PROYECTO ERASMUS+ : “OPEN DOORS , OPEN MINDS TO THE FUTURE”

En el curso académico 2018-19 al alumnado de 3º de ESO se nos propuso la oportunidad de participar en un proyecto de intercambio. Desde el primer momento nos pareció una idea única y la afrontamos con mucha ilusión.

Para la selección del alumnado participante, hubo una serie de pruebas que tuvimos que superar.

Tras muchos recreos de reuniones y trabajos, se realizó el primer viaje, pero este no fue nuestro turno; fue el de los profesores que viajaron a Estonia, el país organizador del proyecto.

En marzo, tuvo lugar nuestro primer viaje, destino: Grecia. Dos meses después, otro grupo de compañeros viajó a Lituania.

 

Comenzamos un nuevo curso académico, 4º de ESO, y aún quedan algunos destinos por visitar.

La semana del 7 al 11 de octubre de 2019 fue nuestro momento de ver al proyecto desde otra perspectiva; nos tocaba ser los anfitriones.

Fue una semana muy intensa, ya que no paramos de hacer múltiples actividades. La llegada de nuestros huéspedes se dio entre los días 5 y 6 de octubre.

El primer día, lunes 7, todos los estudiantes compartimos los resultados de los trabajos realizados en el proyecto y les mostramos un poco de la cultura española a través de nuestros bailes regionales. Posteriormente organizamos una divertida gymkana alrededor de Vélez-Rubio. Una de las cosas que más nos llamó la atención fue el karaoke, ya que nos ayudó a “romper el hielo” entre nosotros.

 

Al día siguiente, llegó el momento de emprender camino hacia el desierto de Tabernas, en Almería. Allí accedimos al parque Oasys donde observamos y aprendimos muchas cosas sobre animales que residían allí. Empleamos todo el día.

El miércoles visitamos uno de los más emblemáticos lugares de la historia española, como es Granada. Vimos la espectacular mezquita de la Alhambra y paseamos por sus grandiosos jardines y por las calles de la ciudad.

 

A la mañana siguiente, fue el turno de visitar algo muy destacable de nuestro entorno histórico. El protagonista de este día fue el Castillo de Vélez-Blanco. También nos dirigimos a la Cueva de los Letreros, un abrigo en una montaña con pinturas rupestres de época neolítica. Volvimos pronto a casa para reponer fuerzas y por la noche tuvo lugar la cena de despedida en el restaurante Bellavista, donde todos intercambiamos bailes típicos de cada país.

Para cerrar esta fabulosa semana, el viernes fuimos a la playa de San Juan de los Terreros donde realizamos diferentes juegos deportivos y comprobamos la temperatura del agua.

El peor momento de esta semana fue el momento de las despedidas, pero tendremos la suerte de ver a algunos compañeros en Portugal.

Alberto Robles Alonso

Gema Rodríguez Pérez

Alejandra Saavedra Merino

 

Updated: 23 octubre, 2019 — 10:27 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *