Un ejemplo de comentario de texto: KANT. Pregunta 2.

Ignacio Escañuela Romana.

03/06/2019.

«Luego, si se nos preguntara ¿vivimos ahora en una época ilustrada? responderíamos que no, pero sí en una época de ilustración. Todavía falta mucho para que la totalidad de los hombres, en su actual condición, sean capaces o estén en posición de servirse bien y con seguridad del propio entendimiento, sin acudir a extraña conducción. Sin embargo, ahora tienen el campo abierto para trabajar libremente por el logro de esa meta, y los obstáculos para una ilustración general, o para la salida de una culpable minoría de edad, son cada vez menores. Ya tenemos claros indicios de ello. Desde este punto de vista, nuestro tiempo es la época de la ilustración…»

 

¿Temas planteados en el texto?. Pregunta 2.

La lectura directa e inmediata de este texto de Kant nos transmite tres ideas claras. Primero, que las personas han vivido hasta la fecha del texto (finales del XVIII: 1784) en una minoría de edad. Segundo, que en la época contemporánea del texto, los hombres están saliendo de esa minoría por la existencia de un movimiento de Ilustración. Tercero, que, no obstante, no vivimos como tal en una época ilustrada. 

Voy concepto por concepto para aclarar estas ideas. Nos encontramos la idea de la Ilustración que, en el texto de Kant, presenta un doble significado. Es, primero, el movimiento cultural y político que conocemos del siglo XVIII: caracterizado porque los pensadores defendieron el uso de una racionalidad crítica para combatir prejuicios y tradiciones. Afirmando, pues, que el uso del debate racional y el sometimiento a la prueba, en cada uno de los proyectos humanos, nos llevaría a un progreso ilimitado, hacia una sociedad mejor. Pero es, asimismo, una idea propia de Kant, por la cual la Ilustración es el movimiento de la racionalidad crítica en cada una de las personas, que les llevaría a pensar y decidir por sí mismas. Es, ante todo, un ataque el principio de autoridad: creer en algo porque nos lo dicen, porque otra opinión, de mayor autoridad teórica, nos lo propone, terminando por imponerse. Hay relación entre las dos acepciones, pero puede discriminarse una diferencia entre el movimiento histórico real y el propuesto por este filósofo. En todo caso, Kant destaca como defensor de la razón propia  (autónoma como contrapuesta a heterónoma: determinada por algo ajeno) como método de decisión y pensamiento personales. En una tradición que es claramente continuadora de lo propuesto por Descartes en su Discurso del Método: ¡Pensemos por nosotros mismos!.

En segundo lugar, Kant apunta al hecho de que las personas están saliendo de la minoría de edad e incorporando ese proceso ilustrado. Es decir, afirma que existe un proceso social  e histórico, llamado Ilustración, que sí está teniendo como efecto que las personas piensen por sí mismas, y no por lo que otras quieren que crean. Y que lo hagan con seguridad: sometiendo los problemas al movimiento racional de fundamentación, que aceptaría las pruebas que cada enunciado o creencia tenga. La minoría de edad sería la situación en la que lo que creemos, lo tenemos porque alguien nos lo dice, manda o convence. Luego Kant está implícitamente diciendo que en las tapas previas de la humanidad las personas no estaban preparadas para pensar y decidir por sí misas, pero que en el siglo XVIII ha llegado el momento en que empiecen a regirse a sí mismas y, en la interacción mutua, a fijar cómo sea la sociedad. Una colectividad de hombres autónomos y dotados de una racionalidad crítica; que lleguen a acuerdos mediante el debate racional y razonado. Lo que recuerda intensamente a un filósofo de la segunda mitad del siglo XX: Habermas, quien investiga las condiciones para que personas que debatan de manera racional, lleguen a acuerdos en base a razones públicas: compartidas, de validez intersubjetiva.

En tercer lugar, no viviríamos aún (momento en que escribe Kant) en la época ilustrada: los hombres todavía no son capaces de regirse todos o la mayoría por el propio criterio, producto de la racionalidad. Están aprendiendo a hacerlo, pero no lo practican. En el símil de la caverna platónica, los hombres se han soltado de sus cadenas y han salido, pero deslumbrados por la luz solar aún no pueden ver la auténtica realidad. Están aprendiendo.

En definitiva, este texto está dominado por la idea de Ilustración, como movimiento histórico real, pero, sobre todo, como defensa de la racionalidad crítica autónoma. En cada uno de los individuos como partes de una futuro colectividad de hombres libres, racionales y capaces de acuerdo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *