Lo efímero. La contingencia. (II)

Ignacio Escañuela Romana.

«Nada es permanente a excepción del cambio»,  Heráclito. El hombre, que recuerda y prevé el futuro, sabe que es mortal y que todo cambia. La información se difumina y va desapareciendo en el tiempo. Vivimos en un presente que se sabe pasajero y efímero.

Sin duda, fue la extrañeza ante el tiempo lo que produjo la filosofía. Una búsqueda.

https://filosofaryescribir.blogspot.com/2020/06/la-efimeridad.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *