UNIDAD 5.- LA EUROPA DEL GÓTICO

UNIDAD 5.- LA EUROPA DEL GÓTICO

  • La expansión comercial europea y la recuperación de las ciudades.
  • La crisis de la Baja Edad Media: la ‘Peste Negra’ y sus consecuencias.
  • El arte gótico.

A partir del siglo XII, Europa asistirá a un proceso de recuperación económica que provocará un crecimiento agrícola muy importante. Este hecho redundará en un fuerte desarrollo de la artesanía y el comercio, ayudando a un resurgimiento urbano en toda Europa. Esta recuperación urbana vendrá acompañada de la aparición de un nuevo grupo social, la burguesía, que pronto se desarrollará económicamente y será un apoyo fundamental para las monarquías europeas. Estas aprovecharan el apoyo burgués para incrementar su poder a costa de la nobleza, iniciando un proceso de reforzamiento del poder real que será la base de las monarquías autoritarias y absolutas de la Edad Moderna. Finalmente, a partir del siglo XII asistiremos al avance de un nuevo estilo artístico que sustituirá al Románico, este será el Gótico que se extenderá por toda Europa, aunque con fuertes diferencias regionales en algunos aspectos.

  1. LA EXPANSIÓN COMERCIAL EUROPEA Y LA RECUPERACIÓN DE LAS CIUDADES.

Como hemos comentado anteriormente, a partir del siglo XII Europa mostrará signos de recuperación económica que afectarán a los tres sectores económicos.

En primer lugar, la agricultura vivirá un proceso de crecimiento muy importante gracias a la introducción de innovaciones técnicas que mejorarán la productividad agrícola europea. Entre estas innovaciones destacamos las siguientes: por un lado un nuevo método de cultivo como será la rotación trienal, que dejará únicamente un tercio de la tierra en barbecho, aumentando la superficie cultivada, así como la producción y la productividad;

Resultado de imagen de ROTACION TRIENAL

por otro lado, también destacar nuevos instrumentos agrícolas como el arado de vertedera, que permitía hacer surcos más profundos para aumentar la fertilidad, o la collera en los animales de tiro que hacía más fácil el arrastre de los arados; finalmente destacar la construcción de más molinos de viento y de agua que facilitaban la tarea de moler el trigo. Todo esto provocó la aparición de excedentes que ayudaban a soportar los periodos de malas cosechas. Por lo tanto empezaron a desaparecer las hambrunas, hecho clave para una recuperación demográfica, Europa pasó de 45 millones de habitantes a 75 desde 1100 a 1300, que también facilitó la puesta en roturación de nuevas tierras de cultivo. Todo ello provocó un periodo de crecimiento agrícola y demográfico que fue clave en el desarrollo de la artesanía, el comercio y las ciudades.

Resultado de imagen de arado de vertedera edad media

El crecimiento demográfico y los excedentes agrícolas fue clave para un aumento de la demanda de productos artesanales, hecho que favoreció un fuerte desarrollo de la artesanía en este periodo. La artesanía se organizó en torno a los gremios, asociaciones de artesanos de un mismo oficio, que regulaban fuertemente el mercado artesanal, además de ayudar a las familias de artesanos fallecidos. Igualmente los gremios categorizaban el trabajo artesanal a través de tres niveles: el maestro, dueño del taller y las herramientas, los oficiales, que trabajan a cambio de un salario y podían convertirse en maestros, y los aprendices, que aprendían el oficio a cambio de manutención y alojamiento.

El desarrollo agrícola y artesanal tuvo un efecto definitivo en el desarrollo del comercio. A este desarrollo ayudaron también el crecimiento del consumo, la mayor circulación de la moneda y el aumento de la seguridad en los caminos tras el final de las invasiones bárbaras en el siglo XI. En el comercio medieval podemos diferenciar dos tipos de comercio: uno a corta distancia, que es aquel que se realiza entre las ciudades y las comarcas circundantes, y que se realizaban en los mercados locales intercambiando productos manufacturados por productos agrícolas; y otro a larga distancia, entre países o regiones muy lejanas del mismo país, donde los riesgos y costes obligaron a los mercaderes a organizarse en asociaciones (destacamos las gildas o hansas). También debemos diferenciar diferentes focos comerciales dentro del comercio europeo. Por un lado tenemos el foco mediterráneo que relacionaba las áreas de Castilla, Aragón y la zona italiana con los puertos bizantinos y musulmanes, por lo que ciudades como Milán, Génova o Barcelona experimentaron un notable desarrollo económico y urbano; por otro lado, tenemos el foco del Atlántico y el Báltico, que comunicaba Portugal y Castilla con las ciudades flamencas, como Amberes o Brujas, alemanas, como Hamburgo, y rusas, como Riga. El desarrollo comercial, sobre todo el de larga distancia, favoreció el desarrollo de dos elementos característicos del comercio de este periodo: en primer lugar las ferias comerciales, a las que acudían los mercaderes a hacer negocio, y se desarrollaron por toda Europa, sobre todo Francia y Castilla; y por otro lado el desarrollo de nuevas prácticas financieras como los créditos y las letras de cambio, hecho que limitaba la posibilidad de sufrir ataques durante los viajes, y también significó el inicio de la actividad bancaria en Europa.

Resultado de imagen de mapa comercio medieval

Finalmente destacamos el renacimiento urbano que vivirá Europa a partir del siglo XII, poniendo fin a ocho siglos de predominio del mundo rural, sobre todo en la Europa occidental. Son varias las causas que explicaran este desarrollo urbano: en primer lugar, como ya hemos dicho, el crecimiento económico ya que el desarrollo agrícola permitió que la población urbana aumentase y pudiese dedicarse a labores urbanas como la artesanía y el comercio; en segundo lugar la aparición de privilegios urbanos, puesto que el mundo urbano escapaba del control feudal, así que sus habitantes eran libres, además de que los reyes empezaron a otorgar a ciudades fueros y cartas de libertades con el objetivo de reducir el poder y la influencia de la nobleza; y por último, las migraciones rurales ya que muchos campesinos se marcharon a las ciudades huyendo de la vida rural y de la opresión de los señores, además de que el desarrollo de técnicas y herramientas agrícolas produjo un excedente de campesinos sin trabajo que se marcharon a las ciudades. Otro hecho destacable de las ciudades fue su morfología ya que todas tendrán un mismo esquema de recinto amurallado para favorecer su defensa y cobrar impuestos en sus puertas, y divisiones en barrios. Todas las ciudades de este periodo tenían un ambiente insalubre debido a la falta de una red de alcantarillado que favoreciese la salida de aguas fecales y desperdicios. También destacar el gobierno de la ciudad que recaerá en manos de comunas o ayuntamientos, dirigidos por los grupos privilegiados de la ciudad, aunque en algunos reinos también tendrán que compartir el poder local con los procuradores, representantes del rey a nivel local. Para finalizar destacar la sociedad urbana donde va a aparecer un nuevo grupo social, la burguesía, que gracias a las actividades comerciales se va a hacer de un poder económico muy importante, pero que por pertenecer al tercer estamento, no gozará de privilegios fiscales y políticos. Así que pronto se unirá a la monarquía para mejorar su posición social e intentar acceder a cargos políticos importantes.

  1. LA CRISIS DE LA BAJA EDAD MEDIA: LA ‘PESTE NEGRA’ Y SUS CONSECUENCIAS.

En este apartado hablaremos de dos hechos fundamentales, por un lado el afianzamiento del poder monárquico, y por otro, la crisis económica, demográfica y social que asoló Europa durante los siglos XIV y XV.

Resultado de imagen de la peste negra

Desde el siglo XIII asistiremos en Europa a un proceso de afianzamiento del poder de los monarcas en los diferentes reinos europeos. Las razones serán las siguientes: en primer lugar el apoyo de la burguesía, cada vez más poderosa económicamente, que fue aprovechada por los monarcas para limitar el poder de la nobleza; en segundo lugar el crecimiento económico permitió aumentar la Hacienda real debido al aumento en el cobro de impuesto, lo que permitió a los reyes pagar ejércitos y funcionarios que le ayudasen a establecer un control más efectivo del territorio; en tercer lugar la aplicación del derecho romano que afianzaba el poder monárquico legitimando el carácter divino de su poder; y en último lugar la ampliación de los dominios territoriales puesto que conquistaron territorios, recuperaron feudos y establecieron alianzas matrimoniales que les hacían cada vez más poderosos frente a la nobleza. Igualmente los monarcas desarrollaron nuevas instituciones para optimizar el control de los reinos. Entre estas, la que más destaca será la aparición de los parlamentos, es decir asambleas representativas del reino, donde se reunía la nobleza, el clero y los representantes de las ciudades con el monarca. En ellas los monarcas pedían tributos extraordinarios mientras que nobleza, clero y burguesía presentaban al rey sus demandas y peticiones. Para finalizar este apartados hablaremos de la evolución política europea donde destacamos dos hechos significativos: en primer lugar, el estallido de la Guerra de los Cien Años entre Inglaterra y Francia, que duró desde 1337 hasta 1453, donde destacó el papel de Juana de Arco en la victoria francesa; en segundo lugar, los problemas con el Papado. Por un lado, la querella de las investiduras que enfrentó al Papado con el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico y que finalizó con el Concordato de Wörms en 1122, y por otro lado el Cismo de Occidente con la aparición de un doble papado, el de Roma y el de Aviñón a partir de 1377, solucionado con el Concilio de Constanza y la proclamación de Martín V como único papa. Sin embargo, ambos conflictos acabaron deteriorando la imagen de la Iglesia católica.

La expansión comercial de los siglos XII y XIII se vio frenada con la aparición de un periodo de crisis que asolará Europa durante los siglos XIV y XV. Las causas de la crisis son variadas: en primer lugar, la aparición de un clima desfavorable, ya sean inundaciones o sequías, que dieron como resultado la sucesión de malas cosechas; en segundo lugar la disminución de los rendimientos agrarios, por lo visto anteriormente y por la continuación de la baja productividad de la tierra ante las limitaciones técnicas; y en último lugar, las frecuentes guerras que asolaron Europa cuyo resultado fue la perdida de cultivos y las dificultades en el desarrollo del comercio. Todo ello dio como resultado un descenso considerable de la producción agrícola que provocó un descenso de la artesanía y el comercio, pero sobre todo un periodo de hambrunas que provocó una crisis demográfica en toda Europa. La desnutrición que vivió la población europea en el siglo XIV favoreció el desarrollo de enfermedades y epidemias, destacando sobre todo, la Peste Negra en 1348 que arrasó Europa y que provocó la muerte de un tercio de la población europea. Todo ello provocó que Europa pasase de 75 millones de habitantes a principios del siglo XIV a poco más de 45 millones a finales del siglo XV. El periodo de crisis se tradujo en conflictos sociales que enfrentó a las capas más humildes de la sociedad, que fueron los que más sufrieron los estragos de la crisis, con las clases poderosas. La razón en muchos casos es la intransigencia de la nobleza, que ante la pérdida de capacidad económica, intentó recuperar parte de su poder económico a base de presionar mediante impuestos y derechos señoriales al campesinado en el campo, y a artesanos y comerciantes en las ciudades. Debido a ello se produjeron revueltas sociales, tanto en el campo, como la Grande Jacquerie en 1453 en el campo francés, o los conflictos urbanos en ciudades como París o Barcelona. Muchos de estos conflictos urbanos degeneraron en reacciones violentas contra ciertas minorías como los judíos en los pogromos que se vivieron por toda Castilla. Todas las revueltas sociales serán duramente reprimidas por el poder real apoyado por nobleza y burguesía, temerosos de perder sus privilegios sociales.

Resultado de imagen de grande jacquerie

  1. EL ARTE GÓTICO.

El desarrollo económico y urbano vivido en Europa durante los siglos XII y XIII trajo apareado un renacer cultural que provocó la aparición de un nuevo estilo artístico que dominará Europa entre los siglos XII y XV, el Gótico. El desarrollo de la burguesía urbana, preocupada por su formación académica, favoreció el desarrollo de escuelas, tanto religiosas como laicas, que pronto se transformaron en la aparición de las primeras universidades por toda Europa. En ellas se recuperaron los saberes clásicos, y no solo eso, sino que se originó un movimiento que pretendía recuperar el saber de la Antigüedad, así como las culturas orientales, por lo que en ese desarrollo tuvo un papel fundamental las escuelas de traductores. Todo ello trajo asociado un florecimiento cultural que pronto tuvo una respuesta contundente por parte de la Iglesia católica, propietaria del saber hasta ese momento. Esta respuesta fue el deseo de mostrar la grandeza de la Iglesia a través de la construcción de grandes obras arquitectónicas y el desarrollo de obras de arte que mostrasen la superioridad y el poder de la Iglesia frente al resto de los humanos. Es por ello que florecerán por toda Europa catedrales decoradas con retablos y esculturas gracias al fuerte mecenazgo de la Iglesia católica.

 

Resultado de imagen de catedral de tours

Sin embargo, la arquitectura gótica, a diferencia de la Románica, cuya producción fue exclusivamente religiosa, llevará aparejada la aparición de otros modelos de edificios como los palacios, los ayuntamientos o las lonjas. Pese a ello, la muestra más significativa de las edificaciones góticas seguirán siendo las catedrales. Las nuevas construcciones góticas darán como resultado edificios más altos y luminosos que los románicos y poseen las siguientes características: en primer lugar, el uso del arco apuntado u ojival, menos pesado y mucho más alto que el de medio punto, lo que ayudará a aumentar la altura de las edificaciones; en segundo lugar; el uso de la bóveda de crucería, que al utilizar dos arcos ojivales cruzados, gana en altura y permite llevar el peso a cuatro puntos determinados, los pilares y columnas, pudiendo prescindir de los muros y ayudando a hacer el edificio más liviano y por lo tanto con mayor capacidad de altura.

Además la ausencia de muros permite la aparición de grandes ventanales cubiertos con vidrieras que darán mayor luminosidad al edificio; en tercer lugar, el empleo de un nuevo sistema de sustentación exterior mediante arbotantes y contrafuertes que trasladan el peso de las bóvedas y los muros hacia el suelo exterior; en cuarto lugar, la aparición de tres portadas en la fachada principal, coincidiendo cada una con las naves interiores, todas ellas con su esquema de tímpano con arquivoltas, jambas y parteluz; en quinto lugar, la aparición junto a las vidrieras de rosetones redondos, también de galerías con estatuas y de decoración en forma de flecha, llamada gablete; y en último lugar, la aparición de pináculos rematando los contrafuertes que aumenta la sensación de altura del edificio.

Resultado de imagen de catedral de notre dame

Por su parte, la escultura y la pintura gótica, aunque siguieron muy vinculadas a la arquitectura en decoración y transmisión del mensaje religioso, iniciaron un proceso de “independencia” y fueron abarcando temáticas y funciones diversas.

Resultado de imagen de escultura gotica

La escultura, que fundamentalmente seguía decorando iglesias y claustros, empezó a aparecer de forma exenta, esculturas de bulto redondo, decorando retablos y sepulcros, por lo que a la temática religiosa se debe unir la civil con estatuas de nobles y reyes. La característica principal de la escultura gótica es la progresiva pérdida de rigidez y su camino hacia el realismo y el naturalismo, por lo tanto podemos observar los cuerpos a través de los ropajes; se expresan los sentimientos en los rostros que se vuelven más realistas; las figuras comienzan a interactuar entre ellas formando escenas; y, finalmente, se le añade movimiento a las figuras gracias a la curva gótica que inclina cuerpos y cabezas.

Resultado de imagen de escultura gotica

Igualmente podemos establecer nuevos tipos escultóricos que la diferencian de la románica, estos son: el retrato, donde se esculpen figuras de reyes y nobles, destacando en este sentido el retrato funerario que aparecen en sepulcros; también tenemos los retablos de los altares donde aparecen cada vez más figuras escultóricas; además señalar las sillerías del coro, destinadas a las altas dignidades eclesiásticas, y que eran labradas con figuras de gran complejidad; y finalmente las gárgolas, figuras de seres fantásticos y grotescos que servían de desagües para los tejados de las catedrales.

Resultado de imagen de gargola gotica

En lo referido a la pintura, la desaparición de los muros en las catedrales supuso una pérdida importante de soportes por lo que se vio obligada a la búsqueda de nuevos soportes destacando la figura sobre tabla, también llamada retablos, combinando temáticas religiosas con escenas de la vida cotidiana. Estos soportes solían estar divididos en diferentes partes y atendiendo al número de ellas nos encontraremos con dípticos (2 partes), trípticos (3 partes) y polípticos (4 o más partes).

Resultado de imagen de poliptico del cordero mistico

En cuanto a las características de la pintura gótica podemos decir que es más naturalista y realista, representando figuras y paisajes que se asemejan bastante a la realidad; se intenta representar los sentimientos y emociones en los gestos y en los rostros de las figuras; y se hace una mayor valoración de la luz y el color para dar sensación de realismo, destacando fundamentalmente el inicio del estudio de la perspectiva.

Resultado de imagen de pintura gotica

Podemos hablar de diferentes zonas de desarrollo, por un lado Italia, donde tomará mucha importancia lo anecdótico, la expresividad de las figuras y los detalles naturalistas de los paisajes, destacando figuras como Giotto o Simone Martini;

Resultado de imagen de pintura giotto

y por otro lado, Flandes, donde un grupo de artistas conocidos como los “primitivos flamencos” llegaron a dominar la perspectiva, el paisaje y el detallismo, destacando figuras como Roger van der Weyden o Van Eyck.

Resultado de imagen de el descendimiento

En cuanto a periodos destacamos dos: el trecento, en el siglo XIV, donde está dominado por la técnica del temple y se inicia un esbozo de lo que será el esplendor gótico; este llegará en el quattrocento, siglo XV, donde el uso de la técnica del óleo supondrá, sobre todo en Flandes, la máxima expresión de la pintura gótica.

Resultado de imagen de el matrimonio arnolfini

Compártelo
Updated: 19 enero, 2020 — 10:25 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *