo intuía Gramsci cuando pedía que primero era crear la superestructura (la ideología) que constituiría el bloque hegemónico sobre el que se apoyaría la estructura (las tradicionales fuerzas económicas). Esta hegemonía sería así el perfecto cerrojo que impediría cualquier cambio, pues es mucho más complicado luchar contra las ideas que contra policías o contra un ejército.

Nuestros políticos (o los mercados que les gobiernan) aprendieron rápidamente la lección, y la psicología o la sociología pronto la desarrollaron tanto para vender un producto (con la publicidad y el marketing) como para imponer un sistema. Chomsky, como ya vimos, ha sido uno de los estudiosos que más han colaborado a sacar a la luz las múltiples estrategias comunicativas utilizadas para crear relatos potentes que, de una forma leve pero insistente, terminan por convencernos hasta hacernos creer (tal es su magia) que son nuestras propias ideas. Pongamos algunos ejemplos que, de seguro, nos serán muy familiares. La culpa de la crisis la tenemos nosotros, que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Evidentemente, una parte del mensaje puede ser cierta, aunque eso da lo mismo. El mensaje no está hecho para explicarnos la crisis sino para crear en nosotros un sentimiento de culpabilidad que nos bloquee y nos deje inermes ante cualquier tipo de recorte. Como niños malos somos responsables de nuestros castigos actuales, que tal vez no sean realmente correctivos, sino todo un largo plan para desposeernos de derechos (la llamada revolución de las élites) El mensaje, además, se vende muy bien en países del norte como Alemania. Sirven para apuntalar posiciones del gobierno y, de paso, eliminar cualquier sentimiento de culpa a los votantes. Si sufren ahora es porque se lo han merecido Tal vez detrás de todo esto está el interés alemán por cobrar sus créditos concedidos a bancos españoles o la imposición de una nueva sociedad más desigual que beneficia a ciertos sectores si se reduce el estado de Bienestar, se reducen los costes salariales, se evitan las protestas, se conservan votos pese a ir contra los intereses de sus propios electores….

Otro caso muy semejante podría ser toda la polémica catalana sobre la independencia. El victimismo ha sido siempre moneda habitual del nacionalismo, y la lista de agravios (muchos ciertos) es buena cortina de humo para ocultar la crisis, los recortes brutales de la Generalitat, lo erróneo de muchas de sus políticas… Si nos sentimos agraviados ya tenemos a alguien, lejano, al que culpar de nuestros males, ¿no es cierto? La lista de temas sería interminable, y si hacemos introspección veremos que incluso en nuestra vida cotidiana usamos los relatos para imponer nuestros deseos. Y es que el cultivo intensivo de los sentimientos enhebrados en una buena narración siempre ha funcionado , y la historia nos ha enseñado que no hay crisis, guerra, conquista o reforma que no se haya envuelto en el celofán de un buen relato. Algo con tanta capacidad que nos permite matar sin remordimientos, como ocurrió con el Gran Relato sobre las armas de destrucción masiva que poseía Irak y que Blair, Aznar, Barroso o Bush no se cansaron de repetir mientras creaban el famoso pacto de las Azores; o la manipulación del gobierno y, más tarde, de los medios de comunicación, sobre el 11 M y la relación con ETA.

La importancia de estos relatos fue uno de los temas básicos de la corriente postmoderna, y autores como Derrida o Foucault hicieron toda una exégesis de ella, estudiando su capacidad de unir los múltiples fragmentos que denominamos vida en un orden lingüístico que nos permiten tener una visión global bastante aproximada, como dirían los personajes de Amanece que no es poco

Sin embargo, esta herramienta, como estamos viendo, tiene su lado oscuro. Enmarcar la realidad, filtrarla a través de metáforas y frases hechas, de forma que el acceso que a ella tiene el sujeto esté condicionado por esa selección , nos dirá Lakoff. Contar historias, envolver la realidad en relatos que trasladen con eficacia lo que deseamos comunicar para que así, poco a poco, se vaya interiorizando en las mentes de las personas (…) Y una vez conseguido ser incorporadas en la cosmovisión dominante ejercen como un magnífico mecanismo de control social, comenta Vallespín

Desde el España va bien, Zapatero y la ceja, la idea del cambio progresista que varios partidos intentan liderar, los casos aislados de corrupción del PP, el independentismo catalán, la vieja y la nueva política… son múltiples casos de estos relatos impuestos con mayor o menor fortuna en los últimos años y que en los próximos días, con la campaña electoral, llegarán a su máxima producción.

Os invito a ver de esta manera la campaña electoral y encajar las piezas para ver qué Relato nos quiere vender cada partido. Es una actividad enormemente productiva que alguna vez hemos realizado en clase para empezar a comprender todos estos mecanismos


LA SAL DE LA TIERRA. FOTOGRAFÍA SOBRE MEDIO AMBIENTE Y HOMBRES

http://agenda.obrasocial.lacaixa.es/-/genesis

El fotógrafo brasileño Sebastiao Salgado ha tenido a lo largo de su enorme obra dos grandes obsesiones interrelacionadas: el hombre y el medio ambiente.

http://chrismielost.blogspot.com.es/2014/11/sebastiao-salgado-la-dignidad-en.html

Interesado en desvelar las interrrelaciones entre explotación de la Naturaleza y el hombre, sus fotografías buscan sensibilizar sobre problemas locales que son una perfecta representación de lo global, todo ello con una sensibilidad artística enorme que utilizar el blanco y negro tanto para plasmar las grandezas de la naturaleza como las miserias de los hombres

http://chrismielost.blogspot.com.es/2014/11/sebastiao-salgado-la-dignidad-en.html

 

Aquí tenéis un magnífico documental sobre él


SOBRE LA RECEPCIÓN DE LAS TRAGEDIAS

00000 11174989_906113112778316_8306315618323463948_n

Acabo de conocer este mapa que creo muy interesante para pensar un poco.

Como ya explicamos en otra ocasión, las tragedias no son (parecen a la población) iguales, si suceden en el mundo desarrollado o en el pobre.

Los atentados de París  han vuelto a poner al descubierto esta situación. Justo un día antes habían muerto 43 personas en un atentado (supuestamente también de ISIS) en el Líbano.

Sin embargo, estos muertos han de ser de segunda categoría pues nadie se ha ocupado de ellos y todos los medios (tradicionales pero también las redes sociales) comentan incesantemente la tragedia de París (Os aconsejo leeros este artículo sobre nuestro comportamiento en las redes sociales sobre la masacre francesa).

0 12242228_172589113089294_984683047_n

Y es que evidentemente los medios reflejan la ideología (entendida en sentido amplio) de sus dueños y usuarios

 


UN TEXTO PARA PENSAR EN LO QUE SIGNIFICA GEOGRAFÍA

¿Qué pasaría si encontráramos un fragmento de un texto de Geografía de las hormigas? ¿Cómo mirarían ellas el mundo, cómo lo analizarían, comprenderían y llamarían?

Leedlo por vosotros mismos y pensad  en cómo el mundo es visible y analizable desde tantos puntos de vista como se quiera y toda descripción ya es una pura subjetividad

GEOGRAFÍAS (Cortázar; Historia de cronopios y de famas)

Probado que las hormigas son las verdaderas reinas de la creación (el lector puede tomarlo como una hipótesis o una fantasía; de todas maneras le hará bien un poco de antropofuguismo), he aquí una página de su geografía: (P. 84 del libro; se señalan entre paréntesis los posibles equivalentes de ciertas expresiones, según la clásica interpretación de Gastón Loeb.) «…mares paralelos (¿ríos?). El agua infinita (¿un mar?) crece en ciertos momentos como una hiedra-hiedra-hiedra (¿idea de una pared muy alta, que expresaría la marea?).
Si se va-va-va-va (noción análoga aplicada a la distancia) se llega a la Gran Sombra Verde (¿un campo sembrado, un soto, un bosque?) donde el Gran Dios alza el granero continuo para sus Mejores Obreras. En esta región abundan los Horribles Inmensos Seres (¿hombres?) que destrozan nuestros senderos. Al otro lado de la Gran Sombra Verde empieza el Cielo Duro (¿una montaña?). Y todo es nuestro, pero con amenazas.» Esta geografía ha sido objeto de otra interpretación (Dick Fry y Niels Peterson Jr.).
El pasaje correspondería topográficamente a un pequeño jardín de la calle Laprida, 628, Buenos Aires. Los mares paralelos son dos canaletas de desagüe; el agua infinita, un bañadero de patos; la Gran Sombra Verde, un almacigo de lechuga. Los Horribles Inmensos Seres insinuarían patos o gallinas, aunque no debe descartarse la posibilidad de que realmente se trate de los hombres. Sobre el Cielo Duro se cierne ya una polémica que no terminará pronto. A la opinión de Fry y Peterson, que ven en él una medianera de ladrillos, se opone la de Guillermo Sofovich, que presume un bidé abandonado entre las lechugas.