AT: IGUALDAD – Planes y Programas – Temáticas – Lenguaje Inclusivo

La lengua, que es una construcción cultural, contribuye a transmitir (o modificar) la realidad que las personas conocen. En los mensajes escritos y hablados, la lengua no sólo es un vehículo de comunicación que transmite ideas, pensamientos, sentimientos e información, sino que también contribuye a transmitir la ideología y las relaciones de poder de la sociedad que le es propia.

Conseguir un lenguaje inclusivo no es quizá la más importante de las batallas para lograr igualdad, pero sí que es la más sencilla, ya que está en nuestras manos el dotar de visibilidad a la mujer.

El sexismo no está en la lengua en sí misma sino en los usos que hacemos de ella, los cuales, al ser reflejo de la cultura androcéntrica de la que procedemos, muestran que el sexo comúnmente más discriminado es el femenino.

El funcionamiento que tiene el género gramatical en español afecta en muchas ocasiones al sexismo lingüístico. Mientras que el femenino posee un uso restrictivo (únicamente puede emplearse referido a las mujeres), el género masculino posee un doble valor. Por un lado, el específico, es decir, solo referido a varones (el presidente de la Junta de la Junta de Andalucía inauguró el acto). Por otro, el genérico, que engloba tanto a mujeres como a hombres (los españoles son todos iguales ante la ley). Este genérico afecta a la visibilización de las mujeres y resulta problemático en muchas ocasiones, pues produce constantes ambigüedades. Por ejemplo, si una persona dice “Mis hermanos van al cine los miércoles”, es imposible saber si la palabra hermanos incluye a hombres y a mujeres o únicamente a varones. Y, en el que caso de que las mujeres estén incluidas, está claro que quedan ocultas. Por tanto, se hace necesario evitar, siempre que sea posible, el masculino genérico, haciendo uso de los múltiples recursos de los que dispone nuestra lengua. La mayoría no contravienen el principio de economía del lenguaje, sino todo lo contrario, ya que se caracterizan precisamente por su brevedad. Sólo algunos, como la duplicación o la perífrasis que utilizaremos cuando no encontremos otra opción mejor, que en el peor de los casos, siempre será preferible usar un término más a que el mensaje resulte equívoco.

Para sustituir el masculino genérico se emplearán términos genéricos colectivos, abstractos o vocablos no marcados, perífrasis o metonimias. Cuando no produce ambigüedad, se puede omitir la referencia directa o bien utilizar infinitivos o pronombres. En muchas ocasiones, si nos paramos un momento a reflexionar sobre el texto que estamos escribiendo e intentamos buscar una alternativa, nos damos cuenta que si suprimimos el termino en cuestión la inclusión aparece por sí sola. Algunas alternativas:

  • Eludir el masculino genérico siempre que sea posible.
  • Feminizar los términos.
  • Utilizar términos abstractos, genéricos, colectivos, perífrasis o metonimias.
  • Omitir determinantes marcados.
  • Recurrir a fórmulas de desdoblamiento. Si bien, siempre que sea posible se debe evitar, si el texto lo exige para eliminar la ambigüedad o visibilizar explícitamente a las mujeres.

 

DECÁLOGO DE USO DEL LENGUAJE NO SEXISTA

 

GUÍA RÁPIDA PARA UN LENGUAJE NO SEXISTA


La ORDEN de 15 de mayo de 2006, por la que se regulan y desarrollan las actuaciones y medidas establecidas en el I Plan de Igualdad entre Hombres y Mujeres en Educación en su Artículo 2.4 “Actuaciones en los centros educativos” dice: El equipo directivo de los centros educativos velarၠpor el cumplimiento de las disposiciones vigentes relativas al uso de un lenguaje no sexista en todas las convocatorias y los documentos realizados en la Comunidad Educativa.

El II Plan Estratégico de Igualdad de Género en Educación 2016-2021 propone una medida con 3 actuaciones referentes a la utilización del lenguaje inclusivo y no sexista relacionadas con su segundo objetivo: “Realizar acciones de sensibilización, formación e implicación de la comunidad educativa en materia de igualdad de género, coeducación y prevención de la violencia de género.”
Medida: Impulsar y favorecer la práctica escolar inclusiva y equitativa, mediante la utilización de un lenguaje no sexista en sus expresiones visuales, orales, escritas y en entornos digitales.

Actuaciones:

  • Los equipos directivos establecerán directrices y actuaciones para asegurar la utilización de un lenguaje no sexista en el centro (documentación del centro, recursos y materiales didácticos, cartelería del centro, páginas web, comunicación con las familias, etc.).
  • La Inspección Educativa velará por el uso de un lenguaje inclusivo y no sexista en los centros docentes.
  • La Consejería competente en materia de educación facilitará y difundirá a través de su web la normativa, materiales y guías específicas sobre el uso de un lenguaje oral, escrito y visual, no sexista.

 

GUÍAS
LENGUAJE ADMINISTRATIVO NO SEXISTA
RECOMENDACIONESPARA UN USO NO SEXISTA DEL LENGUAJE
ORIENTACIONES SOBRE USO NO SEXISTA DEL LENGUAJE ADMINISTRATIVO

 

RECURSOS

1. NOMBRA EN RED. “Nombra en red”  es una invitación a imaginar nuevas formas de mejorar las relaciones a través de la palabra, a hablar y a escribir con precisión y, sobre todo, a transformarnos, transformando así lo que queremos que cambie. Incluye tanto un manual como un programa informático que facilita el uso inclusivo del lenguaje. Es un programa que ofrece el Instituto de la Mujer que funciona, a modo de diccionario electrónico, para buscar términos, expresiones sexistas o que ignoran la presencia femenina, y ofrece alternativas: sustituir el masculino por un sustantivo genérico (personal, equipo, colectivo, público, gente); uso de sustantivos abstractos (profesorado, alumnado, clientela); cambios en la redacción o uso de perífrasis para evitar reducir al masculino una referencia. El archivo ejecutable se puede descargar e instalarlo en el propio ordenador.

COLECCIÓN NOMBRA EN FEMENINO Y MASCULINO
EN DOS PALABRAS. EN FEMENINO Y EN MASCULINO. Serie lenguaje nº 2
NOMBRA.EN.RED. EN FEMENINO Y EN MASCULINO. Serie lenguaje nº 3
LAS PROFESIONES DE LA A A LA Z. EN FEMENINO Y EN MASCULINO. Serie lenguaje nº 3
HABLAMOS DE SALUD. EN FEMENINO Y EN MASCULINO. Serie lenguaje nº 5
HABLAMOS DE DEPORTE. EN FEMENINO Y EN MASCULINO. Serie lenguaje nº 7

 

2. THEMIS: Por un Lenguaje no sexista. El lenguaje y su vocabulario, como elementos que influyen directamente en la concepción sociológica que se tiene de las personas, han de ser cuidados en extremo para no caer en barbarismos, exclusiones sociales ni sexismos. En este sitio web encontrará ideas y herramientas para luchar por una igualdad hombre-mujer, acabando así con el lenguaje sexista utilizado aún en muchas instituciones. Recuerda, la igualdad en el lenguaje fomenta la visibilidad de la mujer.

3. MODIFICACIÓN DEL LENGUAJE SEXISTA EN MOODLE. Se trata de cambiar los términos en masculino, que aparecen por defecto en el entorno de la plataforma Moodle, por otros genéricos o con referencia a ambos géneros. Términos como «alumno» «usuario» “invitado” “profesor” “administrador”, cambiarían a «alumnado» «usuaria o usuario» «invitada o invitado» «profesorado» «administración», etc.