LA EDUCACIÓN PARA ACABAR CON EL MACHISMO

Autora: Lucía Tello Bando

Hace unos días estaba revisando mi Twitter cuando tropecé con un hilo en el que una chica relataba como una de sus alumnas, de tan solo nueve años, había sido acosada verbalmente por unos compañeros. Lo que puede parecer un simple juego de niños o una tontería, realmente es algo bastante serio y preocupante. Esos niños, todos de entre cinco y diez años, sabían el significado de las palabras con las que insultaban a la pequeña. Dichos insultos y comportamiento me dieron que pensar.
Algo que también me descolocó realmente fue que al intentar educarlos y explicarles que sus palabras eran hirientes los niños mostraron su indiferencia. Es más, continuaron con la burla.

Esta anécdota simplemente consigue reforzar mis ideas sobre que el machismo está en nuestro día a día. No, el machismo no es un comportamiento exclusivo de hombres adultos e ignorantes. El machismo no es una broma o una tontería, y, mucho menos, algo ya erradicado.

A menudo nos preguntamos cómo es posible que a día de hoy siga habiendo tantos casos de acoso, violencia de género, abusos o violaciones a mujeres en nuestra sociedad occidental. Como en países civilizados aún se perpetúan este tipo de actos día a día. Y por ello nos gusta echar a culpa a todo y a todos excepto a lo que verdaderamente es el causante de esto; la educación con base machista.
Desde niños nos educan en unos valores centrados en el hombre, inculcándonos roles de género y normalizando desde pequeños comportamientos altamente peligrosos en un futuro. Los insultos de esos alumnos a su compañera serán tratados como una simple cosa de niños. Esa “tontería” será excusada, probablemente resulte hasta graciosa. Algo insignificante, de lo que no hay que preocuparse. Hasta que esos niños crezcan, se conviertan en adolescentes quienes han aprendido que insultar a chicas es algo normal. Algo que hace todo el mundo.

Porque la culpa del machismo no está en la mentalidad de cierta gente, nadie nace machista. No está en las personas mayores que se han criado con esos valores más interiorizados. Tampoco reside en la mentalidad de personas pobres o con bajos recursos. Ni en la de personas de raza no blanca, criadas en otros ambientes y realidades.

La culpa de las violaciones o abusos no la tienen ni las mujeres, ni los padres de las víctimas por ser muy permisivos. Por muy sorprendente que parezca, si alguien comete una violación, sólo esa persona es culpable. Y no, los abusadores no son –exculsivamente- gente perturbada, enfermos mentales o locos. Son hombres. “No nos representan a todos, todos los hombres no apoyamos la violencia de género” Pero si dichos violadores no hubieran crecido con valores patriarcales normalizados, no verían ese comportamiento como una opción.

Porque a nadie que respete a las mujeres tanto como respeta a los hombres, a alguien con un pensamiento cien por cien igualitario se le ocurriría ni el mínimo acto en contra del género femenino. Ni un insulto, chiste o comentario. Porque realmente en las mínimas cosas normalizadas en nuestra sociedad reside el machismo.

Si no se lucha por una sociedad en la que se eduque en igualdad, valores y respeto, se está perpetuando la supremacía del género masculino.

Pero ¿qué más da? “No se puede cambiar el comportamiento de un machista, hay que dejarlo estar, es su forma de pensar. Ya aprenderá.”

Tristemente, no se aprende si nadie te enseña.

 

Publicado por

Ignacio Escañuela Romana

Interesado por la filosofía y la economía, que tiendo a mezclar a menudo. Es decir, seguir el lema kantiano: "Sapere Aude".

4 thoughts on “LA EDUCACIÓN PARA ACABAR CON EL MACHISMO”

  1. En este artículo podemos ver como se habla del machismo y de en las situaciones que este se da. Nos dice que en los tiempos que corren no son solo hombres los que ponen a la mujer en un rango más bajo sino que también se da entre propias mujeres.

    Uno de estos casos de machismos lo he podido experimentar yo, siempre me ha gustado el futbol y desde pequeña he practicado este deporte, en mi casa me han apoyado muchísimo y me han dejado ser libres a la hora de hacer lo que me gusta sin prejuicios, a pesar de todo esto mi madre hablaba con muchas mujeres que le contaban que a sus hijas les encantaba el futbol pero que ellas no las dejarían por el simple hecho de ser un deporte más practicado por hombres; Claro está que no son solo mujeres las que excluyen a otras de algunas actividades sino que gran parte de hombres se consideran más aptos; no solo se dan en este tipo de situaciones sino que hay muchas otras en las que ellos se creen superiores a nosotras.
    Yo pienso que para superar este machismo hace falta una base en la educación de tanto niños como niñas desde pequeños, y dejar claro que todos somos iguales y que las persona son libres; Por una parte también pienso que algunos niñ@s son educados en ambientes de este tipo, machistas, y que por ello hay una parte de sociedad que no consigue avanzar. Yo por suerte no he sido educada en un ambiente machista pero pienso que aún se siguen esperando ciertas cosas de una mujer.

    Las personas deben vivir su vida como quieran, sin sentirse juzgadas y que puedan crecer por aquello que quieran y no dependan de nadie. Por suerte creo que en este tema ha habido un gran avance pero que no ha sido zanjado, por lo que todos debemos luchar para que esto desaparezca, avanzar como sociedad y dejar atrás anuncios con roles de género, pensamientos muy antiguos y todo este tipo de aptitudes que dejan a la sociedad estancada.

  2. Al leer este artículo, creo que me está leyendo el pensamiento. Desde que tuve conciencia, siempre por medio audiovisual, del machismo y como consecuencia de esto, la violencia machista, tuve la sensación de que era un problema de educación.
    Opino que la educación familiar es básica para crecer en un ambiente favorable para la igualdad de géneros y oportunidades ante la vida. El gran problema es que desde hace demasiado tiempo la vida giraba en torno al hombre y la mujer era un simple instrumento de trabajo y otras cosas, la cual debía estar siempre al servicio del hombre, basta con fijarse en el dicho “Detrás de todo gran hombre siempre hay una gran mujer”. A veces me pregunto ¿no será al revés?, no será que la mujer ha sostenido a lo largo de la humanidad a todos esos grandes hombres que sin esas grandes olvidadas no hubieran podido ser tan grandes hombres.
    En definitiva, creo que la mejor herramienta para ir acabando o por lo menos paliando esta descompensación es LA EDUCACIÓN en igualdad y en valores. Es de la única forma en la iremos formando una sociedad más justa para todos/as y con la misma igualdad de oportunidades y de méritos.

  3. Hmm it appears like your website ate my first comment (it was super long) so I
    guess I’ll just sum it up what I had written and say, I’m thoroughly enjoying your blog.
    I too am an aspiring blog blogger but I’m still new to everything.
    Do you have any tips for novice blog writers? I’d certainly appreciate it.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *