Grafoficción

La realidad casi siempre supera a la ficción. O al menos es uno de los mensajes que transmitimos al alumnado, desde el área de Lengua y Literatura, cuando trabajamos un contenido recurrente en 2º de ESO: los subgéneros narrativos. El proyecto surgió casi espontáneamente a raíz de una simple actividad en una clase de Lengua y Literatura con el profesor Damián Carrera Reyes: haciendo un esquema en la pizarra acerca de los distintos tipos de novelas existentes , según su temática (ciencia ficción, histórica, de aventuras, etc).
Con anterioridad, en la unidad didáctica 1, habíamos incidido en aquellos elementos propios del género narrativo: narrador (y sus diferentes tipos), orden de los hechos, personajes, espacio y tiempo. A raíz de una anécdota familiar real se propuso una lluvia de ideas de cómo transformarla en ficción , es decir, qué elementos nos interesaba conservar y cuáles deberíamos cambiar para construir, sobre una historia real, una narración ficticia según distintas temáticas.
Tuvimos la certeza de que el aprendizaje significativo sobre los distintos tipos de novelas se produciría implicando al alumnado en un proceso de construcción y creación . Sabíamos que escribir una novela grupal iba a suponer un esfuerzo enorme, por lo que pensamos que iba a ser más fructífero y gratificante para el alumnado esbozar un argumento y plasmarlo en cómic. A partir de ahí, el proyecto se desarrolló paralelamente en distintas sesiones de ambas materias, Lengua y Literatura y EPVA , ya que tras la unidad 2, donde estudiamos subgéneros narrativos como el cuento o leyendas, creamos grupalmente mitos propios y originales. Esta actividad llamó la atención de la profesora de Educación Plástica y Visual, Noelia García López, y coincidimos en que sería muy factible aprovechar que teníamos tanto alumnado en común para desarrollar la competencia artística y creativa desde ambas materias.