Planeta Escuela TIC 2.0 Rotating Header Image

conciertos

Vinagre y rosas, Sabina again.

Anoche asistí en Huelva al concierto de Sabina de su gira “Vinagre y rosas”. Las sensaciones fueron contradictorias. Tengo que confesar que me gusta Sabina pero no me considero un fanático suyo. Me encantan sus letras y algunas de sus canciones me parecen sencillamente geniales. Creo que es “el cronista” de la España del último cuarto de siglo y es más, en una ocasión he usado una de sus letras en una tutoría de 3º de ESO.
Sin embargo, este concierto no está a la altura de otros anteriores. No tuve la suerte de verlo con Serrat pero sí que estuve en Málaga y Sevilla en su concierto después de “Alivio de luto” en… ¿2006? y en el estadio olímpico de Sevilla hace algunos años más. En esas tres ocasiones el espectáculo en el escenario estaba mucho más currado que ahora. ¿Será que la crisis se ha hecho notar o simplemente que esta gira es una más?
Musicalmente… hummmmm. Las canciones de este disco no me hacen mucha gracia la verdad. “Crisis” creo que es cañera y la pusieron al final (@vimpela me lo chivó por twitter minutos antes de comenzar el concierto) mientras se despedían… Sí la pusieron de fondo, ¡¡¡ no la cantó!!! Faltó “Ruido” que fue reclamada, tímidamente, por un público que para mi gusto no estuvo entregado a pesar de que Joaquín hizo intentos chungos de metérselo en el bolsillo. A ver, llamo intentos chungos a hacer comentarios jocosos sobre Sevilla y los sevillanos para congraciarse con el público de Huelva cuando era evidente que parte de los asistentes ( por ejemplo yo y mis tres acompañantes) eran sevillanos. No sé si Joaquín sabrá que las playas de Huelva son lugar de veraneo de media provincia de Sevilla y que estas dos capitales andaluzas están a 50 minutos en coche. Además joder, que no creo que haya que explotar esas rivalidades basadas en el terruño. En fin… no me gustó nada ese detalle. Ya es tradición que los conciertos tengan varias pausas para que Joaquín tome resuello, pero a mi me provocan un bajón que luego hay que remontar y… cuesta la verdad. Ah y la nueva chica, Marta Barros, … está a años-luz de … ¿Veis como no soy nada fanático? (Olga Román, otro chivatazo de @vimpela).

Revisando lo que llevo escrito, parece que me crucificaron ayer en Huelva. Ciertamente lo hicieron  pero en el bar: 4 bocadillos, 2 botellas de agua de medio litro, un Seven-Up y un litro de Coca Cola…. tachán…. ¡¡¡ 36 euracos!!!

De verás que no me crucificaron: volví a disfrutar con los himnos ( el pirata y nos dieron las diez), volví a desear que no se pusiera la luna de miel, a desafiar el oleaje sobre un cascarón de nuez, a cantar con mi princesa aquello de “Ahora es demasiado tarde…” pero en esta ocasión no volveré a repetir en Sevilla como hice en la última ocasión.

Foto de José Manuel González García tomada en Córdoba. Espero que no me demande porque la foto tiene copyright. ¿Se considerará un eximente la consanguinidad con el autor? Jajajaja.