Archivos de la categoría Normativa Restaurantes

Normativa andalucía

En la actualidad no existe normativa específica para restaurantes en el territorio andaluz.

El Estatuto de Autonomía para Andalucía, que atribuye a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materia de turismo, que incluye, en todo caso, la ordenación, la planificación y la promoción del sector turístico.

Tanto la Ley de turismo del 1999 como la actual Ley de turismo consideran los servicios de restauración turísticos, sin embargo no lo han regulado todavía

Ley 13/2011, de 23 de diciembre, del Turismo de Andalucía.

Artículo 28. Servicios turísticos.

1. Tienen la consideración de servicios turísticos los siguientes:

a) El alojamiento, cuando se facilite hospedaje o estancia a las personas usuarias de servicios turísticos.

b) La intermediación, consistente en la organización o comercialización de viajes combinados.

c) La información turística y los servicios de información prestados por guías de turismo, cuando se facilite sobre los recursos o la oferta turística.

d) La organización de actividades de turismo activo, siendo éstas las relacionadas con actividades deportivas que se practiquen sirviéndose básicamente de los recursos que ofrece la naturaleza en el medio en el que se desarrollen, a las cuales les es inherente el factor riesgo o cierto grado de esfuerzo físico o destreza, y las integrantes del turismo ecológico o ecoturismo, siendo éstas las que se basan en el aprecio, disfrute, sensibilización, estudio e interpretación de los recursos naturales.

e) La restauración y catering turísticos, referidos a aquellos establecimientos que se dedican de forma habitual y profesional, mediante precio, a servir a la persona usuaria de servicios turísticos comidas y bebidas para consumir en sus propias dependencias o en instalaciones ajenas al propio establecimiento.

f) Las actividades dirigidas a la organización de congresos, convenciones u otro tipo de eventos vinculados a la actividad empresarial.

Introducción a la normativa de las empresas de restauración.

Origen y evolución de la normativa nacional y autonómica  de  las empresas de restauración
La restauración, junto al alojamiento, es uno de los subsectores con más tradición en la normativa del turismo.
La situación actual de los establecimientos dedicados a la restauración turística está marcada por dos hechos incuestionables:

  • La incesante proliferación y diversificación de los establecimientos de comidas y bebidas.
  • La doble proyección de la actividad de restauración que ha sido concebida  como un auténtico subsector dentro del gran sector
    del turismo, o bien como oferta complementaria a la clásica actividad turística que constituyen el alojamiento y la intermediación.

En España, la reglamentación de restaurantes y cafeterías tuvo su origen en el Estatuto Ordenador de las Empresas y Actividades Turísticas Privadas de 1965, que fue desarrollado a través de dos órdenes ministeriales, la de 17 de marzo de 1965, por la que se aprueba la ordenación turística de restaurantes, y de 18 de marzo de ese mismo año, por la que se aprueba la ordenación de las cafeterías. Estas normas, con algunas modificaciones sucesivas, fueron básicamente el grupo normativo aplicable a la restauración en nuestro país hasta que la Constitución española de 1978. Con las posteriores aprobaciones de los respectivos estatutos de autonomía, las comunidades autónomas han venido asumiendo las competencias exclusivas en materia de ordenación del turismo en su ámbito territorial, aprobando en consecuencia sus respectivas normas sectoriales reguladoras de los diferentes servicios turísticos, mientras que las normas del Estado, han tenido un carácter supletorio. Tradicionalmente y según esta normativa nacional, las empresas de restauración, fuese cual fuese su denominación, pertenecían a uno de los tres sectores siguiente: Restaurantes, cafeterías, bares.

  • En el restaurante encontramos aquel establecimiento especialmente destinado a facilitar comidas aunque estas se acompañen con bebidas, bien al cliente de paso, a petición de banquetes, reuniones.. Realiza dos servicios al día almuerzo y cena. Sus categorías en función de sus instalaciones y servicios son: Lujo, 1ª ,2ª, 3ª y 4ª .Sus distintivos son tenedores cinco, cuatro, tres, dos y uno respectivamente. A menudo los restaurantes van precedidos de bar.
  • La cafetería es aquel establecimiento, cualquiera que sea su denominación, que además de helados, batidos, refrescos, infusiones y bebidas en general, sirvan al público mediante precio, principalmente en la barra o mostrador, y a cualquier hora, dentro de las que permanezca abierto el establecimiento, platos fríos o calientes, simples combinados, confeccionados de ordinario a la plancha para un refrigerio rápido . Sus categorías son: Especial, primera y segunda. Sus distintivos tres, dos, una tazas.
  • El bar está destinado especialmente a ofrecer bebidas, aunque estas se tomen con aperitivos. Categoría única. Con el traspaso de las competencias exclusivas en materia de ordenación del turismo a las comunidades que han legislado de manera expresa sobre restauración son: Aragón, Cataluña, Castilla y León, Extremadura, Galicia, Murcia y La Rioja. También, en algunas otras autonomías como Andalucía, Baleares o País Vasco la restauración ha sido objeto de atención, aunque en una considerable menor medida.

La normativa estatal, decretos, reales decretos y órdenes ministeriales, en muchos casos preconstitucionales, sobre actividades turísticas y su ejercicio, aplicable en aquellas comunidades carentes de regulación específica y con carácter supletorio en otras como era el caso de Andalucía fueron  derogadas expresamente por el Real Decreto 39/2010, de 15 de enero, por ser necesario derogar expresa y formalmente para la transposición a la normativa española la Directiva 2006