¡NOS VAMOS DE VIAJE DE ESTUDIOS!

Tras varios meses preparando nuestro viaje de estudios, vendiendo papeletas, lotería (algunos incluso galletas), buscando información con los compañeros de años anteriores sobre esta actividad y organizando nuestro equipaje, al fin llegó el deseado día.

6 de abril, 5:00 am, Vélez Rubio, cuarenta y dos estudiantes y tres apreciados profesores, llenos de ilusión y con ganas de pasarlo bien, partimos hacia Toledo, ciudad de las tres culturas. Realizamos una visita guiada por su espectacular casco antiguo lleno de belleza, hermosas arquitecturas y una interesante historia que nos impregna nada más entrar en la majestuosa ciudad.  Cabe destacar la visita a la Catedral: lindos mosaicos, una estructura de perfectas dimensiones, las visuales vidrieras, las pinturas del Greco y una de sus joyas:  la “Custodia”.

Tras la sencilla comida, pudimos pasear libremente por las empedradas calles de Toledo para visitar sus entrañables tiendas y la plaza “Zocodover”. El autobús nos recogió al atardecer para hacer noche en Torrejón de Ardoz (Madrid).

Tras madrugar y atravesando los campos de Castilla, conseguimos llegar a un Oviedo soleado para disfrutar de su Catedral, de sus parques y sus tiendas. Esa noche pernoctamos cerca del famoso pueblo de Cangas de Onís (donde nos fotografiamos junto al puente romano y la Cruz de Asturias). Con ganas de hacer deporte y soltar adrenalina, despertamos esa mañana para realizar el descenso del Sella en kayak dobles. Un río lleno de corrientes y con un agua gélida (a pesar de ser el que tiene el agua más cálida de la zona) donde todos terminamos bañándonos. Finalizamos este entretenido día visitando el pueblo de Ribadesella, donde el Sella deja sus aguas correr en el mar, para deleitarnos con la victoria del Real Madrid.

Otro día espectacular nos esperaba en plena naturaleza asturiana: los Lagos de Covadonga, Picos de Europa, incluso, lagos casi ocultos que pudimos visitar en pequeños autobuses. Tras unas poquitas curvas, llegamos a los lagos de Covadonga, donde nos paramos para hacernos las míticas fotos junto a los lagos y acabamos con los pies llenos de barro. Tuvimos la oportunidad de dar una vuelta por el monasterio de Covadonga donde tuvo lugar el comienzo de la Reconquista y la cueva donde se encuentra la Virgen y la tumba de Pelayo.

Esa misma tarde nos recreamos en un escenario ficticio de guerra jugando al paintball, en la que ni Ginés ni Mariluz participaron, pero la sidra sí que la probaron. Así que, por las mañanas nos despertaban al son de las gaitas asturianas.

Abandonamos Asturias para descubrir la cara cántabra de los Picos de Europa subiendo en el teleférico, para disfrutar de sus espectaculares vistas y la altura, hasta Fuente De. Aquí pudimos ver perfectamente (dado que el día estaba despejado) los impresionantes Picos de Europa cántabros. Además, hicimos una guerra de bolas de nieve en la que nos enfrentamos con los alumnos de un instituto francés. Esa tarde descubrimos la Cueva del Soplao llena de misterio y visitando el lugar en donde trabajaban los antiguos mineros. Esta actividad se realizó cantando y tocando la guitarra para amenizar la ruta. Pasamos esta y las dos siguientes noches en un magnífico hotel en Suances.

 

Una mañana horrible nos despertó al día siguiente, para ir a visitar el parque de Cabárceno y allí dimos una vuelta en el teleférico para resguardarnos del frío y la lluvia. Aun así, pudimos ver las diferentes especies de animales que allí habitan, como elefantes, osos, tigres y los increíbles gorilas. Por la tarde, visitamos la recreación de la famosa Cueva de Altamira para descubrir la historia de nuestros antepasados.

Así llegamos a Santander, uno de los mejores días del viaje. Allí exploramos la Península de la Magdalena donde hay un palacio enorme a los pies del mar donde pudimos hacer unas fotos de película y estuvimos en la Playa del Sardinero, también echándonos fotos.

¡Nos fuimos pa´Madrid sin remordimiento! De Suances a Madrid: seis horas de largo viaje para poder descubrir nuestra capital. Un guía nos fue explicando la historia del Palacio Real, la Puerta del Sol, la Plaza Mayor, la Catedral de la Almudena y sus históricas calles. Esa noche en Madrid estábamos ilusionados por lo que nos esperaba al día siguiente.

Último día: la Warner. Desde las diez de la mañana (los primeros en llegar) hasta las cuatro pudimos disfrutar de sus divertidas atracciones destacando la nueva “Casa del Terror” y la montaña rusa “Las dos torres”. A la hora de comer nos dividimos y algunos comieron pizza y otros en el Fosters Hollywood.

El camino de vuelta nos acordamos de los familiares y amigos para comprar unos Miguelitos de la Roda, aunque fuimos casi todo el viaje durmiendo.

En general, el viaje ha sido muy divertido, interesante y con grandes aventuras donde hemos aprendido sobre nuestra historia y a convivir con nuestros compañeros. Todo esto no habría sido posible sin la confianza de nuestros profesores.

P.D.

¡Siempre nos acordaremos de las patatas fritas y del agua que sólo sabía a agua! Pero, sobre todo, siempre nos acordaremos de los momentos inolvidables que pasamos.

Gracias por todo

Alumnado de  4ºA: María López, Federico López, María Gámez, Carlos Cabrera, María Díaz, Raúl Torrente, Andrea Rodríguez y Adrián Martínez.

Alumnado de 4ºB: Chari Cayuela Lozano, Daniel Domínguez Racero, Estela Fernández Fernández y Daniel Martínez Aliaga.

Updated: 25 mayo, 2018 — 9:07 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *