Comparemos Platón y Aristóteles.

Comparación Platón y Aristóteles.  Vigencia de Platón. 

Ignacio Escañuela Romana.
15/11/2013.

(http://filosofia-reflex.blogspot.com/2013/11/comparemos-platon-y-aristoteles.html)

Aristótoteles fue discípulo de Platón y de su Academia. Además, era un autor filosófico de enorme relevancia histórica por sí mismo. Es, así pues, muy relevante comparar las posturas filosóficas de ambos autores, haciendo mención a otros pensadores de la época.

Aristóteles nos señala que el origen de la teoría de las ideas de Platón fue la oposición entre Heráclito y Sócrates. En Heráclito cogió Platón el juicio desfavorable hacia el mundo perceptible, ya que está en continuado cambio y carece de cualquier estabilidad. En Sócrates recoge la adhesión a la realidad de la verdad y de la ciencia en general. En especial, la existencia de conceptos generales universalmente válidos.

Platón razonó con Sócrates: si hay conocimientos de universal validez, debe existir un correlato objetivo, un objeto realmente existente al que el concepto general hace referencia. Por ejemplo, el concepto “hombre” se refiere a la idea realmente existente de hombre, y no a las percepciones cambiantes y confusas de todos los hombres que conozco. Es un realismo epistemológico (pensamiento y ser deben corresponderse estrechamente) que le conduce a la tesis metafísica de las ideas o mundo inteligible (cognoscible por la razón y la intuición racional).

El punto decisivo de la teoría de las ideas está, pues, tal y como observa Aristóteles, en la aprioridad de nuestros conocimientos: el alma comprende la realidad de los conocimientos de validez universal.

Aristóteles partió de un planteamiento diferente en su construcción filosófica. Si para Platón los conceptos de esencias son algo a priori, captando antes el universal que el particular; Aristóteles opone que el conocimiento parte del particular y, desde él, llegamos al universal. Para este autor, todo conocimiento que no sea de las meras reglas de razonamiento (reglas de los silogismos) debe partir de una percepción sensible. Opone un empirismo moderado al apriorismo radical de su maestro Platón. Porque Aristóteles afirma que la percepción sensible ofrece al alma el conocimiento de una forma encerrada entre todas las sensaciones. Pero la forma es una especie de universal encerrado en las cosas y permite conocimientos universales. Conocemos el concepto general de hombre porque la forma de hombre está incluida en todas las percepciones de los diferentes hombres que conozco.

No es extraño que Aristóteles realice una crítica de la teoría de las ideas de Platón. El verdadero ser para Aristóteles es la sustancia primera, que es cada uno de los particulares realmente existentes. En Platón lo auténticamente real no era lo individual, sino lo universal. Cuánto más general, más real y verdadero. Para Aristóteles es justo al contrario: cuánto más universal, menos real. Los conceptos generales no son reales por sí mismos, sino que siempre dependen de sustancias primeras que contienen las formas objeto del conocimiento universal. La idea supone, dice Aristóteles, una duplicación totalmente innecesaria e inútil. Los individuales son reales, y es absurdo suponer que su esencia está fuera de ellos mismos. Sería como tener la realidad de la sustancia fuera de la cosa que es sustancia. Sócrates sería sustancia, pero su realidad sería el «hombre en sí» o idea de hombre, que estaría fuera de Sócrates mismo. Por otra parte, las relaciones difícilmente podrían ser explicadas por ideas que representan cualidades: X es más alto que Y y más bajo que Z. ¿Significa esto que X participa de las ideas de alto y bajo?. Castañeda tiene un libro donde intenta dar una solución lógica a este problema.

En conclusión, en la historia del pensamiento se da una contraposición que ha llegado, en formas diversas, hasta nuestros días, entre Platón y su discípulo Aristóteles. Uno apriorista o innatista, porque cree que la razón puede conocer por sí misma los conceptos generales y los enunciados universales. Añadiendo que las percepciones no nos aportan nada. Lo que le lleva a la la tesis metafísica de la realidad de las ideas. Aristóteles opone un empirismo moderado y la tesis de que lo realmente real son las cosas individuales y su identidad. El conocimiento universal se formará por abstracción, captando las formas que son comunes a las cosas individuales. Una oposición que con nuevos contenidos llega hasta nuestros días.

¿Vigencia del pensamiento platónico?.

Ajdukiewicz califica a la teoría de Platón como un ejemplo de idealismo objetivo: los enunciados verdaderos tienen como referencia no una realidad mental, sino la realidad. Los objetos intencionales (los referentes de nuestros conceptos generales y de las verdades universales) tiene como correlato la realidad como tal.

Por lo tanto, el idealismo objetivo sostiene que las ideas existen por sí mismas al tener una referencia real. Las captamos por una experiencia no perceptiva, pero sí racional. Otros filósofos que han sostenido esta perspectiva: Leibniz, Hegel, Frege. Frente a ella está el idealismo subjetivo que mantiene que los conceptos sólo existen en la mente, sin que exista un correlato exactamente idéntico, pero real. Representantes: Descartes, Kant, Cassirer.

En consecuencia, estamos ante una dicotomía del pensamiento que es de plena actualidad. si bien el problema tiene hoy día diferentes contenidos que en la época de Platón, al haber avanzado la ciencia y todo el pensamiento racional.

¿Aristóteles seguía a Platón en su idealismo objetivo?. Curiosamente sí, pues las formas son reales, bien que estén en las cosas individuales. Demostrando que se alejaba de su maestro en detalles importantes, pero no en el enfoque esencial.

 

https://www.webdianoia.com/aristoteles/aristoteles_meta.htm

One thought on “Comparemos Platón y Aristóteles.”

Responder a hgf Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *