DISCURSO DE MARINA EGEA GONZÁLEZ EN LA RECOGIDA DEL PREMIO

Estimados alumnos, padres y profesores:

En primer lugar, me gustaría dar las gracias porque me habéis dado la oportunidad de compartir este momento tan importante y emocionante como es el XX Acto de Graduación del alumnado de Bachillerato y Ciclos Formativos. Gracias también por considerarme para recibir el premio José Marín este año, honor que recibo con el cariño que nunca he dejado de tener a nuestro Centro.

Hay algunos aspectos de José Marín (segunda mitad del siglo XIX) en los que me gustaría detenerme brevemente porque creo que deben ser ejemplo para todos y me gustaría que puedan serviros de inspiración, especialmente a vosotros, graduados. Según los datos biográficos que se conservan de él, José Marín nació muy pobre, viéndose incluso obligado a mendigar de niño. Sin embargo, a su muerte dejó un importante capital monetario destinado a beneficencia en la ciudad de Málaga y aquí en Vélez-Rubio.

Para nuestro pueblo creó una escuela de primera enseñanza, dotándola de edificio propio (la escuela hogar San José en la carrera del Carmen, situada donde él se había visto obligado a pernoctar de niño a la intemperie) con capacidad para 80-100 niños pobres, algunos internos. Creó un espacio para la Ciencia y compró un solar para prácticas de agricultura.

Pero no es en la prosperidad económica de José Marín en lo que me quiero detener si no en los valores que transluce su personalidad: hombre íntegro, trabajador y de recia voluntad, creyente en el poder de la educación para mejorar la condición humana. Conocido por sus rasgos de filantropismo y amparo a los necesitados desde su fe cristiana.

Son los valores, es vuestra personalidad, vuestro juicio crítico y modo de comportamiento coherente los que realmente os distinguirán de los demás y guiarán vuestra vida. Sed íntegros, sed trabajadores y generosos como lo fue José Marín y no os dejéis engañar por culturas que solo llevan al egoísmo, a utilizar a las otras personas para vuestro beneficio o a perseguir unos fines económicos, vacíos en sí mismos. Comenzais una etapa apasionante: la universidad, la vida profesional, … y os encontrareis con buenos y con malos ejemplos. Vosotros, sed personas, como dirían mis padres. Sed personas de las que vuestros profesores, vuestros amigos, vuestra familia y vuestro pueblo puedan sentirse orgullosos y agradecidos.

Vélez Rubio, 25 de Mayo de 2018.

Convencida estoy, como José Marín, de que mediante el estudio, el esfuerzo, la constancia y la amistad llegaréis a dónde os propongáis. Os animo a no desanimaros. No está en nuestra mano poder cambiar directamente las circunstancias socioeconómicas de nuestro país pero sí incidir directamente en nuestro entorno inmediato: nuestra familia,nuestros amigos, nuestro pueblo… que mejorarán de forma proporcional a como lohagamos nosotros, interaccionando con nosotros, en tanto en cuanto nosotros seamos mejores. Esta es una gran responsabilidad de cada uno.

¡Enhorabuena graduados!

Marina S. Egea González

Updated: 6 junio, 2018 — 6:57 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *