Materiales, recursos…

El saber filosófico: Mito y filosofía. El origen de la Filosofía

“Al ser humano le parece tan extraño existir que las preguntas filosóficas surgen por sí solas”. Jostein Gaarder

Seguro que desde muy pequeño has sentido asombro y a veces inquietud ante las cosas que te rodean; te habrás planteado innumerables preguntas, casi siempre suponiendo que para ellas tendrían una respuesta certera aquellas personas que te rodeaban y te inspiraban seguridad: tus padres, tus hermanos mayores, los maestros. Serían preguntas del tipo: ¿cómo ha nacido el universo?, ¿por qué amanece todos los días?, ¿por qué sentimos dolor?, ¿por qué los seres vivos envejecen y mueren?, ¿hay vida después de la muerte? Se trata de un proceso común, esos mismos interrogantes y muchos más forman parte de la realidad del ser humano desde que éste tiene capacidad para el pensamiento racional, y el género humano, a falta de unos padres o maestros que suponíamos conocedores de todo, no ha tenido más remedio que buscar la respuestas a sus preguntas a través de sus propios medios.

El saber filosófico: Filosofía y Ciencia

“Lo que en un principio movió a los hombres a hacer las primeras indagaciones filosóficas fue, como lo es hoy, la admiración. Entre los objetos que admiraban y de que no podían darse razón, se aplicaron primero a los que estaban a su alcance; después, avanzando paso a paso, quisieron explicar los más grandes fenómenos; por ejemplo, las diversas fases de la Luna, el curso del Sol y de los astros y, por último, la formación del Universo. Ir en busca de una explicación y admirarse, es reconocer que se ignora”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies