Madrid-Atapuerca-Burgos-Cáceres… un viaje increíble

El alumnado de 2º de bachillerato ha aprovechado los primeros días de clase para hacer un viaje cultural por España. A continuación, el cuaderno de bitácoras del alumno participante Juanmi Rodríguez:

«Todo comenzó una noche oscura. Los alumnos de segundo de bachillerato debían madrugar para poder encaminarse hacia su destino: Madrid.

Todos los alumnos, debido al largo trayecto, cayeron bajo el hechizo del sueño. Aunque gracias a un micrófono y su portadora, Asun, pudimos dejar atrás las ganas de dormir que poseíamos.

Una vez en Madrid, nuestro viaje no había hecho más que comenzar. Los grandes edificios a nuestro alrededor nos fascinaban. El ajetreado ambiente y los semáforos nos enseñaron cómo funciona una vida aún más urbana que la nuestra.

Nos aseamos en nuestro hostal. Y nos pusimos en marcha para poder disfrutar de la comida.

Tras este pequeño descanso, nos dispusimos a visitar dos de los grandes museos de todo el mundo. El Museo del Prado y el Museo Reina Sofía.

Grupo en la puerta de Velázquez del museo del Prado

El Museo del Prado nos presentó una magnífica variedad de cuadros desde el Renacimiento hasta el puro Barroco. Goya, Velázquez y muchísimos más autores de prestigio nos enseñaban a partir de sus cuadros sus historias y vida, y aprendíamos junto a ellos como eran sus épocas.

Una vez aprendido todo un catálogo de obras de arte, aún nos esperaban más cuadros. En el Museo Reina Sofía nos esperaban cuadros aún más contemporáneos, tales como el Guernica de Picasso y cuadros surrealistas de Dalí.

«Muchacha en la ventana» una obra realista de Salvador Dalí

Pero esto no es todo. Un gran recorrido por todo Madrid nos aguardaba. La Plaza Mayor, la Catedral de la Almudena, la Puerta del Sol, las inmensas calles llenas de tiendas y luces…

En la Plaza Mayor madrileña

Madrid es un sitio espléndido para las personas más cosmopolitas, y de noche obtiene ese misterioso encanto que nos atrae tanto.

Pero de una de las ciudades más desarrolladas y futuristas de nuestro país, nos trasladamos al pasado. Pero al pasado más pasado. Porque nos trasladamos a Atapuerca, uno de los puntos mundialmente conocidos por aportar un gran papel sobre la evolución humana. 

En el yacimiento de Atapuerca

Tuvimos multitud de experiencias tales como lanzar flechas, encender un fuego o hablar con nuestro amigo Miguelón, un divertido cráneo.

En el Centro de Arqueología Experimental, aprendiendo sobre la forma de vida de nuestros antepasados.

Una vez pasados estos grandes momentos en Atapuerca, nos tocaba un precioso destino. Se trataba de Burgos, donde su atractivo residía no solo en su preciosa catedral, sino también en sus plazas y calles llenas de historias. Aunque ese no era su único atractivo, ya que aquí residía el Museo de Evolución Humana, donde pudimos conocer los orígenes del ser humano tal como lo conocemos ahora e infinidad de curiosidades más.

Arco de Santa María en Burgos

Aquí fue donde le compramos la camiseta a Alberto que luego llenamos de garabatos.

Después de una increíble noche de tiempo libre nos dormimos para recargar las pilas para nuestro último destino.

Cáceres, una ciudad llena de historia, donde pasaron almohades, castellanos, leoneses e infinidad de pueblos. Nido de culturas y de pequeños detalles que hacían la visita magnífica.

Entrando en la zona monumental de Cáceres por el Arco de la Estrella

Y después de una larga visita y una pizza de almuerzo, nos dispusimos a volver a nuestra cuna sevillana.

Sin ninguna duda considero este viaje enriquecedor y, por supuesto, merece la pena. Gracias a este viaje pudimos decirle adiós a nuestro gran verano y darle la bienvenida a una nueva etapa en nuestras vidas.

Un viaje increíble.»

Compartir la entrada

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *