El club de lectura, una tarde agradable

La primera vez que nos reunimos hacía frío, era una desapacible tarde de enero, por eso quedamos en vernos en el espacio más acogedor que tiene el centro: el despacho de Pura, nuestra orientadora.

Milagros, profesora de Latín y Griego, y yo cuidábamos hasta el más mínimo detalle, queríamos que todo estuviera perfecto. A este primer encuentro acudieron tres alumnos, tres profesoras y tres madres. Con algunos nervios, unos cafés y unos chocolates con bizcocho empezamos nuestra conversación sobre el libro elegido: Mi planta de naranja-lima de José Mauro de Vasconcelos.

La elección del libro fue un acierto, nos rondaba. Una amiga me lo había pasado, a ella se lo habían regalado y ella y quien se lo regaló acudieron a la reunión como invitadas especiales. Lo recomendamos a otros compañeros y así el número de integrantes del club fue creciendo.

Esa tarde pasó sin sentir, hablamos del libro, de las sensaciones que nos había transmitido, de las emociones que laten en el libro, de la vida…, el ambiente cada vez era más cálido, ya no necesitábamos la estufa, el aviso del conserje de que se iba puso fin a nuestro primer encuentro.

Quedamos para la siguiente reunión, esta vez ya era después de las vacaciones de Semana Santa. El libro nos llevó a un Afganistán que tiñó de pena y dolor nuestro segundo encuentro: Cometas en el cielo de K. Hosseini, nos sumergió en una historia de amistad y culpa que logra ser redimida, tras innumerables avatares y sinsabores.

Otra vez la conversación iba del libro a la vida y de la vida al libro, lo que nos hace suponer que quizá las dos cosas en el fondo solo sean una.

Ya solamente nos queda una reunión. Se celebrará a finales de mayo y como queremos terminar con un buen sabor de boca, hemos seleccionado un libro de una autora española: Estaciones de paso de Almudena Grandes. Se trata de una serie de relatos que narran las vivencias de sus protagonistas en una cotidianeidad que muy bien podría ser la de cada uno de nosotros.

Estos encuentros que han surgido al amor de los libros nos han llevado en cada sesión a interesarnos por otros temas y otras actividades, a formar un grupo que partiendo de un primer deseo de fomentar la lectura entre los distintos colectivos del centro nos ha llevado a ampliar nuestros centros de interés. Así se ha propuesto, por parte de una madre que nos reunamos para ver películas. Lo mismo nuestro Club de lectura el año que viene también tiene una sesión de cine-club.

* Lola Fernández Navas es responsable de la biblioteca del IES Chaparil de Nerja (Málaga).

También te podría gustar...