Carta a un amigo

Los alumnos de 3º ESO hemos estado trabajando en las clases de Educación Física una carta hacia un amigo que ha dejado de cuidarse e intentamos ayudarle a que tenga una vida saludable. Aquí dejamos dos de las cartas seleccionadas:

 

Carta a un amigo

Hola Mónica:

¿Qué ha pasado? Nunca pensé que todo esto iba a llegar tan lejos. Ya casi no me acuerdo cuando quedábamos para ir al parque a jugar un rato, que ahora solo vas al parque a fumarte un porro y a hacer botellón. Cuando tú te venías a mi casa y yo a la tuya y nos pasábamos la tarde cotilleando y hablando de todo y ahora apenas sé nada de ti.

¿Es que ya no quieres revivir esos momentos? Ya no sabes lo que es pasarte la tarde riéndote a más no poder de tonterías con los amigos, que ahora te pasas la tarde en el pub y en la terraza fumando.

Que si no hay alcohol no vas a ninguna fiesta y no eres nadie sin esa droga que cada día que pasa aumenta más y más, pero no te das cuenta.

Todavía hay posibilidades, nada está perdido si actuamos rápido. Tienes que dejarlo ya por favor.

Hazlo por el grupo, que ya no vienes con nosotros a ningún lado. Hazlo por tu familia, con la que ya casi no hablas. Hazlo por mí, que quiero que vuelvas y recuperar todo este tiempo que se ha ido agotando poco a poco.

Pero sobre todo, hazlo por ti, eres tú, tu cuerpo, tu cabeza, tu mente. En realidad estás mal y lo vas a pasar peor con el tiempo y te vas a dar cuenta cuando sea tarde.

Piensa en todo esto que te escribo y reflexiona si merece o no la pena hacer todo eso y no conseguir nada a cambio.

Vuelve, te echo de menos.

María Díaz Torrente

3º A.

 

Querido amigo:

Te escribo porque necesito decirte que es hora de decir “basta”. Lo sé. Soy como el resto de personas que intentan salvarte, como el resto que te harta diciéndote lo que ya sabes, pero no te hablo como “una más”, quiero que por un minuto que dura la carta de verdad me escuches. Entiendo que pases de lo que te digo ahora como pasas siempre. Entenderé que ni siguiera quieras leer esta carta, que la triste realidad: que te escondes a ti mismo.

Pero es que necesito decirte una vez más que no puedo ver cómo una persona tan buena muere engañándose, mientras ve cómo el mundo gira y no tiene ya ningún sentido sin una raya o un porro. ¿Qué la vida se te escapa así? El mundo muere de una forma demasiado triste para alguien de tan solo 16 años. Y yo, que no acepto que parte de ti ya esté muerta…porque no vives al día, sino a la hora de liarte un porro. ¿De verdad te permites a ti mismo maltratarte así? Darse gustos de este tipo es sin duda, la mayor de las violencias existentes. Incluso un maltratador pensaría en sí mismo, y tú, que eres tu propio maltratador, no te escuchas. No te quieres salvar, y no te queda mucho tiempo…. Es duro tan siquiera pensarlo, ni te imaginas lo que es escribirlo…Pero acabo de hacerlo, soy como ese doctor que da la noticia de que no hay ya nada que pueda hacer para intentar salvarte y que ya todo depende del paciente, que en un alto rango de posibilidades, morirá.

Y esto mismo te pasa, que morirás. Pasa que no he podido encontrar la cura y no te puedo ayudar. Aunque alguien podría encontrarla, tú, la cura está en ti. Eres el único que puede e innegablemente debe levantarse y pronunciar ese “basta” del que te hablé al principio, solo tú puedes y debes empezar a quererte y darte la oportunidad de vivir de verdad. Vivir. Suena tentador. Piénsalo esta vez antes de volver a desconectar de mí como haces siempre. Aunque, ¿qué quieres que te diga? Querido amigo, ya vives desconectado, viviendo cada día como en un coma, aunque de ti depende abrir los ojos, despertar y ponerle el punto final a esta pesadilla que empezó como un simple juego, antes de que la vida te ponga su punto final.

Anita Korchenko

3º A

Updated: 1 marzo, 2017 — 11:14 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *