Prostitución: ¿Legalización o no?. Problema ético.

Ignacio Escañuela Romana.

Veamos varias opiniones y fuentes:

Primera fuente:

«El Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, especialmente Mujeres y Niños (también conocido como el Protocolo contra la trata de personas) es un protocolo de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional»: «En la definición que da el Protocolo contra la trata de personas aparecen tres elementos importantes.
Una Acción: captar, transportar, trasladar, acoger o recibir personas Unos Medios: recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra. Con una finalidad: la explotación. La explotación puede incluir, como mínimo, la
explotación de la prostitución de otros u otra forma de explotación sexual, trabajo forzado o servicios, esclavitud, o prácticas similares a la esclavitud, servidumbre o remoción de órganos».

«Nuestro planteamiento, que parte de nuestra experiencia de trabajo, es coincidente con el informe que, el 27 de septiembre de 2013, GRETA (Grupo de Expertos en lucha contra la Trata de seres humanos del Consejo de Europa) presentó sobre España bajo el nombre “Report concerning the implementation of the Council of Europe Convention on Action against Trafficking in Human Beings by Spain”. Trata de seres humanos y prostitución no son lo mismo, aunque mantengan una relación. La prostitución es una actividad no delictiva, mientras que la trata y el tráfico constituyen delitos»

«Las alternativas legales al ejercicio, dada la diversidad de planteamientos (incluso entre las propias mujeres que, en definitiva, son las más afectadas) no pueden pasar por una única medida legal, sea esta abolicionista o de reglamentación. Cualquiera de estas medidas siempre dejaría al margen a un sector importante de las mujeres que la ejercen, con lo cual entraría en cuestionamiento una justicia que ha de ser siempre universalizable…»

Click to access eticaenclavecotidiana3.pdf

Segunda fuente:

«El método por el que se generan estas deudas esclavizadoras es el siguiente: en sus países de origen, las víctimas de la trata, conocen a una persona que se ofrece a traerlas a España para trabajar; les prometen un futuro mejor, les dicen que tienen contactos, que les ayudarán a encontrar empleo y se ofrecen incluso para adelantarles el dinero del viaje y demás gastos.

Increíblemente …. las personas que se ofrecen como mediadoras en muchísimas ocasiones son miembros de su propia familia por lo que la confían en sus promesas. Cuando llegan a España alguien las recoge para darles ese alojamiento y trabajo tan deseados pero las encierran en clubs y pisos donde las obligan a pagar con sus cuerpos las deudas contraídas sin saberlo.

Una vez allí, sus obligaciones económicas son casi imposibles de saldar…».

https://www.larazon.es/familia/por-que-no-deberiamos-legalizar-la-prostitucion-BD20453398/

Tercera fuente:

«El modelo prohibicionista es Suecia. El país escandinavo hace años que prohibió la práctica a través de un sistema que penaliza, con fuertes multas y también, en ciertos casos, con la cárcel, a los clientes. ¿Cuáles han sido los resultados? Pues no está muy claro. Depende de con quien hable cada uno, puede llegar a conclusiones muy diferentes. Los defensores de la medida aseguran que ha reducido la demanda; algo lógico, porque una medida así dispara los costes de la actividad: no sólo los costes monetarios, sino también el resto.

Enfrente, los críticos aseguran que, tras unos primeros años en los que sí descendió el número de prostitutas en las calles, ya ha vuelto a los niveles previos a la prohibición (en ocasiones, apunta aquí The Economist, enmascarado como «casas de masajes», que proliferan en algunas ciudades). El punto de partida es que siempre habrá mercado para una actividad que ha existido incluso en las sociedades que con más dureza la han perseguido, por lo que merece la pena aceptarlo. Si no, lo que se consigue es la marginalización de las prostitutas … «

«Y si se legaliza, cómo hacerlo. Porque también sobre esto hay controversias. En Holanda, el modelo ha funcionado, más o menos, con una mezcla de legalización en casas y burdeles pero prohibición en las calles. Los críticos aseguran que no se han reducido (incluso han aumentado) las denuncias por trata o actividades delictivas relacionadas con la prostitución. Los defensores aseguran que las chicas están más protegidas y tienen derechos laborales como autónomos».

https://www.libremercado.com/2019-10-13/prostitucion-legalizar-prohibir-claves-1276646189/

Cuarta fuente:

«La socióloga estadounidense Kathleen Barry, quien, no obstante, es una de las autoras y militantes más conocidas de la corriente abolicionista y en su trabajo se ocupa de puntualizar las diferencias. En su libro de 1979 Esclavitud sexual de la mujer, asimila la prostitución a una forma de esclavitud y la define de este modo: «La prostitución es a la vez un síntoma de un orden social injusto y una institución que explota económicamente a las mujeres». Pero rechaza que el poder económico sea la variable causal, ya que quedan sin identificar ni impugnar las dimensiones sexuales del poder11. En un segundo libro, publicado en 1995, renombra la prostitución como «industria del sexo» para dar cuenta del proceso por el cual el sexo se constituye «en lo que no era: una mercancía. (…) La prostitución es la forma más extrema y cristalizada de la explotación sexual, condición política y base de la subordinación de las mujeres». Asimismo, incluye la participación de diversas industrias relacionadas: cadenas hoteleras internacionales, aerolíneas, bares, sex clubs, locales de masajes, burdeles, etc»

«Pateman rechaza comparar la prostitución con un trabajo como cualquiera,  … Pateman hace referencia a Immanuel Kant, para quien la prostitución es convertirse uno mismo en propiedad. En palabras de Kant, «[nadie] es propiedad de sí mismo (…) de ser propiedad de sí mismo, sería entonces una cosa. Al ser una persona no es una cosa sobre la que se pueda tener propiedad alguna. No es posible ser al mismo tiempo cosa y persona, propiedad y propietario».

Contrariamente, y justificando el contrato comercial, Juliano considera que las mujeres prostituidas viven «en situación de especial desventaja y suelen padecer de un déficit de medidas de protección legal e institucional», lo que aumenta su vulnerabilidad y las deja indefensas frente a la arbitrariedad institucional. «

https://nuso.org/articulo/la-prostitucion-debates-politicos-y-eticos/

 

Abramos el debate. Establece una posición con fundamentos éticos. Acude a fuentes filosóficas. Sé capaz de mantener una posición fundada y crítica.

16 thoughts on “Prostitución: ¿Legalización o no?. Problema ético.”

  1. PROSTITUCIÓN
    La legalidad o ilegalidad de la prostitución es un tema bastante conflictivo en nuestra sociedad. Aunque ha existido desde siempre, cada vez hay más polémica sobre esta cuestión.
    Para comenzar, se debe diferenciar entre prostitución y trata de personas. La trata es un grave delito y debería estar más perseguida y vigilada ya que aparte del daño causado a las víctimas, que son engañadas por los proxenetas, es la manera más fácil de lucrarse las mafias junto con el contrabando de drogas. Utilizan a mujer y niños con falsas esperanzas de trabajo para ejercer la prostitución y otros trabajos denigrantes.
    Sin embargo, la prostitución voluntaria no causa ningún mal, debería legalizarse. Las mujeres son libres y pueden decidir qué hacer con su cuerpo. No son usadas como esclavas sexuales ya que ellas mismas han elegido dedicarse a la prostitución y pueden optar a otro trabajo cuando les apetezca, ya que, en la mayoría de los casos, siempre hay otra opción.
    Por otro lado, aceptamos que dos personas tenga sexo sin conocerse de nada, o incluso borrachos en cualquier lugar, pero no aceptamos la prostitución cuando el fin es el mismo: el placer. Solo que en el segundo caso, hay dinero de por medio. Si ambas personas están de acuerdo, no hay ningún problema por el cual la prostitución debe ser ilegal.
    Además, es una fuente de ingresos para mujeres con poca opción de un trabajo bien remunerado y habría mayor control sanitario, por lo que se reducirían las enfermedades venéreas. Si se legaliza, tendrían centros de trabajo más seguros y un reglamento que las regule.
    Aunque sea ilegal, seguirán existiendo las prostitutas clandestinas sometidas a numerosos peligros. De esta manera, estarían más seguras al no tener que trabajar en la ilegalidad y serían tratadas con más respeto por los clientes. Otro argumento es que dejarían de estar marginadas en la sociedad y no tendrían por qué avergonzarse de su trabajo.
    Además, muchas de ellas, aunque pierden el “atractivo” con los años y se ven obligadas a retirarse, abren sus propios negocios debido a los buenos ingresos recibidos. Por lo cual, seguirían trabajando aunque la prostitución como tal les dure pocos años.
    Por lo tanto, si se legaliza, las mujeres serían libres de hacer lo que ellas quisiesen de una manera segura.

  2. El origen de la prostitución como un oficio se remonta al siglo XVIII a.C. , en la antigua Mesopotamia, donde según los registros históricos existían ciertas «leyes» de protección sobre las mujeres que ejercían esta profesión. El Código de Hammurabi, ya regulaba los derechos de herencia de todas las prostitutas.

    Esta labor inicialmente podría subyacer en las necesidades económicas de las personas que la ejercen, no obstante, en la actualidad existen las prostitutas conocidas como «prostitutas de alto standing», que cobran elevadas cifras monetarias por cada servicio realizado. Esto no ocurre únicamente con las mujeres a pesar de que suele mencionarse solo al colectivo femenino, los hombres también ejercen dicho empleo.

    El problema ético posee su centro fundamentalmente en la innegable claudicación cometida por las personas inmersas en este ámbito. La frivolización del ser humano ante el hecho de considerar a las personas como objetos por los que puede satisfacer sus necesidades , así como la «subastación» de un cuerpo a cambio de dinero o bienes materiales , son aspectos sobre los cuales los Derechos Humanos presentan una fuerte animadversión.

    Sin embargo, algunos países consideran la idea tanto de la legalización como la regulación de la prostitución factibles, en orden proteger los derechos de quien la ejerce y también en consecuencia de la pervivencia de esta a lo largo de la historia, sumada a las elevadas tasas de práctica a pesar de su prohibición.

    Situándonos en la concepción que tienen algunos filósofos sobre esta cuestión de índole ética, podríamos encontrar una resolución en aquello alegado por Kant. Este difiere entre ser y objeto, entre medio y fin. Sostiene que la prostitución es una transformación del ser en un medio para conseguir un fin, cosificando a la humanidad por una parte para la obtención de la satisfacción lujuriosa (por el cliente) , y por otra parte del beneficio económico (del ejerciente). La conclusión kantiana extraída es la siguiente: «Una persona no es una cosa sobre la que se pueda tener propiedad alguna. No es posible ser al mismo tiempo cosa y persona, propiedad y propietario.»

    Bajo mi punto de vista, prostituirse es someterse a una esclavitud sexual independientemente de las razones por las que practiques dicho cometido. No considero la prostitución como un trabajo,puesto que no hay dignidad en su ejercicio, además de atentar contra la salud mental y física de quienes la ejercen. Tiranizaría de hecho, a los clientes que acuden en busca de estos servicios puesto que no existe mayor vileza que utilizar a una persona como fuente de satisfacción de deseos y aún más, incluso propugno que la prostitución se trata de una violación consentida ya que al aceptar mantener relaciones sexuales con la finalidad de obtener dinero pierdes la propiedad sobre tu cuerpo, que pasa a ser un objeto momentáneo del cliente. Esto sería análogo a mantener relaciones sexuales bajo el consumo de estupefacientes, lo que hace que tu facultad de decisión se vea limitada; y es así como también se ve limitada la facultad de decisión de las personas que ejercen la prostitución al existir cierto pragmatismo, ya sea por la pobreza, o por obligación.Y por ende, en la misma línea de razonamiento kantiana, las personas que estén de acuerdo con la legalización de la prostitución, estarían de acuerdo entonces en legalizar el tráfico de órganos, pues es exactamente lo mismo: ofrecer parte de tu cuerpo a cambio de beneficio monetario.

    Reitero en que la prostitución ni si quiera es resguardada por los Derechos Humanos, es un acto insano que debería ser suprimido en todos los países, castigando tanto el hecho de ejercerla como el hecho de acudir a sus servicios. En especial, sancionaría en mayor medida a los clientes, puesto que si no hay clientes que requieran ni soliciten dichos servicios, el trabajo no podría ser ejercido, acabando así por un lado con las mafias que utilizan esto como mina de ingresos y mantiene de manera pésima las condiciones de las personas obligadas por estas a practicar la prostitución; y también con el atentado físico y psicológico que sufren las personas en este ámbito.

  3. Por una parte hay ciertos filósofos que están de acuerdo en la prostitución como una profesión siempre que no exista esclavitud o explotación ya que la mayoría de las prostitutas lo hacen bajo la autoridad de un proxeneta que las tiene sometidas a terribles condiciones. La mayoría de ellas se dedican a la prostitucion debido a su baja situación económica y no por una búsqueda de placer.
    Por otra parte la cual me decanto más es que según Kant no debería utilizarse a las personas como objetos. Realmente no somos libres de tomar esta decisión ya que su práctica se debe a la precariedad y a la necesidad. La legalización supondría trasladar el mensaje a niños y adolescentes hombres de que pueden comprar mujeres para satisfacer sus necesidades sexuales, por ello la mujer sería tratada como a un simple objeto. No solo se trata de que los hombres satisfagan sus necesidades, sino de que lo hagan a costa del bienestar de las mujeres y de la compra de su sexualidad. La mujer pierde decisión autónoma sobre si misma. Nos encontramos ante el principio de no-instrumentalización, esto es, de no convertir a la persona en medio para un fin. En esta decisión están en juego el valor que tiene el cuerpo para las personas y para el derecho y los límites entre lo digno y lo indigno. La cuestión no es saber si el contrato comercial que canjea un servicio sexual a cambio de dinero estaría consentido o no sino saber si queremos un mundo donde todo se pague.

  4. Por una parte pienso que debería legalizar la prostitución y por otra parte no.
    Por la parte que la prostitución debería ser legal, es porque las personas que lo hacen (pienso que hay más mujeres que hombres en la prostitución), es porque no han conseguido trabajo en ningún sitio, y tiene que mantenerse, en el caso que tenga familia, tendría que mantener a la familia, etc.
    Relacionándolo filosóficamente, Platón diría haz lo que está bien para ti, haz lo que te haga más feliz, es decir, si para esa persona está bien la prostitución, se siente bien, y no tiene que pensar en el que dirá.
    Y también diría que tienes derecho a todo lo que tu quieres hacer.

    Pero por otra parte la prostitución no debería ser legal, ya que con los actos de la prostitución, producen enfermedades, ya que no tienen métodos de precaución, también, estaría mal visto por la sociedad, ya que la sociedad no ve bien que las personas se prostituyan, porque hay personas que se prostituyen cerca de colegios, en los campos, etc donde pasan los niños, más chicos, y tiran al suelo los desechos.
    También, que estarías utilizando a otra persona, es decir, seria como un/a esclavo/a.
    Relacionándolo filosóficamente, Aristóteles diría que no a la prostitución, porque las personas que lo hacen, lo están haciendo para satisfacerse sus necesidades, para sentir placer y ser feliz, y estarías utilizando a otra persona para conseguir lo que tu quieres.

    En conclusión, la prostitución la legalice o no la legalice, se va seguir haciendo, aunque la sociedad lo vea bien o lo vea mal.
    La prostitución es una cosa fue difícil de hablar.
    La verdad, que no sabía que decir ante esta situación, porque es muy difícil hablar sobre esto, ha ocurrido desde siempre, y que actualmente también pasa.

  5. La legalización de la prostitución es un tema bastante polémico en la actualidad. En mi opinión, es prácticamente imposible acabar con ello en la actualidad, como ya se ha comprobado en países como Suecia, donde a pesar de su ilegalización , el problema no se ha resuelto.
    La prostitución no me parece algo positivo de ninguna manera: suponiendo que las que ejercen lo hacen voluntariamente, me parece denigrante, ya que dichas mujeres son tratadas como objetos.
    Algunas personas piensan que las prostitutas se dedican a ello para ganar dinero, porque no tienen otra opción. Este argumento no me parece válido, ya que siempre hay otras opciones antes que vender tu propio cuerpo.
    Además, muchas de las mujeres que están siendo explotadas en los prostíbulos, han sido obligadas a ejercer debido a que otros las han engañado, lo cual es aún peor.
    Por todo esto para mí, sin ninguna duda, la prostitución debería ser ilegal. Ahlra bien, ¿desaparecería la prostitución por completo? Actualmente es muy probable que no, lo que significa que no hay suficiente control sobre el país, y eso es lo que debe mejorar.

  6. El debate sobre legalizar la prostitución o su abolición lleva acompañando a la humanidad desde hace mucho tiempo, lo que quiere decir que es un problema que no tiene fácil solución.
    En el primer texto se recoge la idea de que la trata de seres humanos y la prostitución son cosas diferentes. Además, indica que no puede haber una única medida legal ya que excluiría a ciertas mujeres por lo que esta justicia debe ser siempre universal, como decía Platón.
    Por otro lado, la trata de mujeres en mafias y la esclavitud sexual se tendría que eliminar de manera internacional ya que en el siglo XXI es inaceptable este tipo de actividad delictiva.
    Por otra parte, cómo decía Sócrates se debería establecer un marco legal claro donde sean escuchadas las mujeres que se dedican a la prostitución de forma libre. Y quedar amparadas para que sin ningún tipo de presión puedan ejercer una profesión.
    La opinión del filósofo Kant en este debate sería clara: los humanos nunca deben usarse simplemente como medios para un fin, sino ser un fin; Por lo que la prostitución no trata a las mujeres como fines sino como medio para llegar a un objetivo, de esta manera Kant condenaría esta práctica.
    Mi opinión al respecto sería crear un marco legislativo diversificado para así poder evitar que las mujeres sean esclavizadas por mafias, y además que ayude a aquellas mujeres que deseen ejercer esta profesión de forma libre. En definitiva, asegurar la libertad de las mujeres en la toma de sus decisiones y eliminar la trata de personas y la esclavitud.

  7. la prostitución es un mal endémico de la sociedad, es intrínseca a la raza humana desde que existen el hombre y la mujer. Ese instinto, tan animal como macabramente racional, lleva al hombre a someter a la mujer por una cuestión de dominio, ambición y desprecio hacia un «ser inferior». El hombre, en más casos de los deseados, considera a la mujer como un objeto necesario al servicio de su merecida existencia. Todo esto desemboca en una palabra tan deleznable como usual: la prostitución. Por tanto, aquí hablamos, en la mayor parte de los casos, de una historia de verdugos y víctimas. Es por ello, que mi posición, en este asunto, es muy clara: la abolición. Para mí , es la única opción que dignifica a las víctimas(prostitutas) y criminaliza a los verdugos («clientes» y proxenetas). En el caso de la prohibición, estaríamos tratando por igual a víctimas y a verdugos, ya que, al fin y al cabo, ambas partes estarían incurriendo en delito. Esto denigraría aún más a la mujer. Con respecto a la legalización, aunque daría más seguridad a gran parte de las mujeres que ejercieran la prostitución, estaría reconociendo como necesaria una actividad que va contra la dignidad de la mujer, y estaría normalizando el patriarcado como modelo social loable.

  8. La prostitución es mantener relaciones sexuales con otra persona a cambio de dinero.
    Está estrechamente relacionada con la trata de personas pero no es lo mismo, la prostitución no tiene obligatoriamente que ser trata de seres humanos. Lo que hay que ver es si las situaciones desfavorables en las que se encuentran las prostitutas convierte directamente a la persona que contrata en un comerciante de personas. En mi opinión hay muchas personas que se encuentran que se encuentran en situaciones igualmente desfavorables y tienen trabajos muy precarios y no está tan mal visto como la prostitución. Entonces si se considera la prostitución ilegal por este último hecho citado de situación desfavorable también habría que hacerlo con todos los trabajos que se aprovechan de la situación desfavorable de personas.
    Por último considero que la trata de personas engañadas y prostituidas a la fuerza debería de estar totalmente penada. También estoy de acuerdo en lo que dice Kant en la cuarta fuente de que no se puede ser cosa y persona pero hay que mirar la realidad y esta es que la prostitución va a seguir dándose, el Estado debería de darle algún tipo de amparo que le asegure una jubilación por ejemplo, que jamás podría tener si es considerada una actividad totalmente clandestina.

  9. DISERTACIÓN SOBRE LA PROSTITUCIÓN:
    La prostitución se ha realizado durante muchos siglos y su origen se encuentra en Babilonia, en el III milenio a.C. Este trabajo responde al impulso fundamental del ser humano hacia el placer a través del sexo. Algo en lo que todos estamos de acuerdo, es que existe desde hace siglos y que es imposible de erradicar, en lo que no, es en decidir si es ético y debe legalizarse o si por el contrario, no lo es y debe prohibirse.
    Antes de condenar o no la prostitución, debemos informarnos para poder tener una visión objetiva y que no esté influenciada por las opiniones de los demás.
    ¿Qué es la prostitución? Según la rae, la definición es “la actividad de quien mantiene relaciones sexuales con otras personas a cambio de dinero”. De acuerdo a esta definición es un trabajo a cambio de dinero, como cualquier profesión, a excepción de dos palabras “relaciones sexuales”.
    Dependiendo de la ética de cada uno se puede pensar que es moral trabajar en un trabajo aunque éste implique el uso del cuerpo, si al hacerlo nadie nos obliga, es decir, se hace de manera voluntaria, durante el tiempo y modo establecido por los implicados, sin ningún tipo de agresión o coacción, por acuerdo (Ralws).
    Por el contrario, muchas personas piensan que es inmoral vender tu cuerpo a cambio de dinero y que es un trabajo vejatorio en el que quienes se prostituyen son tratados como objetos y usados como tal, pero vender el cuerpo sería esclavitud. ¿O acaso venden su cuerpo las modelos que posan en miles de revistas en ropa interior o los fisioterapeutas que usan parte de su cuerpo y contacto físico para trabajar?
    Según la socióloga estadounidense Kathleen Barry, una de las autoras y militantes más conocidas de la corriente abolicionista, en su libro Esclavitud sexual de la mujer, afirma que “la prostitución es a la vez un síntoma de un orden social injusto y una institución que explota económicamente a las mujeres” y renombra a la prostitución como una “industria del sexo”.
    A su vez, Pateman rechaza la prostitución como un trabajo cualquiera.
    Para Kant “la prostitución es convertirse uno mismo en propiedad”.
    Juliano considera que las prostitutas “viven en situación de especial desventaja y suelen padecer de un déficit de medidas de protección legal e institucional”
    Cuando se habla de prostitución, lo que sí se prohíbe y se persigue con la justicia y éticamente todos deberíamos rechazar, es la trata de personas, es decir, captar, trasportar o trasladar a personas recurriendo a amenazas, al uso de la fuerza o cualquier forma de coacción o abuso de poder ante una situación de vulnerabilidad o a deudas contraídas por el engaño para su posterior “esclavitud”. En esto todos estamos de acuerdo: “la trata de seres humanos y prostitución no son lo mismo, aunque mantengan una relación. La prostitución es una actividad no delictiva, mientras que la trata y el tráfico constituyen delitos”.
    Con todo esto, no encuentro motivos éticos, más allá de los de uno mismo, para abolir la prostitución. Lo que se trata es de saber si estamos de acuerdo con una prostitución legalizada con unas normas, requisitos o acuerdos como cualquier trabajo sin que conlleve ninguna degradación de la persona, porque no estaría bien decidir que como mi ética me dice que no me gusta ese trabajo o manera de vivir lo rechazo. Lo cual no sería una postura coherente porque si no me gustase el fútbol, la limpieza de alcantarillado… o cualquier otro oficio no puedo prohibirlo sin justificación moral.
    Hay países que han legalizado la prostitución como Holanda, donde los críticos aseguran que no sólo no se ha reducido, sino que incluso ha aumentado la trata de personas, en cambio los defensores aseguran que las chicas están más protegidas y tienen derechos laborales.
    Otros países como Suecia, han prohibido esta actividad. En este caso, los defensores, aseguran que se ha reducido la demanda. Pero los críticos, por su parte, afirman que sólo descendió los primeros años el número de prostitutas en las calles, pero que ya ha vuelto a los niveles previos a la prohibición. Sin embargo, viendo que la prostitución es muy difícil de erradicar porque ha existido incluso en las sociedades que con más dureza la han perseguido, no estaría mal aceptarlo, si no lo que conseguimos es marginar a las prostitutas.
    Según mi opinión personal y basándome en todos los argumentos, pienso que mi ética personal no me permitiría ejercer la prostitución y me cuesta trabajo entender que alguien quiera dedicarse a eso, antes realizaría cualquier tipo de trabajo. Sin embargo, esto no quita que yo respete a los que se dedican a esta profesión siempre y cuando sea algo voluntario y sin degradación de la persona por parte de nadie. Pienso que todos tenemos nuestra opinión con respecto a este tema, pero que debemos de respetar las opiniones diferentes de cada uno y su manera de vivir o trabajar, siempre que nadie salga perjudicado.
    Trabajar sobre este tema me ha proporcionado mucha información sobre él y me ha ayudado a entenderlo un poco. Así como también, a construir una opinión basada en argumentos y opiniones diversas. Pienso que se deberían realizar más disertaciones sobre temas diversos, porque te ayuda a madurar, a saber cómo eres y razonar y buscar tu propia opinión sin influencias externas.
    Bibliografía: http://cuadernosdefilosofia.blogspot.com/2014/03/la-prostitucion.html?m=1
    https://blogsaverroes.juntadeandalucia.es/filosofiaendebate/2019/11/20/prostitucion-legalizacion-o-no-problema-etico/
    https://nuso.org/articulo/la-prostitucion-debates-politicos-y-eticos/
    Laura Camacho Iglesias

  10. Para empezar aclarar que la prostitución es la venta de personas que tienen relaciones sexuales a cambio de dinero.
    Sócrates estaría de acuerdo con la primera fuente debido a que el decía que lo que había que hacer era cumplir la ley y si hay una ley como la nombrada en la primera fuente no estaría de acuerdo con legalizar la prostitución.
    Yo opino que no debería legalizarse debido a que si se legaliza es mucho mas fácil la trata de personas, ademas decir que en nuestra sociedad estamos luchando para conseguir la igualdad entre hombres y mujeres y no sería nada lógico legalizarlo porque en la prostitución se trata a una mujer como un objeto a cambio de dinero y muchas veces a cambio de su voluntad esto produce que se infravalore mucho a la mujer

  11. Hoy en día la prostitución en españa es un gran debate que poca gente da una respuesta lógica ya que mucha gente está a favor y otras tantas están en contra. Para mi la prostitución deber ser legalizada ya que alfin y al cabo en España esta ‘alegalizada’ es decir que no es legal ni ilegal entonces para mi por esta simple razón ya debe ser legal, también hay que comentar que la prostitución es un trabajo que se ha estado haciendo toda la vida y se va a seguir haciendo por mucho que la ilegalizen y para que estén la mujeres que se meten en la prostitución en malas condiciones de trabajo y rozan la trata de mujeres prefiero que este legalizada para que todas puedan tener contratos, que puedan tener servicios públicos, bajas por maternidad o simplemente que se les reconozca como un trabajo igual de otro e igual de digno que por ejemplo cartero, camarero o campesino. Y además que hay ejemplos como los de Holanda que la prostitución es legal y esta bastante bien regula. También que yo soy una persona que piensa que todos debemos hacer lo que queremos, cuando queramos y sino queremos pues no lo hago entonces ¿por que una mujer no va a poder prostituirse si quiere? si verdaderamente esa mujer es libre de hacer lo que quiera, también es libre de hacer lo que quiera con su cuerpo Hoy, Mañana y Siempre.

  12. La prostitución, es un tema muy debatido actualmente en la sociedad debido a que hay muchas opiniones de legalizarla o ilegalizarla.
    Bajo mi punto de vista creo que lo mas correcto seria ilegalizar la prostitución por diversos motivos. En primer lugar la industria de la prostitución legalizada y despenalizada es una de las causas clave del tráfico de mujeres con fines de explotación sexual por lo que muchas mujeres son separadas de su país de origen por personas que le prometen puestos de trabajos con buenos ingresos y seguridad y al final son llevadas a clubes donde son obligadas a ejercer la prostitución. Por otro lado, la legalización, supuestamente, iba a sacar a las mujeres prostituidas de la calle. Muchas mujeres no quieren registrarse ni someterse a revisiones médicas, tal y como lo requiere la ley en ciertos países en los que se ha legalizado la prostitución. Por otro lado, la legalización a menudo las conduce a la prostitución de la calle. Además, muchas mujeres eligen la prostitución de calle porque quieren evitar ser controladas y explotadas por los nuevos »hombres de negocios» de la industria del sexo. Un sistema basado en la legalización de la prostitución en el que se obligue a las mujeres, y no a los clientes, a chequeos y certificados de salud es descaradamente discriminatorio para las mujeres. Los chequeos de salud que son »sólo para mujeres» no tienen ningún sentido a nivel de salud pública porque controlar a las mujeres prostituidas no las protege del SIDA o de las ETS, ya que los hombres pueden transmitir, y en un principio son los que transmiten, las enfermedades a las mujeres. Muchas mujeres dicen que no es una profesión, es humillante y es una forma de violencia masculina. Muchas mujeres no quieren que sus hijos, familia o amigos tuvieran que ganar dinero a través de la industria del sexo.»La prostitución despoja de la vida, de la salud, de todo».
    En muchos casos la prostitución puede acabar en violencia de genero y no hay derecho que un hombre juegue con el cuerpo de una mujer.

  13. PROSTITUCIÓN: ¿LEGALIZACIÓN O NO? PROBLEMA ÉTICO
    Después de leer el artículo recogido en el blog de Ignacio Escañuela, me ha parecido interesante navegar por la web para poder informarme de otras opiniones. En esta ocasión quiero empezar con el título de un artículo recogido en el Diario.es (Región de Murcia).
    CONTRA LA PROSTITUCIÓN, NO CONTRA LAS PROSTITUTAS.
    De este título se desprenden varias opiniones que considero oportunas expresar.
    Por un lado creo que uno es consecuencia de lo otro, me explico, quiero lanzar una pregunta al respecto, ¿Podría haber prostitución sin prostitutas? Creo que ambos son conceptos que van unidos desde el principio, no parece lógico que uno pueda existir sin el otro, aunque el concepto prostitución se pueda aplicar a otros aspectos de la vida (prostitución política, prostitución laboral, etc..).
    Por otro lado si estoy en contra de la prostitución ¿qué papel juegan las prostitutas?, es decir, ¿qué tipo de trabajo es el que desarrollan?, si esto no está claro, su situación laboral no podría estar regularizada y siempre estarían como están ahora, es decir, desamparadas normativamente y legalmente.
    Si atiendo a la última parte del título del artículo, me siento un poco hipócrita cuando decimos que no estamos en contra de las prostitutas, esto que quiere decir, que ¿no me importa que convivan en nuestra sociedad? ¿Qué me da igual en la situación en la que viven a diario?. Estoy en contra de todo esto, si digo a favor de las prostitutas, indirectamente estoy a favor de su legalización, porque quiero prostitutas en condiciones higiénicas favorables, con una situación laboral reglamentada, con sus derechos como trabajadora, aceptadas socialmente por la sociedad, lo que no puedo es estar a favor y dejarlas en la situación en la que viven, si tiene que ser de este modo, no estoy a favor de las prostitutas. Quiero considerarlas como unas trabajadoras más, sin rechazos, sin abusos y sin que tengan que ser raptadas de sus países y engañadas para ejercer esta profesión ya que eso les crea una dependencia de sus raptores que en muchos casos terminan de manera trágica.
    Para resumir, tengo que decir que estoy de acuerdo con este título siempre que ambos conceptos se traten de manera responsable y sobre todo que se piense que estamos hablando de personas.
    Artículo: Por la legalización de la prostitución. Juan Morillo Bentué

  14. La discusión sobre la legalización o no de la prostitución es un asunto debatido desde hace bastante tiempo en el cual hay gran diversidad de opinión.
    Bajo mi punto de vista, el tema que se trata en este artículo considero es bastante importante y que se debería tratar con mucha delicadeza.
    Después de leer atentamente todas las fuentes proporcionadas en él, he de decir que me siento algo identificada con alguna de ellas.
    Yo personalmente me posiciono en contra de la legalización de la prostitución. Considero que aunque las mujeres sigan eligiendo este ‘’oficio’’ voluntariamente no es en realidad lo que ellas quieren, son utilizadas como un objeto hecho solo y únicamente para la satisfacción de otros, se está comercializando con ellas.
    Hay que destacar que las condiciones en las que estas mujeres trabajan son a veces infrahumanas, se exponen a grandes riesgos de salud y muchos otros, además de ser usadas al igual que un objeto o como una mercancía como bien dice Kathleen, con la que coincido en gran parte de pensamientos; se le da muy poca remuneración económica y valor a estas mujeres.
    Si la legalizáramos sería un beneficio para la industria del sexo, los proxenetas… despenalizarían toda la industria del sexo y provocaría la expansión de esta.
    Aunque Suecia este en contra de esto, al igual que yo, encuentro que hay algunos puntos en los que discrepamos; poner multas a las prostitutas no es la solución, la culpa de esto la tienen en gran parte las personas que acuden a ellas o los dueños del comercio, ya que la mayoría de estas ‘’trabajadoras’’ lo hacen por una gran necesidad.
    En conclusión, para que la prostitución se vaya reduciendo cada vez más y vaya desapareciendo, debemos darles a estas mujeres el valor que se merecen y ayudar a su inclusión en el mundo laboral, para que así puedan encontrar un trabajo donde se le valore y remunere adecuadamente sin tener que ser objeto de disfrute de nadie.

  15. Aristóteles nos diría que lo más justo seria lo socialmente positivo, ¿pero es positivo que una mujer tenga vender su cuerpo para saldar dedudas que a veces ni ella misma sabía que tendría que saldar?

    Pero Platón nos diría que cada uno debe ocupar el lugar que le corresponde, una mujer no tiene el deber de tener que vender su cuerpo, por tanto ella no debería de ocupar ese lugar.

    La prostitución es una profesión no legal, la cual no la cubre la seguridad social y eso es muy perjudicial para las personas que la llevan a cabo. Yo creo que las personas que ejercen ese oficio es por necesidad y deberian de ser llevadas ante un tribunal, estudiar su caso y poder ayudarle a que siga adelante sin que tenga que desempeñar esa labor.

    Según el portal de internet Feminicidios.net, entre el 68% y 80% de las mujeres que ejercen la prostitución han sido violadas, por lo tanto va contra las leyes humanas
    https://www.20minutos.es/noticia/1833293/0/prostitutas/asesinadas/espana/

    Otro gran problema que supone esta practica es la transmisión de enfermedades sexuales, por la poca higiene y cuidados que reciben los trabajadores/as
    https://sites.google.com/site/laprostitucionenmipais/emfermedades-que-trae

    Yo, personalmente, estoy en contra de la legalización de la prostitución ya que me parece inhumano que una persona tenga que venderse para poder sobrevivir, y menos cuando, como a veces pasa, vienen engañadas. Después de todo esto son maltratadas y humilladas y nadie merece eso.

  16. PROSTITUCIÓN: ¿LEGALIZACIÓN O NO? PROBLEMA ÉTICO

    Una vez que ya me informado un poco más de lo que estaba, sobre este tema, mi opinión está también más informada y por supuesto más clara, quizás porque es solo una opinión, en cualquier caso, debo pronunciarme.
    La prostitución. La llamada profesión más antigua de la humanidad, ha sido hace muchos años también tema de debates y sobre todo de posturas enfrentadas, lo que si tengo claro a día de hoy es que aún en muchos países aún no se ha llegado a un consenso sobre este tema.
    “Si se tuviera que resumir todo el liberalismo en una sola idea ésta sería que cada ser humano es propietario absoluto de sí mismo. Esto significa que cada persona debe ser la única que tome decisiones sobre su vida y sus propiedades, entre ellas su cuerpo” (artículo: Por la legalización de la prostitución. Juan Morillo Bentué).
    Si atendemos a esta postura creo firmemente en la legalización de la prostitución ya que yo también soy de que las personas que piensan que cada uno/una, debe ejercer su derecho libremente a poder hacer con su cuerpo lo que crea oportuno siempre que nadie intervenga en su libre decisión.
    Aunque como también nos dice este autor en el citado artículo “algunos nos intentan convencer de la necesidad de la ilegalización con el argumento de que la prostituta realmente no quiere hacer ese trabajo y está explotada” y es precisamente por esto, por la explotación de las personas, por lo que me posiciono a favor de una legalización adecuada de la prostitución. Una legalización en la que se recojan todos los derechos de sus trabajadoras y sus deberes, es decir, como cualquier ciudadano de cualquier país.
    Creo que hay que decir ¡basta! a la trata de personas que se lleva a cabo en este oficio, ¡basta¡ de considerar a este colectivo como personas sucias, sin cultura e indeseables, es decir, la no discriminación social a la que se ven sometidas.
    Es por todo esto que quisiera que a quienes le correspondieran, se reunieran para tratar este tema como merece y pudieran encontrar una solución que acabase con muchos problemas que derivan de la prostitución.
    Realmente no sé si hay una solución justa para poder contentar a todos pero mientras tanto hay muchísimas mujeres, fundamentalmente, en las calles de todos los países pasando muchas calamidades y esperando que su situación se normalice.

    Artículo: Por la legalización de la prostitución. Juan Morillo Bentué

    LUCÍA DE LA ROSA SALAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *