El «PIN» parental: el debate.

Ignacio Escañuela Romana.

Fuente utilizada:

http://www.rtve.es/noticias/20200123/pin-parental-quiere-vox-colegios-implica-para-ninos-lgtb/1995665.shtml

¿Qué es el «pin parental»?. En principio es una solicitud a los padres/madres o tutores legales desde los directores/as de centros educativos: donde los primeros  tendrían la posibilidad de dar su autorización expresa para que sus hijos/as menores de edad participen en actividades del siguiente perfil. Materia, charla, taller o actividad que afectase a cuestiones morales socialmente controvertidas o sobre la sexualidad, que pudieran resultar intrusivas para la conciencia y la intimidad de los menores.

El Gobierno de España ha enviado un requerimiento a Murcia (quien ha dispuesto esta medida) para que retirase la medida y ha anunciado que la recurrirá.

Ministra de Educación: «No hablamos de actividades voluntarias (…) sino de actividades complementarias que configuran un currículum básico» que son «de obligado cumplimiento». Es decir, una actividad extraescolar necesita de consentimiento paternal, pero si está en el horario lectivo, siendo curriculares, no. Serían obligatorias y evaluables.

El artículo 27 de la Constitución: «la educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales».

Veamos un caso de otro país.

Fuente: https://statutes.capitol.texas.gov/Docs/ED/htm/ED.26.htm

«Sec. 26.010. EXEMPTION FROM INSTRUCTION. (a) A parent is entitled to remove the parent’s child temporarily from a class or other school activity that conflicts with the parent’s religious or moral beliefs if the parent presents or delivers to the teacher of the parent’s child a written statement authorizing the removal of the child from the class or other school activity. A parent is not entitled to remove the parent’s child from a class or other school activity to avoid a test or to prevent the child from taking a subject for an entire semester.

(b) This section does not exempt a child from satisfying grade level or graduation requirements in a manner acceptable to the school district and the agency».

 

En consecuencia:

¿Qué derechos/ obligaciones están implicados en este tema?: ¿Derechos del menor?, ¿derechos de los padres?, ¿poderes del Estado?.

¿Estás a favor o en contra de este derecho de los padres/ madres?. Razona la respuesta.

Publicado por

Ignacio Escañuela Romana

Interesado por la filosofía y la economía, que tiendo a mezclar a menudo. Es decir, seguir el lema kantiano: "Sapere Aude".

7 thoughts on “El «PIN» parental: el debate.”

  1. EL PIN PARENTAL
    No estoy de acuerdo con esta medida ni con la forma en la que se pretende llevar a cabo. Es cierto que al ser menores de edad, los padres tienen el derecho a decidir sobre la educación que su hijo recibe. Pero aceptar esta medida significaría, que ningún alumno podría decidir e informarse sobre determinados temas, independientemente de la opinión de sus padres. ¿No se les debería dar a esos alumnos la posibilidad de pensar de forma diferente?
    Si los niños no reciben educación sexual, o sobre feminismo e igualdad en sus casas, ni en las escuelas, les estamos condenando a crecer en un entorno hostil hacia ellos mismos y hacia los demás. Nuestra sociedad está cambiando, y como ciudadanos debemos plantearnos que rumbo queremos que tome. En mi opinión, un alumno no solo debería contar con la opinión de sus padres, sino que debe explorar distintas ideas actuales y decidir por sí mismo que apoyar y que no.
    Por otro lado, estoy de acuerdo con la idea de informar previamente a los padres de las actividades que van a realizarse en el centro. Posiblemente provocaría que estos les dieran su opinión con experiencia, pero nunca impidiendo que aprendan sobre temas sociales, siempre que sea de manera objetiva.
    Ya que sí es cierto, que no siempre las charlas educativas son impartidas por personas con una opinión neutra. Los centros educativos deben controlar que las personas que las imparten están preparadas y capacitadas para ello y dan la información sin tratar de convencer a los alumnos.
    En conclusión, está claro que los niños de hoy serán los líderes del futuro. Lo mejor que puede hacer un padre por sus hijos es informarse sobre su educación pero siempre ofreciéndoles la posibilidad de formarse su propia opinión.

    Blaca Díaz Clavijo 4ºA

  2. PIN PARENTAL
    Estoy en contra del pin parental y con lo que se quiere llegar con esto. Los padres tienen todo el derecho de conocer la educación que sus hijos están recibiendo en los centros educativos, saber los temas de los que se trata y de los que ellos aprenden, ya que se hacen actividades como charlas en las que se tratan sobre distintos temas con personas que pueden dar su opinión personal y pueden afectar la opinión de cada niño dependiendo de la opinión que sus padres les hayan dado o la única versión que quieren que tengan o escuchen sobre un tema determinado.
    Si aceptamos esta medida significaría que estaríamos apoyando que los niños solo tuviesen el conocimiento de un solo punto de vista, el de sus padres y que no podrían informarse sobre otros distintos. Aunque la decisión esté en manos de los padres, los niños deben tener su propio pensamiento con un argumento razonable aunque sea totalmente distinto al de ellos. Ya que nuestra sociedad está avanzando debemos plantearnos que cada persona es libre de pensar cualquier cosa independientemente de lo que piensen los demás, en este caso los padres. Si los niños no son informados sobre temas como el feminismo o sobre la igualdad, ¿de qué nos sirve que nuestra sociedad avance?
    En consecuencia, los padres pueden tomar la decisión de si un hijo puede o no hacer cualquier actividad; pero no estoy de acuerdo con que quieran tomar la decisión de que sus hijos puedan pensar de una manera u otra porque ellos tengan una opinión diferente. Como he dicho antes, cada uno es libre de pensar como quiera.

  3. Sin ninguna duda, pienso que hasta una cierta edad, son los padres los que deciden por sus hijos en muchos aspectos.
    Ahora bien, es totalmente necesario que tanto niños como adultos estén informados de temas actuales como el machismo o la homosexualidad, entre otros.
    En mi opinión, los padres son los responsables de que sus hijos sepan sobre estos temas. Es en casa donde se inculcan los valores como el respeto. Por esta razón, también pienso que por mucho que en una charla en el colegio o instituto se les enseñe a los niños a respetar a todas las personas por igual, si en casa te inculcan valores contrarios, la charla sería totalmente inútil.
    Aún así, no está nada mal que en alguna hora lectiva se den charlas a los niños, y siempre y cuando estas sean informativas, los niños deben asistir y escucharlas.Pienso que los padres deben decidir si sus hijos acuden a una charla sólo si en esta se impone una forma de pensar, ya que pasaría de ser dar información a adoctrinar. Por ello, desde colegios e institutos se debe controlar que las personas que den dichas charlas se limiten sólo a dar información, y no a imponer sus ideas.
    En conclusión, el PIN parental me parece una medida absurda, porque ningún padre o madre debe prohibir que sus hijos estén informados, ya que es un derecho básico. Todos tenemos el derecho de estar informados y de crear nuestra propia opinión.

  4. PIN PARENTAL:
    Esta medida implantada en Murcia creo que es una buena idea para darle a los niños la educación que se merecen. Hoy en día vivimos en una sociedad en la cual hay que estar informado de todos los temas, en especial aquellos que corresponden a la formación tanto cultural como moral de los menores. Estas charlas y talleres impartidas en centros educativos tienen el valor de informar y enseñar lo «correcto».
    Aquí es donde aparece el problema ya que muchos de estos actos escolares no solo tienen ese valor, si no que se usa en la mayoría de los casos para impartir una lección con el fin de convencer y no de enseñar. Toda actividad debería ser previamente consultada con sus padres o tutores legales, y estos decidir si dicha actividad es correspondiente o adecuada para la enseñanza de sus hijos . También he de decir que otras actividades enseñan lo correcto le pese a quien le pese como por ejemplo , temas actuales sobre el machismo y el incremento del pensamiento feminista . De nuevo vuelve a surgir un nuevo problema debido a que el que imparte los talleres tendría que tener una ideología neutra , cosa que no suele ocurrir y aunque no nos demos cuenta siempre lo dicen bajo su punto de vista , es decir que de una manera u de otra te están diciendo el que y el como tienes que hacer las cosas sin antes ofrecerte otras opciones. Esta es la verdadera dificultad en la que nos encontramos: la persona que decide si una charla es apta o no es el director del centro cuya respuesta, aunque aparte sus ideales siempre va a estar a favor de ellos. Cuando se dice que los niños tienen que tener libertad en parte, a elegir su propia educación es falso porque solo se le da esa enseñanza dependiendo del ideal del director o de su equipo educativo. Esto va en contra de los derechos del alumno y de los padres los cuales tomarían la decisión correcta o no, pero esa es su responsabilidad y de ellos dependería si sus hijos cuando sean adultos sean unas buenas y cultas personas.
    En mi opinión pienso que es una buena medida para acabar con el adoctrinamiento que los menores sufren constantemente . Dejando aparte dichos temas como charlas se salud en los cuales la gran mayoría de padres estarían de acuerdo . Aún estando de acuerdo creo que se podrían mejorar la forma en la que se está llevando a cabo.

  5. No estoy de acuerdo con esta medida ya si bien es cierto que los padres son los responsables de sus hijos hasta que sean mayores de edad y estos hijos deben hacer lo que sus padres les digan, la estapa en la que lo hijos viven con sus padres da comienzo a un futuro en el que ser independientes tomando sus propias decisiones, para hacer esto en sus clases lectivas además de procurarles los conocimientos necesarios para conocer cómo funciona el mundo, intentan ayudarles a prepararse para tomar decisiones en el futuro, estas clases normalmente se basan en unas asignaturas específicas, el hecho de que ciertas veces se realicen charlas las cuales ( las cuales forman parte de la educación del menor)me parece totalmente aceptable y no me parece adecuado que el padre sea el que decida si esa actividad suplementaria se realiza o no ya que el alumno tiene derecho a darla, esta misma, forma parte como ya he dicho de su educación y por ello el padre no debería intervenir en la misma porque va a aportarle al menor unos conocimientos que en su clases normales no adquiriría, estos al ser aceptado por el centro se supone que son aptos para el menor y quién mejor que la dirección del centro o la persona responsable de aceptar la charla para decidirlo siendo estas personas cualificadas para decidir si la charla se debe dar, en resumen pienso que el padre no debería intervenir en este aspecto porque al ser aceptadas por el centro educativo del menor va a ser una charla que enriquecerá los conocimientos de éste y por ello será beneficioso para el mismo

  6. El rasgo característico que muchos le atribuirían en la actualidad a la sociedad española es el progresismo. Desgraciadamente, existen cadenas que atan a ese progresismo ideal y lo someten al yugo de la decadencia y la ignorancia, procedentes de los escombros que anteriormente sujetaban los pilares de una dictadura. La sigilosa sombra proyectada por tales escombros , que a primera vista parecía vulnerable, ha conseguido frenar el avance progresista, así como se ha fortalecido en los últimos meses, consiguiendo ser un peligro incluso para la educación moral y ética libre de ignorancia de la que todo el mundo debería disponer. Efectivamente, una de esas nuevas cadenas es el denominado pin parental, de la misma manera que la sombra es el partido político conocido como Vox.
    El pin parental es una medida del programa de este partido para ser implantada en los centros escolares, por la cual los padres obtendrían la potestad de autorizar el “adoctrinamiento xenófobo, homófobo, machista, clasista y religioso”, al concederles la posibilidad de rechazar la educación ética mínima que sus hijos deben poseer. Cierta medida fomenta la ignorancia, el desconocimiento y el atraso.¿En qué perjudicaría a sus hijos saber sobre el colectivo LGTB o la violencia de género? Sin embargo, legalmente los padres tienen poder para actuar sobre sus hijos hasta que ellos sean lo suficientemente maduros para decidir por ellos mismos. No obstante, no todas las decisiones llevadas a cabo por los padres son las mejores decisiones ni tampoco las más beneficiosas para sus hijos, y es aquí donde puede darse el caso.
    En definitiva, es innegable que los conocimientos que quieren ser evitados, harían una convivencia en sociedad más pacífica y amena. Reiterando en que la mentalidad retrógrada que se ha intentado aniquilar durante años de lucha, estaría siendo revivida aceptando medidas como esta. Avancemos hacia el progreso, no hacia el atraso.

    En mi opinión, debemos ser conscientes de que hay ciertos valores y conocimientos que deben de tener todos los alumnos, al margen de lo que consideren sus padres que es adecuado o no para ellos, y por lo tanto, estoy totalmente en contra de esta medida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *