Planeta Escuela TIC 2.0 Rotating Header Image

Cariños

Trabajando en compañía

La mejor compañía posible... los padres y madres del alumnado del grupo que tutorizo, 6ºD.

Por fin ayer pudimos materializar la actividad semifinal del Proyecto Parques de Tomares, pensado para las familias y que aún está sin terminar; nos queda la ruta a pie para comprobar que no han copiado de la Wikipedia y sólo hemos podido estudiar 8 parques de los 24 que disfrutamos en Tomares. Así que tenemos excusa para continuar el trabajo el curso próximo, tal vez en colaboración con el Instituto Ítaca, al que están adscritos los niños y niñas de 6º curso de nuestro colegio.

Voy a intentar recopilar algunas conclusiones, sensaciones, opiniones... del alumnado. Ya tienen como tarea hacer una entrevista a sus padres y madres para que opinen sobre esta experiencia y podamos compartirla. Siempre habrá algo que mejorar y en ello estamos. Eso sí, la tarea es obligatorio hacerla con la cámara de vídeo del teléfono. Aunque estos seres humanos no tienen edad, digo yo, sí tienen teléfono... así que habrá que aprender a usarlo para algo más que jugar al tetris (jeje) o perder tiempo y dinero.

Empezamos el proyecto allá por octubre con variables como: mosqueo, no entiendo, qué bien, no puedo, no quiero, no me da tiempo... y hemos tardado... en entenderlo, en empezarlo, en montarlo, aprenderlo y ponernos de acuerdo en fecha y horario para poder mostrar a los demás los trabajos. No ha sido fácil, pero sí emocionante. Ana, la madre de Macarena (alumna mía cuando las dos éramos de Infantil) dice que se alegra de perderme de vista, que se acabaron los marrones en los que meto a las familias (más madres que familias y algún padre). Yo sé que me lo dice con cariño y nos reímos mucho. Si quieres saber por qué me riñe, diré eso tan así de pincha aquí.

En cualquier caso, he aprendido que: A pesar de las quejas que hay por todas partes sobre que la escuela está muy cerrada a la sociedad y las familias,  no hay más que abrir las puertas de par en par para comprobar que la sociedad también anda tela de cerrada a la escuela. Y es que no es tan fácil, cada quien a su bola, el estrés alternativo y los horarios de trabajo son una verdadera cruz.  Por mi parte, he de reconocer que, aunque me ha costado trabajo hacer de martillo pilón durante estos meses insistiendo y haciendo oídos sordos a las críticas (esta chiquillería me lo cuenta todo, hasta lo que opinan sus padres y madres de mis ideas peregrinas), al final he conseguido un regalo hermosísimo, fue una tarde preciosa, genial, yo no puedo describirla. Hasta que tengamos el vídeo y el permiso para colgarlo, además de un sitio donde exponer todos los trabajos, aquí os dejo las opiniones de los más sorprendidos, los niños y niñas, y todo mi agradecimiento a esta gente tan buena que me ayuda a que mi trabajo con sus hijos e hijas sea cada vez más gratificante. Gracias, gracias, gracias.
 
 


Manuel M. nos hace un breve resumen: El día 1 de marzo vinieron las familias al colegio para presentar un trabajo de los parques que nos mando Lola el trimestre pasado. Presentamos los los trabajos en la pizarra digital a veces se cortaron un poco. Todo salio muy bien, aprendimos cosas sobre los parques. Lo mas curioso fue cuando le dieron un Goya a Andrea. Después hablamos de la vergüenza, miedo...Pero a mi no me pasó porque mi padre no me dejó en ridículo (Que suerte :P) Ahora vamos a hacer un recorrido por todos los parques que hemos trabajado. Me encantaría repetir porque fue chulisimo y después nos fuimos media clase o mas al parque.

Cuenta Moisés en su blog que Todos y todas nos lo pasamos genial, unos más nerviosos que otros, pero fue bastante bien... Todas las familias lo hicieron bastante bien, y pronto pondré una entrevista a mi madre y su compañero que me acompañaron a la reunión. En definitiva, me lo pasé genial (y además falté a la academia de inglés ji, ji)

Paula llegó tarde: No se mucho lo que ha pasado porque llegué tarde a las 7:30 y no se que pasó me han dicho que le dieron un óscar a la familia de Andrea López, por lo visto tomaron tarta, qué morro (vi lo que quedaba de tarta NADA), y también estaba todo lleno de panecillos o eso creo, servilletas, tazas de café de plástico y pequeñas cucharas de plástico.
Llegué cuando estaban presentando mi presentación po el final y luego pusimos el vídeo que hicimos. Al final unos niños se fueron al parque, yo me fui con ellos, jugamos a un tipo de pilla pilla raro. Pues claro que repetiría pero la siguiente vez llegaré a tiempo.



Adrián cuenta esto: Todas o, casi todas las familias (sobre todo padres y madres), estaban más nerviosas que sus hijos e hijas, pero a la hora de hablar, parecía que se les quitaron a todos. Nosotros, los niños y niñas nos pusimos muy avergonzados de nuestros padres, ya que algunos no paraban de hablar, gritar, bailar; pero sobre todo cuando iban ha explicar de qué trataba su presentación.

José Ángel: fuimos al colegio para presentar el trabajo de los parques, aunque en realidad la presentaron los padres. El primer grupo lo presentaron los padres de Manuel O., Jesús Antonio y yo presentaron genial pero la madre de... se enrollaba un poco

Inma: El trabajo consistió en reunir a una o más familias para hacer una presentación y exponerla en clase. Muchas de las familias estaban al principios nerviosas, iban muy preparadas; con guión, con vídeo, con murales, las presentaciones con música. A todas las familias les salió muy bien porque todas tenían algo de especial, como: El esfuerzo.
Aprendimos muchas cosas, aprendimos como se hace un trabajo en equipo, la situación del parque, su vegetación, su fauna (aunque no hay mucha) etc.
Hemos pensado hacer una expedición a los parques que hemos expuesto para saber si la información no esta directamente de la Wikipedia si no que hemos investigado en páginas, hemos preguntado al ayuntamiento... Hemos tenido dificultades en quedar para hacerlo pero al final a sido una gran experiencia. Cuando ya llegó el día de la exposición a las 5:30 de la tarde, algunas familias estaban nerviosisímas pues era su primera que exponían una presentación.
Me ha encantado y repitiría muchas veces más.


 
Natalia: nos encontramos con los padres para exponer el trabajo que hicimos de los parques y me lo pase genial pero me puse muy nerviosa en cima cuando salí a exponer mi hermano se puso en medio de la pizarra y ... se puso a poner la mano por toda la pizarra vamos un desastre también comimos tarta  estaba riquísima amm que rico creo que deberíamos repetirlo porque me lo pase super super super :) :) ah,  han estado  muy bien todas las madres y padres estuvieron genial les felicito a todos.


Lidia:
cada alumno/a se reunió con sus padres en la clase,para presentar un trabajo de los parques que teníamos que hacer junto con nuestras familias, los padres y madres estaban muy nerviosos y se confundían a veces pero lo hicieron genial les doy a todos la enhorabuena.
Estaban todas muy bien pero la que mas me gustó fue la del grupo de Paula, Pili, Alfonso y Moisés y las familias de ambos, estaban muy nerviosas pero lo consiguieron explicar a la perfección y les salió como nunca os lo podríais imaginar.


Macarena:
Mi grupo y yo hicimos una presentación sobre el parque de Hacienda la Cartuja, unos murales; 1 sobre los tipos de plantas que hay en el parque, otro sobre la inauguración y otro que no me acuerdo de que era :P. También llevamos una merienda SORPRESA!. Que bueno que estaba!
La verdad que salió muy bien las madres se expresaban muy bien pero estaban muy nerviosas... (ahora nos entienden)(eso espero)

Aprendimos que es un Almez entre otras muchas cosas; Almez: es un árbol muy longevo y de altura superior a 20 metros.
Lo que mas curioso me pareció es que las madres y padres a la hora de explicar se explicaban muy bien (mejor que nosotros y nosotras)
Por ejemplo la madre de Jesus Rivero se explicó super bien, también la de Alfonso.
Me gustó mucho  la presentación del grupo de Manu Martinez, Lidia etc.. Era muy chula y bonita (entre todo el dibujo de Ignacio)
Me gustaría mucho repetir esta experiencia ya que nos lo pasamos muy bien!
Y el bizcocho estaba buenísimo!! :P


Laura: Nos lo pasamos muy bien. Todos lo hicimos muy bien y a Lola le encantó.
Pasamos  una tarde muy entretenida y divertida.


Pilar: Fue muy divertido las madres y los padres estaban muy nerviosos por la exposición, los trabajos estaban todos muy bien y las familias lo explicaron también, este trabajo lo hicimos para que los padres vieran lo que se siente al salir y exponer un trabajo y para que vieran también que aparte de los exámenes y los libros de texto también hacemos otras cosas

Pili: Ayer tuvimos una reunión con nuestros padres por un motivo: teníamos que presentar el "Proyecto de los Parques". A nosotros nos tocó con Alfonso, y su madre, Paula y su madre, Moi y su madre, y yo, con mi madre y mi padre, pero él no hizo nada, nada más era el representante masculino del parque. Salió bastante bien. Aprendí a colaborar con mis padres, y tener un trabajo con los mayores de hoy en día, como trabajan, sus horarios...
Lo más curioso fue cuando un niño no hizo una presentación, si no un vídeo, ahí explicaba todo muy bien, también me pareció interesante una chica que hizo los tipos de Jardines que hay en el mundo, el padre se lo tomó en serio, pero con un poco de humor.
Cuando presenté mi presentación no tuve ni miedo ni alegría, tuve vergüenza, y nervios. Más vergüenza que nervios porque no me gusta que me mire mucha gente, no me gusta que me miren los padres que encima no conozco, y tampoco me gusta que me mire la clase.
Yo... si que repetiría, ha sido una experiencia muy buena.


 


Andrea: A las 5:30 Llegamos a clase, allí los padres y las madres, hijos e hijas hicimos un proyecto sobre los parques de Tomares.
Salieron algunos grupos, cuando les toco salir a la familia de Macarena y Pilar hicimos un pequeño descanso porque trajeron unos pasteles y café.
Cuando terminamos la merendola, siguió la ruta de de las presentaciones.
Yo me lo pase muy bien, esta bien ver como tu padre y tu madre comprende como tu trabajas en clase.
Lo mas curioso fue como los padres y las madres (ya que nosotros lo trabajamos mucho en clase y estamos acostumbrados) controlaron su vergüenza, miedo....., pero no solo sentían lo peor, yo creo que cuando terminaron de hacerlo se sentirían a gusto de ver que ya han terminado y han superado su vergüenza.

10 meses, 100 causas (y las que no voy)

En septiembre y octubre llegamos a la escuela celebrando el final del verano, el comienzo del otoño, programamos lo que casi nunca da tiempo a cumplir y empezamos la tarea.


Evaluación inicial, varios días tanteando al personal. Nos llegan los avisos de los centenarios de cuándo nació éste o cuándo murió aquél, que es precepto. Programas especiales de educación vial, de para que no fumen, no beban ni se vayan con quien no deben. Para que se cuiden los dientes, se alimenten sano, se vistan cómodas y lean muchísimo y que, además, les guste.Y la nueva pregunta: ¿cuándo vienen los ordenadores?
 
Sin apenas coger aire llega noviembre y el dilema de si ir a limpiar la lápida de la bisabuela con la abuela, o celebrar Halloween porque somos bilingües y jamás una americana se pondrá un traje de gitana en serio, pero aquí sí nos ponemos cara de susto, aquí pareciera que tirar huevos a las puertas de la gente y atiborrarse de caramelos vestidos de mamarracho fuera algo verdaderamente interesante. Con lo bonito que es aprender a sacarle brillo al mármol y a los jarroncitos de plata. Y en medio, el dolor del 25 de noviembre y la eterna discusión, y hasta algún cabreo. Curiosamente, suele pasar sin pena ni gloria el 20 de noviembre, Día del Niño y de la Niña. Debe ser que con tanto estrés los y las protagonistas se nos diluyen entre los murales.
Antes de que dé tiempo a guardar el traperío y los botes de sangre falsa, hay que ir a Ikea a comprar lo último en luces para la fachada del adosado o el Papá Noel que se escurre por el balcón. Para el puente de la Inmaculada Constitución ya estamos sacando el árbol y la nieve. En la escuela empieza la chiquillería a presionar para cantar villancicos, adornar la clase, hablar de los RRMM a un mes y medio vista y todo esto no sin antes celebrar el Día de la Constitución, precepto también.
Y antes de haber acabado de abrir paquetes de reyes, celebramos el Día de la Paz, y el utilísimo y educativo San Valentín que no sé si choca o no con el Plan de Igualdad, pero que como Halloween, se cambia el look y se hace aún más... aún. Carnaval y Día de Andalucía atiborran febrero de actividad y alegría sin fin.

Marzo se presenta tranquilo, este año la Semana Santa y la Feria caen tarde y convierten un trimestre en monumental y el otro en un paseo por las nubes. Sin San José nos quedamos con este mes a expensas del calendario de cada año, si exceptuamos el todavía no mundialmente aceptado 8 de marzo, Día de la Mujer. Pero no hay miedo, tenemos el Planes y Programas para dar y regalar: el de Convivencia, el de Apertura, el de Autoprotección, el de Igualdad, el de Idiomas, el 2.0... más los particulares de cada centro y los que surjan por el camino.

Abril, la Feria, el Día del Libro, antes la Semana Santa, dan pie a los próximos días del Medio Ambiente, el Agua, la Meteorología, la Noche de San Juan y en fin, lo que se me olvide, que sé que es bastante aún.

Añadiremos fiestas locales, excursiones, salidas y visitas externas, incluyendo evaluaciones externas de variado pelaje. Hora y media de religión o de nada a la semana, y libros de texto que pagamos entre toda la ciudadanía andaluza. Las extraescolares por la tarde vienen a reforzar aún más la actividad constante y el no parar. Han aumentado los casos de alergias, asmas, picores y TDHA. Y todo el mundo busca soluciones y nadie se para a pensar ¿para qué nos está pasando ésto? ¿no será que estamos haciendo algo al revés? ¿Tonucci está loco? El por qué a mí no me interesa mucho porque no soluciona nada y porque, además, en nuestro fuero interno, sabemos bien lo que está pasando.

Y resulta que, después de todo esto, lo que más nos agobia es cómo trabajar las Competencias básicas en el aula. ¿Acaso todo lo anterior no son una herramienta más que suficiente para meterle mano a la vida, que es lo que son las CCBB? Tal y como tenemos planteada la vida propia y la de nuestros hijos e hijas, vamos a tener que solicitar a la OMS el Día del sueño mundial (si es que no lo hay ya) para poder descansar un poco.

¿Sabrán nuestros niños a qué sabe una tarde entera de sofá y brasero, de patio y collares de jazmín, de conversaciones y aprendizaje en las rodillas del abuelo? ¿Sabrán que el arte de no hacer nada también es una forma de aprender? ¿Lo sabemos nosotros?

Y lo que nunca se ve...

-------------------------------------------
Y entonces me dijo una madre: Cuánto me hubiera gustado que me enseñaran a hablar en público de pequeña, ahora no tendría tanto miedo y no tendría que decirte que no.

El poder destructivo del Cuarto Mandamiento

«Honra a tu padre y a tu madre, para que se prolonguen tus días sobre la tierra que el Señor, tu Dios, te va a dar» (Ex 20, 12).

Esta entrada no es apenas mía. O es toda mía, según se mire. Yo sé que la sra. Miller acierta en el 99,9 de todo lo que dice. Y le quito la décima porque es humana y no perfecta. También apostaría algo a que podría adivinar los argumentos en contra, las excusas o las explicaciones no pedidas (excusatio non petita...)  de quienes lean esta entrada. Lo comprendo, pero no lo comparto.


Es increíble como, sabiendo cuántas cosas buenas podríamos hacer por nosotros mismos, por la escuela, por la tierra que nos acoge... nos entretenemos en fabricar mandamientos y zarandajas que nos apartan de lo que realmente importa, que es vivir el momento, lo único que tenemos, lo mejor posible. 

Es increíble también que haya estudios, planes, proyectos e inversiones para estudiar minuciosamente cuánto, cómo, dónde y a manos de quién murieron las x mujeres que mueren cada año a manos de sus parejas o ex-parejas (muertes relacionadas con la dimensión perversa del aguante que nos ocupa), y no se sepa a ciencia cierta cuántos bebés, niños o niñas mueren cada año a manos de sus padres, de sus madres. O cuántos quedan huérfanos debido a la violencia sufrida en su "hogar" y cuántos serán personas heridas y dispuestas a herir en su mundo de adultos. O cuántos, porqué no decirlo, en sus casas perfectas de matrimonios perfectos sufren la ausencia, la falta de atención, el hastío de su estructurada familia y el peso de las normas morales de sus padres, tengan razón o no. ¿Qué pasa con la infancia que no vende?

Hace meses que quiero escribir ésto pero, casualmente ha sido hoy, el 1 del 1 del 11, en pleno festejo navideño, a seis años de la muerte de mi hermano, una muerte que me sigue enfadando, que aún no puedo llorar limpia, y que no es un famoso de los que salen en el libro de Alice Miller, pero murió joven... sin necesidad. Él no culpaba a nadie de nada. Era lo que podríamos llamar un tipo muy noble, un hombre bueno con un aguante casi infinito, jamás hizo daño a nadie, para eso ya se tenía a sí mismo. Peleamos tanto, nos reímos tanto... pero nunca me dejó hablarle de lo que sentíamos. Abuela, no sea usted tan plasta, me decía, mientras terminaba el enésimo cubata con el enésimo cigarrillo. Habanos, fumaba. No quiero imaginar el cabreo que tendría hoy si viviera. Te aguantas, McQ. Te quiero, nene.

Alice Miller ya me abrió los ojos con respecto a algunas cosas cuando leí su libro El saber proscrito: la sabiduría infantil, reprimida por el mundo adulto y la culpa, sigue viva dentro de nosotros y siempre podremos recuperarla. 

En  El cuerpo nunca miente, Miller se pregunta porqué la gente, incluso los terapeutas, creen en el poder de los medicamentos y no en el de escuchar al propio cuerpo, que es el que sabe qué nos falta y lo que tuvimos que soportar.

También hace un replanteamiento, por no llamarlo crítica feroz, del psicoanálisis y de cómo las teorías de Freud ahogan las verdades que podrían ayudar a sanar a muchas personas (En este libro, es muy llamativo el ejemplo de cómo el psicoanálisis contribuyó a intensificar las depresiones de Virginia Wolf al negarse a sí misma sus recuerdos sobre los abusos sexuales que ella y su hermana sufrieron en la infancia)

Este fragmento del libro es muy esclarecedor:  

No puedo obligarme a querer a mis padres, o siquiera a respetarlos, cuando mi cuerpo se niega a hacerlo por razones que él mismo bien conoce. Sin embargo, cuando trato de cumplir el cuarto mandamiento me estreso, como me ocurre siempre que me exijo a mí misma algo imposible. Bajo este estrés he vivido prácticamente toda mi vida. Traté de crearme sentimientos buenos e intenté ignorar los malos para vivir conforme a la moral y al sistema de valores que yo había aceptado. En realidad, para ser querida como hija. Pero no resultó y, al fin, tuve que reconocer que no podía forzar un amor que no estaba ahí. Por otra parte, aprendí que el sentimiento del amor se produce de manera espontánea, por ejemplo con mis hijos o mis amigos, cuando no lo fuerzo ni trato de acatar las exigencias morales. Surge únicamente cuando me siento libre y estoy abierta a todos mis sentimientos, incluidos los negativos.
Comprender que no puedo manipular mis sentimientos, que no puedo engañarme a mí misma ni a los demás, fue para mí un gran alivio y una liberación. Sólo entonces caí en la cuenta de cuántas personas están a punto de desbaratar sus vidas porque intentan, como hacía yo antes, cumplir con el cuarto mandamiento sin percatarse del precio que sus cuerpos o sus hijos tendrán que pagar. Mientras los hijos se dejen utilizar, uno puede vivir hasta cien años sin reconocer su verdad ni enfermar a causa de su autoengaño.
Claro que, también, a una madre que admita que, debido a las carencias su infancia, es incapaz, por mucho que se esfuerce, de amar a su hijo, se la tachará de inmoral cuando trate de articular su verdad. Pero yo creo que es precisamente el reconocimiento de sus sentimientos reales, desligados de las exigencias morales, lo que le permitirá ayudarse de verdad a sí misma y a su hijo, y romper el círculo del autoengaño. 

Terapeutas y religiosos de distintas creencias afirman que hay que honrar a los padres independientemente de lo que hayan hecho, y es así como se alimenta la dependencia emocional desde la infancia, que está haciendo millonarios a laboratorios y psicoespecialistas.

También me parece importante la conclusión a la que llega de que el perdón, por sí mismo, no cura: es una trampa alimentada por la culpa. Creer que perdonando y amando a quien machacó la vida de un niño o una niña acabará con el dolor, el sufrimiento o la depresión, es un error que mantienen religiones y la mayoría de los terapeutas que, como personas normales que son, siguen alimentando la idea moral del amor a los padres, a los mayores, por encima de cualquier sentimiento o experiencia negativos que se haya podido vivir.

La autora nos habla de la naturalidad con que se ve el maltrato infantil: pegar a niños y niñas es siempre un maltrato de consecuencias graves que pueden durar toda la vida; y no el único. El vínculo destructivo del niño maltratado con su verdugo y la moral que nos amenaza con una muerte temprana en caso de no amar a nuestros padres, son los dos pilares que sustentan el cuarto mandamiento, seguido a pies juntillas tanto por víctimas como por verdugos.

Podemos tranquilizar al cuerpo con drogas, alcohol, tabaco, medicamentos o sexo; huir del sufrimiento con creencias religiosas o cinismo; él siempre acabará descubriendo el autoengaño antes que la razón, sobre todo cuando ésta funciona desde la falta de honestidad consigo misma.

Tengo que perdonar, tengo que olvidar, tengo que amar, tengo que pensar en positivo, son demasiados "tengo que" para un alma que esté debilitada debido a la presión que soporta al tener que ocultar la verdad de su vida.

La moral puede decirnos qué podemos o no podemos hacer; pero nunca podrá gobernar en lo que podemos o no sentir. Lidiar con estos sentimientos y atravesar el dolor es la única vía para dejar de hacernos daño y dañar a nuestros hijos e hijas y convertirnos al fin en personas honestas con nosotras mismas y con los demás.


(La imagen de Alice Miller la cogí de aquí, donde dan la noticia de su muerte. Yo le quedo muy agradecida, por el alivio que me regala: Anacliticas Memorias Psicoanaliticas)
(Las demás son de flickrcc y de mi álbum personal)

Acompañamiento Infantil y Primaria

Acompañamiento Infantil y Primaria

¿Y pa qué quiero yo una PDI?