Se han reciclado antiguas pizarras de tiza, ya en desuso, dándoles una nueva vida. Para ello se han colgado en el exterior del edificio y a resguardo de la lluvia, para permitir su uso durante aquellas clases que se realicen en el exterior, en un nuevo concepto de aula abierta, dinámica y 100% ventilada.