La Justicia Social y la igualdad de oportunidades.

La justicia social y la igualdad de oportunidades.

Autor: Juan Manuel Rodríguez Sánchez.

El término de justicia social se define como la búsqueda de un reparto equitativo de los bienes sociales basado en la equidad, la igualdad de oportunidades y el respeto de los derechos humanos. Creando así una sociedad en la que todas las clases sociales dispongan de las mismas oportunidades de desarrollo, fomentando, por lo tanto, el ascenso por mérito propio.

La justicia social se da cuando la sociedad posibilita que todas las personas dispongan de los medios necesarios para su pleno desarrollo. Existiendo no solo en los límites de un país, sino a nivel internacional, de forma que las naciones poderosas se vean obligadas a asistir a las más necesitadas económicamente para que puedan combatir las malas condiciones en las que vive su población. La justicia social reclama, el que todos y cada uno tengamos la misma igualdad de oportunidades, a pesar de las desigualdades con las que partimos. Circunstancias como el lugar de nacimiento, su lugar de residencia, su género o grupo étnico no deben nunca determinar su nivel de ingresos o las oportunidades que pueda llegar a tener.

Por lo tanto, ésta propone un sistema de distribución de la riqueza en el que, la diferencia entre ricos y pobres se vea reducida, pero no eliminada. Ya que, las personas, sin alicientes, no se esforzarían para ascender económicamente, y, en consecuencia, la sociedad fracasaría.

Desde mi punto de vista, la justicia es un concepto universal, y, por lo tanto, aplicable equitativamente en todas partes y a todas las personas.

El principal problema que crea la desigualdad en los países es que nuestros propios líderes no tienen desarrollada la moralidad en su estadio final, en el que se reconocen los principios éticos universales que toda la humanidad debe respetar y que, en caso de conflicto, se guía por estos principios éticos universales, y no por el beneficio propio o por la leyes locales; sino que, se quedan estancados en un estadio intermedio, y, como niños que temen el castigo de sus padres, temen el castigo que pueda proporcionarles la ley local. Este mismo caso puede ser interpolado a países en los que las leyes locales se alejan de los principios universales, y, al verse sin esta presión judicial, actúan sin tener en cuenta los derechos de los otros miembros de la sociedad.

Si bien el acatamiento de la justicia por temor legal es una buena solución temporal, no es definitiva, porque en el momento en el que comprueben que al realizar un acto delictivo no les pasa nada, dejan de cumplir con estas normas y se vuelven corruptos. Esto es causado por no tener bien asimilada la idea de justicia.

Por consiguiente, la mejor forma de cumplir con un desarrollo completo de la moralidad es mediante la enseñanza. Porque, si bien en algunos casos la moralidad y la ética pueden ser desarrolladas de manera racional, como mejor se interiorizan es empíricamente.

Bibliografía y Webgrafía

Definición de justicia social. (s.d.). Récupéré sur definicion.de.

Guardini, R. (s.d.).

Historia Justicia Social. (s.d.). Récupéré sur ser-verdad-libertad.blogspot.com

Justicia Social. (s.d.). Récupéré sur www.quesignificado.com

La Justicia. (s.d.). Récupéré sur filosofia.laguia2000.com

Moerae. (s.d.). Lumière dans L’obscurité.

Monografía de Justicia Social. (s.d.). Récupéré sur www.monografias.com

Peral, À. V. (s.f.). El desarrollo moral de los seres humanos según Kohlberg. Obtenido de https://www.nodo50.org/filosofem/spip.php?article9

 

Publicado por

Ignacio Escañuela Romana

Interesado por la filosofía y la economía, que tiendo a mezclar a menudo. Es decir, seguir el lema kantiano: "Sapere Aude".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *