Pensamiento nómada.

Ignacio Escañuela Romana.

Tomo en consideración a Francisco Erice en su libro En defensa de la razón, pp. 101-102:

Habría defendido, frente al pensamiento sedentario, basado en el principio lógico de identidad, un pensamiento nómada, sin fundamento único, basado en el devenir. «Spinoza o Nietzsche serían ejemplos de pensadores nómadas». Las ciencias nómadas serían un trayecto, en un espacio sin orientación, ni principio ni fines.

Vayamos a Deleuze:

«Es decir, un discurso ante todo nómada, cuyos enunciados no serían productos de una máquina racional administrativa, con los filósofos como bu­rócratas de la razón pura, sino de una máquina de guerra móvil. Acaso sea éste el sentido en el que Nietzsche anuncia que con él comienza una nueva política» Deleuze (http://estafeta-gabrielpulecio.blogspot.com/2010/07/gilles-deleuze-pensamiento-nomada-sobre.html).

Bueno, veamos, intento entender en lo que sigue a Deleuze. La discusión cruza constantemente la frontera entre la epistemología, la metafísica y la política. Es decir, el pensamiento nómada es un conocimiento o una corriente de pensamientos sin una verdad jerárquica o fundamento claro. Al mismo tiempo, es la expresión del «ser» que no es algo estable, sino que es transcurso, fluidez. Finalmente, está conectado a la libertad frente al poder de un Estado o una verdad social. El nómada vive más allá del poder jerárquico del Estado como monopolio del poder justificado, como expresión de la máquina administrativa que intenta imponer las verdades oficiales, huyendo de una verdad única con fundamento que no es real en el sentido de ser, que es el todo fluye atribuido a Heráclito.

Es propio del pensamiento posmoderno plantear el discurso como expresión del ser, de la realidad, más allá de los fundamentos modernos de una verdad que se expresa en enunciados sometidos a un criterio. La dificultad consiguiente en comprender ese discurso es fuerte.

El nómada está libre del poder del Estado o de una sociedad de verdades jerárquicas, adaptándose al cambio constante de la vida y a la inexistencia de verdad fundada.

Lo que me deja perplejo es la inclusión de Spinoza. Cierto que se enfrentó a la verdad oficial de la sociedad y vivió al margen y libremente. Pero, su filosofía tiene claras raíces cartesianas y, además, leyendo el Tratado de Reforma del Entendimiento me quedó muy claro que la verdad es para Spinoza necesariamente única y expresión de la racionalidad pura. La verdad como correspondencia se aplica constante y directamente cuando aplicamos las reglas del razonamiento. Creo que esto está muy alejado de Nietzsche y del nomadismo.

¡El problema es que estoy aplicando el criterio cartesiano de verdad! No interpreto, fundo; no vago, aplico la creencia en la racionalidad crítica (certeza cartesiana o científica). Tiendo a aplicar la razón moderna crítica. Que considero como raíz de nuestra aproximación a la verdad como ideal, que no alcanzaremos pero sí podemos aproximarnos (con los límites del teorema de incompletitud de Gödel).

https://filosofia-reflex.blogspot.com/2020/09/pensamiento-nomada.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *