Hábitos de vida saludables

Plan educativo de Adquisición de Hábitos de Vida Saludable y Prevención de Enfermedades y Riesgos Profesionales

 La Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros organismos internacionales consideran la salud como el «estado de completo bienestar físico, mental y social y no la simple ausencia de enfermedad». En este sentido, la seguridad y la salud de los trabajadoras y trabajadores en la Unión Europea supone un reto para todos los países integrantes en la misma y, al mismo tiempo uno de los objetivos más ambiciosos del Derecho Social de la Unión Europea.

La adquisición de las competencias necesarias en materia de seguridad y salud en todos los ámbitos de la vida de una persona se puede conseguir a través de la formación. Formación para conseguir que la sociedad adquiera una imprescindible cultura preventiva en todos los ámbitos de la vida.

Por otra parte, y teniendo en cuenta las características propias del alumnado que cursa enseñanzas para personas adultas, es absolutamente necesaria la sensibilización hacia la cultura preventiva, pues buena parte de nuestro alumnado son trabajadores en activo que deben concienciarse de los riesgos a los que están expuestos en su trabajo y, lo que es más importante, la manera de evitarlos. Sólo así y a largo plazo se conseguirá que los índices de siniestralidad laboral disminuyan.

En relación a la salud, en los países desarrollados, el problema de la alimentación está más relacionado con aspectos culturales, educativos y hábitos de vida que con carencias o déficit de alimentos. Un mayor conocimiento de los alimentos y sus propiedades nutricionales favorecen actitudes para una alimentación sana y equilibrada.

La higiene, tanto en su concepción individual como colectiva, constituye un de los pilares básicos en la prevención de un gran número de enfermedades. La adopción de unas pautas higiénicas adecuadas a las diferentes actividades que realiza una persona debe formar parte importante en los procesos de aprendizaje que ésta desarrolla durante toda su vida.

La práctica habitual de una actividad física moderada conlleva demostrados beneficios para el estado de salud de la persona. La actividad física contribuye a la salud mediante la reducción de la frecuencia cardíaca, reducción del riesgo de enfermedad cardiovascular y reducción de la pérdida ósea que se asocia con la edad y la osteoporosis, también ayuda a conciliar mejor el sueño y alivia la depresión. No obstante, es necesario incidir en el carácter moderado de dicha práctica así como en una adecuada preparación técnica y material para evitar riesgos de lesiones.

Finalidad

El propósito de este plan educativo es sensibilizar sobre la necesidad de fomentar la prevención de riesgos profesionales, así como crear hábitos de vida saludables que permitan una vida sana plena. Así mismo, transmitir la importancia que tiene la alimentación en el mantenimiento de la salud, así como en el desarrollo emocional y psicosocial. No solo se debe trabajar la educación alimentaria por si misma, sino también la educación del consumidor para conseguir que futuros consumidores responsables.

Objetivos Generales del Plan

Los objetivos generales que deben orientar las actuaciones en el campo de salud y la prevención de riesgos y que vienen dados por lo dispuesto en la Orden de 24 de septiembre de 2007, por la que se regulan los planes educativos de carácter no formal para personas adultas (Boja nº 202 de 15 de octubre de 2007), son:

– Concienciar a las personas adultas sobre la importancia de una alimentación sana y equilibrada.
– Influir en los hábitos alimenticios y la higiene en su sentido más amplio como prevención de enfermedades.
– Analizar el equilibrio existente entre ejercicio físico, alimentación y salud.
– Recuperar y potenciar las tradiciones alimenticias propias de nuestra cultura.
– Analizar y reconocer los efectos que toda droga produce en la salud.
– Sensibilizar al alumnado sobre la necesidad de adquirir una cultura preventiva, útil no solamente en el mundo del trabajo sino en todos los ámbitos de la vida.
– Conocer los riesgos a los que una persona está expuesta y cómo minimizarlos y/o evitarlos.
– Conocer unas pautas básicas sobre la seguridad en el trabajo.
– Saber cómo prevenir determinados accidentes dentro y fuera del trabajo.
– Conocer algunas técnicas básicas de primeros auxilio.
– Concienciar al alumnado sobre las alarmantes cifras de siniestralidad laboral y comprender que es algo que si no se aprende a evitar puede afectarnos a todos.
– Conocer las responsabilidades básicas en materia de seguridad y salud en el trabajo.

Competencias Básicas

  1. Competencia en comunicación lingüística. Hace referencia a la adquisición de destrezas relacionadas con leer, comprender e interpretar distintos tipos de textos, vocabulario específico relacionado con diferentes áreas de conocimiento. Dialogar, formarse un juicio crítico y ético. Generar ideas, estructurar el conocimiento. Disfrutar escuchando, leyendo o expresándose de forma oral y escrita. Ser progresivamente competente en la expresión y comprensión de los mensajes orales que se intercambian en situaciones comunicativas diversas. Buscar, recopilar y procesar información. Desarrollar actitudes positivas ante informaciones relacionadas con otras disciplinas. Aportar conocimientos de reglas funcionales básicas del uso del lenguaje, transferible a otros ámbitos. Acercar a otras culturas y a la comprensión de situaciones de comunicación en el mundo actual, desde el respeto a la diversidad lingüística y cultural.
  2. Competencia de razonamiento matemático. Esta competencia trata de que el alumnado asocie conceptos matemáticos a situaciones cotidianas, resolución de problemas matemáticos en el entorno en el que se desenvuelve el alumnado. Ampliar el conocimiento sobre aspectos cuantitativos y espaciales de la realidad. Interpretar y expresar con claridad datos y argumentaciones. Utilizar la actividad matemática en contextos tan variados como sea posible. Establecer los mecanismos necesarios de comprensión lectora, previos a la solución o aplicación de operaciones básicas fundamentales, en la resolución de problemas. Desarrollar habilidades básicas para estructurar el pensamiento lógico. Contribuir al desarrollo del razonamiento matemático mediante la interacción entre lenguaje y pensamiento. Dotar de las estrategias necesarias de percepción y observación para interpretar escalas, gráficos, series, u otros recursos matemáticos.
  3. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico. A través de esta competencia el alumnado fomentará la sensibilidad ante la conservación del medio físico más cercano, contribuir a valorar la importancia del medio ambiente. Interactuar con el mundo físico, tanto en sus aspectos naturales como en los generados por la acción humana. Percibir el espacio físico en el que se desarrollan la vida y la actividad humana, tanto a gran escala como en el entorno inmediato. Ser consciente de la influencia que tiene la presencia de las personas en el espacio, su asentamiento, su actividad, las modificaciones que introducen y los paisajes resultantes. Facilitar la adquisición de vocabulario propio de los principios físicos fundamentales que rigen acontecimientos cotidianos. Capacitar para la correcta comprensión de textos teóricos informativos e instructivos relacionados con el mundo físico y natural. Fomentar la capacidad para comprender la información de noticias relacionadas con la interacción del ser humano con el medio natural y concienciarse de la problemática actual del medioambiente. Desarrollar la capacidad para exponer ideas o elaborar noticias relacionadas con los problemas del medio natural de su entorno.
  4. Competencia digital y tratamiento de la información. El desarrollo de esta competencia se realizará a través de la búsqueda, selección y análisis de información a través de diversas fuentes de información y utilizarla de una forma crítica y sistemática.. Fomentar la motivación para iniciarse en el uso de los nuevos recursos tecnológicos con diferentes fines u objetivos. Capacitar para establecer otros canales de comunicación. Facilitar la participación en comunidades y entornos de aprendizaje diversos. Desarrollar la motivación para poner en práctica su competencia comunicativa a través de los distintos recursos que ofrece internet.
  5. Competencia social y ciudadana. El objetivo de esta competencia es que el alumnado alcance y conozca las normas de convivencia, respeto a los demás, relacionarse de manera correcta tanto en el ambiente familiar como escolar. Comprender la realidad social en que se vive, cooperar, convivir, ejercer la ciudadanía democrática en una sociedad plural, así como comprometerse a contribuir a su mejora. Ejercer activa y responsablemente los derechos y deberes de la ciudadanía. Fomentar el respeto hacia culturas diferentes, teniendo la oportunidad de conocerlas desde la competencia comunicativa, destruyendo tópicos, estereotipos y prejuicios formados a partir de lo que se considera diferente desde la cultura mayoritaria. Participar de forma activa en la cultura del ocio y el tiempo libre. Favorecer el asociacionismo, la toma conjunta de decisiones y su aplicación práctica.
  6. Competencia cultural y artística. Lo que se pretende alcanzar con esta competencia es que el alumnado utilice las manifestaciones culturales y artísticas como fuente de enriquecimiento y disfrute. Apreciar el hecho cultural en general y el hecho artístico en particular. Encontrar fuentes, formas y cauces de comprensión y expresión. Tomar conciencia de la importancia de apoyar y apreciar las iniciativas y contribuciones ajenas. Fomentar y motivar hacia un mejor conocimiento cultural de su entorno, valorando los modelos culturales de su grupo o comunidad. Facilitar y promover experiencias culturales propias de carácter literario, cultivando la imaginación y la creatividad.
  7. Competencia para aprender a aprender. Referida a ser consciente de lo que se sabe, de cómo se aprende y se progresa en el aprendizaje, desarrollando técnicas de atención, concentración, memoria, comprensión y expresión. Utilización de los recursos para realizar correctamente las distintas tareas. Aumentar progresivamente la seguridad para afrontar nuevos retos de aprendizaje. Perseverancia en el aprendizaje. Favorecer la planificación de tareas o metas propias, individuales y colectivas, de carácter cooperativo. Mejorar el desempeño de puesto de trabajo, no sólo desde el punto de vista del rendimiento personal, sino también desarrollar nuevas habilidades y competencias comunicativas que repercutan en su empleo de forma directa, posibilitando su promoción, bien sea por cuenta propia o ajena.
  8. Competencia para la autonomía e iniciativa personal. Tiene como objetivo que el alumnado desarrolle su propio criterio, sepa tomar decisiones. Adquisición de autoconocimiento y autoestima, viéndose capaz de realizar por si mismo las tareas. Responsabilidad, conocimiento de si mismo, autoestima, creatividad control emocional, elegir con criterio propio. Aportar iniciativas de búsqueda de fuentes de información de su entorno para satisfacer intereses o necesidades personales de carácter cotidiano. Utilizar la comunicación como instrumento de aprendizaje a lo largo de toda la vida en todas sus facetas y manifestaciones, como aportación natural y espontánea a la formación permanente. Promover la curiosidad y el análisis sobre temas de interés propio en el entorno más inmediato. Incrementar la capacidad de observación como recurso para conocer y entender situaciones de comunicación, adecuar su participación a las mismas y aprender de ellas. Facilitar la comprensión y expresión de los conocimientos adquiridos en otros ámbitos. Desarrollar las capacidades cognitivas necesarias para el aprendizaje autónomo: atención, percepción, memoria, lenguaje y pensamiento.
A %d blogueros les gusta esto: