Historia del Centro.

Quizás no sea frecuente encontrar en la web de un I.E.S. un apartado dedicado exclusivamente a su historia, pero tampoco es habitual encontrar un centro educativo con tanta historia que contar. 

Ponemos a su disposición la copia de una publicación interna del centro en sus comienzos, la cual constituye ya un  documento histórico. Puede descargarla haciendo clic AQUÍ.

Nuestro centro, junto a otros centros sindicales de Formación Profesional ubicados a unos centenares de metros del Peñón de Gibraltar, nacieron como consecuencia de las muy especiales circunstancias que concurrían en toda la comarca y, de forma más acentuada, en La Línea de la Concepción.

          La enorme cifra de trabajadores sin cualificar que a diario pasaban la «verja», el peonaje en paro existente en la década de los sesenta, el analfabetismo, amén de otros problemas socioeconómicos derivados de ello…, fue loque aconsejó a la Organización Sindical la creación de estos centros de Formación Profesional en esta zona. En aquel momento histórico parecía evidente que nuestra población habría de replantearse drásticamente su incierto futuro, a la vista de las medidas adoptadas por el Gobierno español de la época.

          En Consejo de Ministros de marzo de 1959 se aprueba la construcción del actual Instituto de Educación Secundaria Virgen de la Esperanza, en los terrenos de La Banqueta. Este centro inicia su funcionamiento en el año 1962, como un conjunto formado por el Centro n° 4 de Formación Profesional Acelerada y la Institución Sindical de Formación Profesional «Virgen de la Esperanza». Por las características de los alumnos, edades, metodologías, etc., de ambas entidades, éstas constituían una unidad funcional, pero diferenciada y separada por talleres, dependencias y servicios.

          La F.P. Acelerada comenzó con una matrícula de 76 alumnos adultos, inscritos en las especialidades de: Albañilería, Soldado, Fontanería, Instaladores Electricistas y Maquinaria Agrícola. En cursos posteriores se fueron realizando ampliaciones con la inclusión de nuevas especialidades (Electro- mecánica, Carpintería Metálica, Soldadura, Mecánicos Navales, Pintura y Decoración y Ajuste Mecánico), llegando a su punto más alto en el año 1974, con dos promociones de 176 alumnos cada una. A lo largo de su singladura se diplomaron más de 5.000 alumnos distribuidos en 41 promociones, siendo la última en el año 1984.

          En cuanto a la Institución de Formación Profesional Industrial «Virgen de la Esperanza», ésta  inició su funcionamiento en febrero de 1962, con una matrícula de 60 aprendices en las especialidades de Ajustador, Tornero y Fresador, en la Rama del Metal; Instalador-Montador y Bobinador- Montador, en la Rama Eléctrica; Ebanista-Carpintero en la Rama de Madera; Electrónico Industrial, en la Rama Electrónica y Delineante Industrial en la Rama de Delineación. En los sucesivos cursos se efectúan ampliaciones en el número de matrículas y en el de especialidades, llegándose a más de 300 alumnos dentro de los tres cursos de Oficialía, en un principio como «centro autorizado» por el Ministerio de Educación y Ciencia (mediante Decreto 2.293/1967, del 19 de agosto) y luego como centro no oficial «reconocido» por Orden del citado Ministerio, con fecha de 15 de noviembre del mismo año (B. O. E. 15 de diciembre de 1967), por lo que la matrícula oficial del alumnado constaba realmente en centros de Cádiz y Algeciras, en un principio, y en el Centro de Maestría Industrial de La Línea (hoy I. E. S. Mediterráneo), con posterioridad. Ocho años después de sus inicios -es decir, en el curso 1970/71-, la población escolar de la F.P.I. Virgen de la Esperanza la componían 427 alumnos.

            Los Príncipes de España visitaron en junio del año 1968 la Institución «Virgen de la Esperanza» y el Centro n° 4 de Formación Profesional Acelerada como refleja un recorte de prensa de la época.

          En el curso 75/76 se dejaban oír voces competentes reclamando una formación profesional adaptada a las peculiaridades del entorno industrial, reivindicaciones que eran obvias. D. José Ma Pons Llacer, director en esas fechas de la REFINERÍA GIBRALTAR, declaró: «Nos interesaría que la Institución impartiese enseñanzas de la rama química.» No en vano era conocedor de toda la problemática social de la zona por sus años al frente de PETRESA: «Tanto por CEPSA como por PETRESA han pasado muchos hombres procedentes de la Institución Virgen de la Esperanza. Sobre todo nos han llegado alumnos procedentes de Formación Profesional Industrial y, con franqueza, puedo decir que, tanto profesional como humanamente, vienen bien formados.» Estas afirmaciones venían a corroborar el lema que, en forma de rótulo, presidió durante mucho tiempo la entrada del Centro: «AQUÍ NO SÓLO SE ENSEÑA UN OFICIO, TAMBIÉN SE FORMA AL HOMBRE.»

 

 

          En el curso 71/72 se introduce el curso de adaptación, una especie de «curso puente» para aquellos alumnos que no habían obtenido la preceptiva titulación al acabar los Estudios Primarios y precisaban de un refuerzo académico para afrontar con ciertas garantías la Formación Profesional de Primer Grado. Esta iniciativa, con carácter experimental, no tuvo el éxito necesario para su implantación generalizada. En dicho curso también se comenzó a impartir la especialidad de Delineación.

          En el curso 72/73 se implantó, en plan experimental, la Formación Profesional de Primer Grado (FP1), que se convirtió en definitiva en el curso siguiente con más de 500 alumnos matriculados. La implantación de la Formación Profesional de Segundo Grado se llevó a cabo en el curso 74/75, por lo que última promoción del curso de Oficialía (la novena) fue la correspondiente al curso 73/74.

          En junio de 1974 se clausura el XXI Curso de Formación Profesional Acelerada. Como ocurre con otros centros de naturaleza y orígenes similares, al finalizar el régimen dictatorial, con la llegada de la Transición y la implantación del sistema democrático, la dependencia y adscripción de este Centro empieza a peregrinar por distintos organismos y ministerios. En virtud del Real Decreto 31/1977, de 2 de junio, pasó a depender de la Administración Institucional de Servicios Socio-Profesionales (A. I. S. S.), Organismo Autónomo de la Presidencia del Gobierno, y mediante el Real Decreto 36/1978 se integra en el Instituto Nacional de Empleo desde el 01.03.81 al 31.12.84, fecha en la que se transfiere al Ministerio de Educación por el Real Decreto 2734/1983, de 28 de julio. Finalmente, en junio de 1987 es transferido a la Consejería de Educación y Ciencia de la Junta de Andalucía, de la que sigue dependiendo con la denominación actual de INSTITUTO DE EDUCACIÓN SECUNDARIA «VIRGEN DE LA ESPERANZA».

          Actualmente nuestro Centro es considerado uno de los mejores I. E. S. de Andalucía, con una amplia y variada oferta educativa, con aulas, laboratorios y talleres acondicionados para atender las distintas enseñanzas con los medios necesarios, los cuales requieren, para su necesaria actualización, preocupación y esfuerzo constantes por parte de toda la Comunidad Educativa, así como un necesario presupuesto que la posibilite.