La posición de Kant ante el tema de la prostitución.

Autora: Erica Barja.

La postura que toma Kant hacia la prostitución fue recogida en el feminismo filosófico del siglo XVII y este pensamiento permanece ahora visible en los argumentos de las feministas de la actualidad que buscan una equidad entre hombre y mujer y sus derechos.

Hoy día en nuestra sociedad la prostitución juega un papel importante. En el panorama mundial la legalización o no del lenocinio es un tema candente, lo que supone que se discutan los pros y los contras que tendría su aceptación.

La prostitución es una actividad “laboral” que consiste en mantener relaciones sexuales con otras personas a cambio de dinero u otros beneficios económicos. La prostitución es ejercida en su mayoría por mujeres (llamadas «prostitutas»), aunque también por hombres,aunque en menor medida. Los clientes generalmente son varones y buscan cada vez más trabajador@s sexuales más jóvenes.

Kant rechazaría la legalización de la prostitución. En su ética, Kant defiende la libertad humana: El mandato del imperativo categórico(que es racional y
pretende tratar la humanidad como fin y no como medio para alcanzar algo ) implica la libertad humana. Según Kant,el hombre es un fin en sí mismo y no un medio para el uso de otros y como sabemos,la prostitución utiliza al trabajador/a como un medio para satisfacer el deseo sexual del cliente, cosificándolo/a (utilizándolos como medios para conseguir un bien mayor).
Por ser persona, el hombre está por encima de todos los seres vivos debido a que su existencia es un valor absoluto(un ser independiente que no depende de otro),por ello merecen ser tratadas con respeto moral y como fines en sí mismos.

La prostitución sería concebida entonces como una acción moralmente incorrecta (porque atenta contra la dignidad de las personas), sobre todo si hay trata y esclavitud en el sector,ya que no sólo trataría a la persona como fin en sí mismo, si no que restringiría la libertad que como ser racional tiene el ser humano. Entonces, en la prostitución el ser humano carecería de,por ejemplo(entre muchas otras cosas), libertad sexual,que es la facultad que tiene una persona para auto determinarse,es decir,poner límites en su cuerpo.
“En la prostitución si te pagan por realizar un acto sexual no lo estas eligiendo libremente”.

Coincido con Kant en que aquellos que ejercen la prostitución estarían vendiendo su cuerpo como un medio para conseguir el disfrute de otros. No obstante creo que es conveniente diferenciar entre trata y prostitución. Siempre y cuando la acción de desempeñar este oficio sea voluntaria, no tendría porqué restringir la libertad de la persona,ya que eliges qué hacer con tu cuerpo y cómo hacerlo. Sin embargo,este mundo de la prostitución no es todo lo limpio que se cabría esperar para que lo dicho anteriormente fuese
cierto. Si un trabajador/a sexual entra en este mundo tiene altas probabilidades de acabar siendo privado/a de su propia voluntad (valor absoluto) y siendo forzado/a a realizar aquello que no quiere para generar más
beneficios para aquellos que generalmente dirigen el mercado. Además la trata va más allá y no sólo te privan de lo que ya se ha dicho, sino que son esclavizados/as en el sentido completo de la palabra, pierden su completa libertad.

Por todo esto, Kant vería éticamente incorrecta la realización de la prostitución,bien sea legal o ilegalmente y su pensamiento sirve de impedimento ideológico en muchas sociedades de la actualidad
para evitar su aprobación. Feministas de todo el mundo luchan para que la explotación de mujeres y el mercado de la trata de desaparezcan, pues consideran que se les priva de libertad, de una vida digna y de
su derecho a ser tratada como una persona (sin ser cosificada,como un fin en si misma).

Publicado por

Ignacio Escañuela Romana

Interesado por la filosofía y la economía, que tiendo a mezclar a menudo. Es decir, seguir el lema kantiano: "Sapere Aude".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *