Consideraciones sobre la técnica aplicable

 Usando nuestra lengua como recurso apropiado

Haciendo uso de los múltiples recursos de los que dispone nuestra lengua, somos capaces de conseguir el objetivo marcado.
La mayoría de esos recursos no contravienen el principio de economía del lenguaje, sino todo lo contrario, ya que se caracterizan precisamente por su brevedad, como podemos comprobar.
Solo algunos, como la duplicación (el director o la directora, el presidente o la presidenta) o la perífrasis (el equipo directivo, la clase política) -que utilizaremos cuando no encontremos otra opción mejor-, son algo más dilatados; sin embargo, no podemos olvidar que el principio fundamental del lenguaje es que la comunicación sea efectiva, por lo que, en el peor de los casos, siempre será preferible usar un término más a que el mensaje resulte equívoco o sexista.

Seguir leyendo…

Comparte