Planeta Escuela TIC 2.0 Rotating Header Image

Educación en valores

¡Cambiemos de música!

En el día de su quinto cumpleaños, este blog se quita la camiseta de la marea verde, que vistió hace un año para reivindicar el derecho del pueblo español a una escuela pública de calidad, porque se le ha quedado pequeña y se viste de rojo y negro para recordarle cada día a su autor y a sus lectores y lectoras, que además de por el derecho a la educación hay que luchar por más derechos que nos están siendo arrebatados por un gobierno corrupto y traidor, arrodillado (al igual que la principal fuerza de la oposición) delante de un poder financiero desalmado que no duda en violar masivamente los derechos humanos más básicos para enriquecerse más y más.

Tenemos que seguir luchando por una excelente educación pública ―porque todos los niños y niñas tienen que disponer de las mismas oportunidades para desarrollar su talento― pero también por un excelente servicio sanitario público y universal ―porque nadie tiene que sufrir o morir por no tener dinero para curarse―, por el derecho a la vivienda, a un trabajo digno y justamente remunerado, a expresarnos libremente, a la justicia igual para todos y todas, a la cultura, …

Los atropellos a todos estos derechos son tantos, en España y en otros países igualmente maltratados por la codicia de unos pocos, que están llenando a diario los medios de comunicación con imágenes desoladoras. La que ha marcado mi día de hoy ha sido la de los músicos de la orquesta de la televisión pública griega, cerrada a cal y canto sin preaviso, forzando la ejecución de un Finale que no estaba en la partitura.

La Orquesta y el Coro de RTVE, que están avisados, ya han empezado la ejecución de su propia Suite trágica, tocando el Preludio hace pocos días en al Plaza de Oriente de Madrid.

Sabemos muy bien cómo sigue la partitura que los malvados quieren obligarles a tocar, por eso es necesario quitarla de los atriles y romperla en mil pedazos. Ellos tienen instrumentos muy ruidosos y molestos, pero nosotros somos más… ¡unámonos y cambiemos de música!

Un corto recortado

Un corto recortado es el título de un cortometraje que realmente merece la pena difundir por el mensaje que transmite y por lo bien que está hecho.

Ha sido realizado por el profesorado y el alumnado de un colegio público de Primaria, más exactamente del CEIP Vicente Ferrer Ramos de Valderrobles, en Teruel, para provocar la reflexión sobre los efectos nefastos que está causando esta injusta política de recortes y sobre cómo puede llegar a ser la escuela pública en un futuro muy cercano si el Gobierno no cambia totalmente su actitud.

Nada más me queda felicitar a toda la comunidad educativa de este colegio por su esfuerzo y compromiso ―sobre todo a los y las que aparecen en la pantalla con su estupenda interpretación― y de manera especial al maestro que ha impulsado y guiado esta fantástica labor, Lorenzo Latore, por dirigir, grabar y montar la película, además de componer la música.

¡Enhorabuena y gracias!

Escuela Pública: de tod@s para tod@s

Visto en el blog de Con Ética Editorial.

Andalucía: Competencia Social y Ciudadana.

Cada año, como una rutina, celebramos en los centros educativos el Día de Andalucía. Banderas, murales, himnos parecen repetirse mecánicamente, nos parece que siempre es igual, y a veces pudiese parecer reiterativo y aburrido…. ¡pues no!

En este caso repetir no es sinónimo de aburrir, sino de recordar y profundizar curso a curso en nuestras costumbres, símbolos y ponerlos en valor, para que nuestro alumnado sea consciente que ser andaluz es un privilegio, una necesidad (como ha dicho Antonio Banderas en su discurso como hijo predilecto de Andalucia), que estamos dispuestos a compartir con to@s, independientemente de donde se haya nacido.

En estos momentos, donde cada día, nuestros medios de comunicación solo nos ofrecen revueltas sociales, malestar e indignación por doquier, la escuela, la educación, debe dar a la ciudadanía los mecanismos para “revalorizar” lo público, la democracia, el respeto a los valores, a los sentimientos y sobre todo a los derechos, ¡ya nos pisaron, y nos levantamos!

Nuestro alumnado debe reivindicar una Andalucía libre, para España y la Humanidad… y por eso vamos a seguir celebrando, vamos a seguir “repitiendo” hasta la saciedad las conmemoraciones y eventos que nos hagan vivenciar lo “nuestro”. La competencia social y ciudadana tiene hoy más importancia que nunca.

Nuestro alumnado ha realizado una actividad, dónde ha preguntado a diferentes miembros de nuestra comunidad educativa, ¿qué es para tí Andalucía? ¿Por qué es importante la conmemoración?

Imágenes del vídeo: Adrián, Lucía, Antonio y Paula.
Edición del vídeo: Gregorio Mariano Mariano

Gracias al Delegado de Gobierno en Huelva, José Fiscal López, por acompañarnos en esta conmemoración y participar activamente en nuestro acto. El alumnado no entendía muy bien, quien era este Sr.  que venía de fuera pero que les atendió de un forma cercana, es importante para ell@s que las instituciones y sus representantes se acerquen a ell@s, para poder sentirlas como “nuestras”.

Y asi, desde la escuela pública,…¡seguiremos, día a día, curso a curso, poniendo en su sitio a Andalucía!


Auld Lang Syne

¡Arde maldito, arde!

¡Arde maldito, arde! (Foto: Benjamín Pérez)

Ha llegado el momento de despedir este 2012. Esta noche en muchos lugares del mundo, sobre todo en países angloparlantes y progresivamente del este hacia el oeste, la gente irá entonando Auld Lang Syne, una antigua melodía tradicional escocesa sobre un poema que en 1788 el poeta Robert Burns dijo haber transcrito de la memoria de un anciano y que empieza con una pregunta: ¿es justo olvidar a las personas conocidas en el pasado?

Es obvio que se trata de una pregunta retórica: somos lo que somos gracias a las personas con las que hemos compartido parte de nuestras vidas, que han estado cerca de nosotros en cualquier circunstancia, ayudándonos, apoyándonos y animándonos, haciendo más llevaderos los momentos malos y más felices los buenos. En pocas palabras: las personas que nos han querido y que siguen queriéndonos a pesar del tiempo o del espacio que nos separan.

Entre estas personas tengo la suerte de contar con una pareja de amigos, Benjamín y Piluca, que en este momento están justamente en Escocia, así que estoy seguro de que cuando lleguen las 12 de la noche de allí cantarán Auld Lang Syne junto con su hijo, su nuera y la familia de ésta. En ellos estaré pensando una hora después de comer las uvas. Happy Hogmanay, my friends!

Hay infinidad de versiones de esta canción, tantas que es difícil elegir una: sólo para hacernos una idea, entre los que han grabado su interpretación, casi siempre en directo, están Jimi Hendrix, Rod StewartAretha Franklin y Billy Preston, Frank Sinatra y Dean Martin.

También hubiera podido poner la versión tradicional para gaita escocesa, pero finalmente he preferido una escena de la película de Frank Capra ¡Qué bello es vivir!, porque a pesar de sus 66 años es de tremenda actualidad. Desafortunadamente, la analogía de este filme con la vida real no siempre incluye el final feliz -que más bien es algo excepcional- pero sí podemos mantener viva la esperanza al ver que hoy en día hay cada vez más demostraciones de solidaridad entre la gente humilde que intenta contrarrestar la maldad de los ricos abusones como el Mr. Potter de la película, quien no deja de ser un ingenuo diletante comparado con ciertas especies de especuladores codiciosos y de políticos corruptos que tanto abundan en este país.

He preparado un arreglo para flauta dulce pensando en mis alumnos y alumnas: quizás sea un poco precipitado para que la aprendan, aunque estoy seguro de que si le dedican un ratito conseguirán tocarla esta noche, pues es relativamente sencilla ya que utiliza la escala pentatónica (fa, sol, la, do, re) en un ámbito limitado a la primera octava más el re agudo.

Con estas pocas pero sinceras notas, os deseo un muy feliz 2013.

¡Feliz cumpleaños, maestro Barenboim!

Daniel Barenboim

Daniel Barenboim, by Ecemaml (CC BY-SA)

Mi ideal de artista es una persona comprometida con los demás, una persona que posee, además de unas grandes cualidades técnicas y estéticas que le permiten transmitir a los otros sus propias ideas y sentimientos, también una inmensa empatía para experimentar lo que siente el otro, su felicidad y su dolor, sus anhelos y sus miedos.

Daniel Barenboim es un maravilloso ejemplo de gran artista. En palabras de Edward Said: “es una persona capaz de entender y experimentar el sufrimiento de los demás, deseoso de hacer ese gran esfuerzo, aunque sea realmente muy duro, especialmente cuando uno sabe que es vulnerable, porque el sufrimiento no es monopolio de nadie.”

Dos grandes mentes, dos grandes corazones, dos grandes personas, Barenboim y Said se unieron para realizar un proyecto en el cual se complementaban de manera perfecta: uno judío y el otro palestino, uno músico y el otro filósofo, pero sobre todo ésto dos grandes filántropos buscando, a través de la música, la única vía para conseguir una solución a los problemas de convivencia del ser humano: el conocimiento recíproco. Nació así en 1999 la West-Eastern Divan Orchestra, compuesta exclusivamente por jóvenes mediorientales.

Es muy fácil decir que la música rompe barreras o que amansa a las fieras, pero que nadie crea que es fácil sentar en el mismo atril de una orquesta a dos personas que han sido educada para un recíproco odio atávico, a las que han transmitido la idea de que el otro es un ser desalmado cuyo mayor deseo es hacerle mucho daño a ellos y sus familias o incluso han experimentado directamente el sufrimiento de la violencia, el miedo del terrorismo (de ambos bandos) o la humillación del castigo inmerecido. Es muy difícil, sin duda.

Sin embargo, Barenboim cuenta que “este proyecto destruyó de golpe los clichés vacíos que tenían estas personas”, que han llegado a sentir no sólo el respeto debido al excelente músico que tienen al lado, sino auténtica admiración hacia personas que ni siquiera imaginaban que pudieran existir en ese país tan profundamente odiado.

Tanto las dificultades como los logros se entreven en el documental Knowledge is the Beginning, galardonado con el Emmy al mejor documental sobre arte de 2006. Os aconsejo vivamente que lo veáis, al final de esta entrada, sin que os desanime la necesidad de leer los subtítulos en español, pues el audio está en inglés, alemán y judío, pues está lleno de testimonios muy emotivos de varios jóvenes músicos. El más elocuente está relatado por el mismo Barenboim, quien cuenta cómo una chica de Ramallah, muy emocionada, le agradeció repetidamente su presencia allí diciendo “You are the first think that come from Israel that I see that is not a soldier nor a tank” (usted es la primera cosa que viene desde Israel y que veo que no es un soldado o un tanque).

Se puede odiar o recelar de manera tan fuerte sólo algo que se desconoce por completo o hacia lo cual se tienen prejuicios tan fuertes que impiden conocer más allá de la superficie. De nuevo cito a Said, en su discurso de agradecimiento por el premio Príncipe de Asturias de la Concordia que compartió con Barenboim: “La ignorancia no es una estrategia para la supervivencia sostenible”. Sin duda, el conocimiento es el comienzo.

Barenboim, al ser preguntado sobre el carácter político de la West-Eastern Divan Orchestra, lo niega -quizás porque lamentablemente hoy en día la palabra política ha adquirido un valor muy negativo debido a la corrupción de muchos de los que se dedican profesionalmente a ella-, afirmando: “hago lo poco que puedo, es mi profesión, soy músico. No es política, es empatía”. Ciertamente, tanto su proyecto como su persona desbordan música y empatía, además de modestia, pero en esto disiento con él: sí es política, la política que me gusta, la que se hace pensando en las personas -algo que necesitamos tanto como el agua-, la que se hace con coherencia y valentía, aunque pueda provocar situaciones incómodas, como la que se puede ver casi al final del documental con la ministra de Educación de Israel.

La orquesta, que empezó sus andanzas en Weimer (Alemania), a partir de 2002 se estableció en Sevilla, abriendo sus puertas también a músicos españoles. La razón por la que se eligió Andalucía, tal como afirman los autores del proyecto, es que el sur de España ha sido el único lugar de la historia donde la convivencia entre árabes, judíos y cristianos funcionó durante varios siglos, una herencia de la que tenemos que estar orgullosos y no dejar de sentir y asumir la responsabilidad.

Daniel Barenboim cumple hoy 70 años.

Para él van mis más sinceras felicitaciones y mi más profunda admiración.

Con solo un minuto de tu tiempo, harás felices a los que más lo necesitan. Nos ayudas

Desde hace cuatro años publicamos materiales en este blog sin pedir nada a cambio. Lo cual nos ha llevado a tener gran cantidad de seguidores. En esta ocasión no os pedimos nada para nosotros, sino vuestro apoyo para los que más lo necesitan. Inmigrante, exreclusos y personas desfavorecidas se benefician día a día del techo [...]

Un proyecto solidario que merece todo nuestro apoyo. Nos ayudas

Desde orientación Andújar os pedimos todo vuestro apoyo para colaborar en estos momentos tan difíciles con un proyecto solidario. Solo os llevara un minuto y os quedaremos muy agradecidos. EL PROYECTO Fundación Prolibertas- Casa de Acogida que ofrece respuestas concretas y tangibles a los problemas de integración e inserción social que van asociados a hombres [...]

Cuando la cantidad va contra la calidad

Propósitos para el nuevo cursoEstamos a pocos días del comienzo de un nuevo curso escolar. Todos los años por estas fechas suelo sentir cierto nerviosismo, un nerviosismo bueno pues cierta tensión ayuda a conseguir y mantener la atención necesaria para desarrollar adecuadamente cualquier tarea.

Sin embargo, este año noto que esta tensión es algo excesiva y hay momentos en los que me siento desbordado y asaltado por un profundo pesimismo. No creo que hagan falta que muchas explicaciones: todos estamos viendo a diario cómo la democracia y la justicia social están siendo desmanteladas por los que han sido elegidos prometiendo cumplir con su deber constitucional de mantenerlas y potenciarlas. Al contrario, cada día que pasa asistimos atónitos a un nuevo recorte de nuestros derechos, e insisto en la palabra derechos para que quede claro que no estamos hablando de concesiones benévolas sino de lo que nos pertenece y nos están arrebatando. No me voy a alargar sobre este tema y voy a dejar para otros lugares las discusiones y las reivindicaciones de otros derechos que no sean el que tiene estricta relación con este blog, el derecho a la educación.

Por lo que siento en primera persona y por lo que noto en mis amigos/as y colegas, hay mucha inquietud entre el profesorado, lo que seguramente  dentro de unos días se reflejará en la atmósfera de las salas del profesorado, de los claustros, de los departamentos y hasta de los pasillos de los centros educativos. De las aulas no, de esto estoy seguro, porque nosotros sabemos distinguir a quienes nos debemos.

Frente al alumnado estaremos firmes e íntegros, aunque, tal como se suele decir, la procesión irá por dentro. Conseguiremos ocultar a nuestros alumnos y alumnas la rabia que nos produce el hecho de que los recortes económicos que hemos sufrido y que seguiremos sufriendo, con los sacrificios que conllevan, no están sirviendo para lo que nos prometieron, es decir para evitar despidos. La idea que nos transmitieron en su momento fue cobrar menos para cobrar todos. Sin embargo, esta parte de nuestro sueldo, así como el sueldo íntegro que le hubiera correspondido a nuestros compañeros y compañeras que han pasado a engrosar las listas del paro, los han entregado a los mismos ávidos e insaciables especuladores que han provocado la crisis.

Este es sólo uno de los resultados nefastos de subir la cantidad de horas lectivas. Vamos a ver otro: cada profesor/a tiene que dar 2 horas más de clase por semana (más otras tantas en su casa para prepararlas y seguirlas) lo que se traduce en una disyuntiva: ¿voy a cumplir con mi horario y parar cuando llegue a las 37,5 horas de trabajo semanal o voy a seguir adelante, restando ese tiempo a mi vida personal y familiar? No voy a poder responder en nombre de todos mis compañeros y compañeras, pero sí que estoy seguro de que la gran mayoría lo tiene tan claro como yo, porque nosotros conocemos la importancia de nuestro trabajo, lo que no quiere decir que no denunciemos estas injusticias ni que dejemos de luchar contra ellas.

Tal como estamos acostumbrados, trabajaremos lo mejor que podamos y daremos el máximo de nosotros mismos, además aguantando también las campañas denigratorias puestas en marcha a conciencia contra nosotros por los poderes “públicos” para dividirnos, para fragmentar a la clase trabajadora, para que no tengamos la fuerza de reclamar nuestros derechos y de exigirles que cumplan con su deber hacia el pueblo -que, contrariamente a lo que sostienen, es donde reside la soberanía nacional- porque nosotros sí creemos en la democracia.

Nunca me ha faltado determinación para dar cada día el máximo de mi mismo y nunca he necesitado ningún tipo de motivación extraordinaria para no aflojar en mi esfuerzo, ya que del mismo trabajo siempre he conseguido sacar la energía necesaria para seguir trabajando con entusiasmo. Y estoy convencido de que voy a seguir así a pesar de todo. No obstante, sé que no puedo jugar a ser un superhombre: para nosotros los humanos, todas las buenas intenciones pueden volverse cargas insostenibles para el ánimo cuando en nuestro entorno se producen hechos que causan amargura. Por esta razón, siento que este año necesito rodearme de todo lo que me pueda ayudar a evitar que esas amarguras cotidianas que nos reparten alegremente desde arriba no lleguen a transformarse en descorazonamiento o que por lo menos, si eso llegara a producirse, la situación pueda revertirse de manera muy rápida.

Para eso me va a venir de maravilla la siguiente presentación de un compañero, un gran docente y excelente persona hacia el cual siento profunda admiración, Aitor Lázpita. No soy muy aficionado a este formato, y tengo que confesar que la mayoría de las que pasan por mis manos (y todas las que entran en mi correo) van directamente a la papelera. Pero hay unos pocas personas que son auténticos maestros de este género y de los cuales procuro no perderme ninguna, y Aitor es uno de ellos.

En sus presentaciones, Aitor siempre consigue centrar el tema de manera muy precisa y transmitirlo de forma impactante, con imágenes muy expresivas y metafóricas y un gran sentido estético. En ésta, Aitor comparte sus propósitos para el nuevo curso, contenidos en un decálogo que voy a repasar muy a menudo en los próximos meses.

Hace tiempo que intento poner en práctica casi todas estas intenciones, algunas con éxito total, como la exclusión del libro de texto de mi clase (a pesar de las presiones recibidas, tanto antigua como muy recientemente), la racionalización de los deberes o la inquietud por seguir aprendiendo, y otras con progresos más lentos pero muy constantes, como la autonomía del alumnado, el trabajo colaborativo o la evaluación personalizada. Sólo en uno de esos propósito encuentro un obstáculo muy grande que, con los últimos recortes en materia de derecho a la educación, se ha vuelto insoslayable, el noveno: Interesarme (más) por cada uno de mis alumnos/as y por sus familias.

Esto es lo que peor llevo de mi trabajo: la imposibilidad de mantener una relación menos superficial con mi alumnado y cualquier tipo de trato con sus familias. Y no es por falta de voluntad, ni por cuestiones caracteriales, ni siquiera por el poco interés que padres y madres suelen prestar a mi asignatura. Nada de eso. Es mucho más sencillo, tanto que para entenderlo bastan unas simples operaciones aritméticas: hasta el curso pasado, con 18 horas lectivas a dos horas por cada clase de 30 alumnos/as, los docentes de Música ya teníamos 270 niños y niñas. Si ya eso os parece mucho, pensad que este año serán 20 horas y hasta 36 alumnos/as por clase, por lo que la cifra puede llegar a 360.

Considerando todo eso, cuando repase la presentación y llegue a la diapositiva del noveno propósito, la reinterpretaré de la siguiente manera para adecuarla a mi situación: Utilizar (aún más) el cariño como sentimiento vehicular en el aprendizaje de mi alumnado. Eso sin duda me ayudará también a cumplir con el 10º propósito: Disfrutar y reírme (aún más) en el trabajo.

MatemáTICas y mucho +(#valores, #autonomia, #iniciativa, #productividad, #razonamiento,…)

“Desenpolvando” ficheros en el disco duro de mi portátil favorito, me he topado con este regalo que no había compartido. Con la velocidad y aceleración del cotidiano, uno, a veces, más veces de las que debiera ocurrir me atrevería a decir, no es capaz de saborear a fondo las cosas que ocurren a [...]

educacionmusical.es cumple 4 años

Escuela pública de tod@s y para tod@sEste blog cumple hoy 4 años, además de 285 entradas, 1170 comentarios, 40 partituras interactivas para flauta dulce y varios centenares de audiciones de obras musicales en audio y vídeo. A lo largo de este período, educacionmusical.es ha ido ampliando su punto de mira, saliendo del aula para empaparse de vida, porque si es cierto que sine musica nulla vita, es igualmente cierto -y aún más evidente si cabe- que sine vita nulla musica.

Por eso, con el tiempo este blog ha estado alternando los artículos de educación musical en sentido estricto con otros de educación en sentido amplio, incluyendo la educación en valores, con aspectos tan importantes como los derechos humanos, la coeducaciónel conocimiento libre y compartido, la libertad de expresión o el rol insustituible de la escuela pública en nuestra sociedad.

En este momento nos preocupa especialmente este último tema pues la educación pública -la única que garantiza, entre otros, la igualdad de oportunidades y el respeto a la diversidad- está siendo sometida a un fuerte acoso por parte de los mismos administradores públicos que deberían sostenerla y cuidarla. Esta actitud perversa, debida a enormes intereses económicos de los sectores de la sociedad que controlan el negocio de la educación privada, empezó en Madrid y, a pesar del gran esfuerzo de los y las docentes de esta comunidad autónoma en su intento de contrarrestarla, ha ido expandiéndose al resto de España, alcanzando niveles intolerables, pues los recortes son tan brutales como para anular décadas de progresos.

Pero la marea verde está subiendo y las manifestaciones de protesta se multiplican en toda España. A ella se están sumando no sólo docentes sino también los demás miembros de la comunidad educativa. Asimismo surgen cada vez más iniciativas destinadas a concienciar a la población, como la de Fernando, que ha colocado la tiza en la calle, o la de Benjamín y Piluca, que han recreado una sentada de la marea verde de Mijas con los muñequitos con los que jugaban sus hijos cuando eran pequeños, que se mueven acompañados por la voz rota de Manzanita cantando a Lorca.

Este blog también se suma a la marea verde, cambiando su look y vistiendo la camiseta verde que recibe como regalo de cumpleaños y con la que quiere reivindicar el derecho a una escuela pública de calidad, porque esta escuela es de tod@s para tod@s.