Planeta Escuela TIC 2.0 Rotating Header Image

Cultura Alimentaria

Jornada sobre Cultura Alimentaria en el IES El Palo

El pasado 7 de diciembre celebramos una de las actividades que se enmarcan en el Proyecto Integrado de 4ºESO para este año. Fue una jornada que comenzó yendo a comprar los ingredientes de los platos que íbamos a preparar, y que finalizó con la gozosa ingesta de los mismos después de un gran trabajo de todo el alumnado de 4ºESO y de Manuel Maeso, Presidente de La Carta Malacitana. En cuanto el alumnado edite el vídeo de la jornada lo haremos público; de momento os dejamos la crónica fotográfica, a cargo de Laura Pérez, y un resumen de la experiencia por si os resulta útil.

Uno de los objetivos para este año en Proyecto Integrado en particular y en la actividad docente en general es conseguir la colaboración de asociaciones y organizaciones de Málaga que nos ayuden a conectar nuestro trabajo con nuestro entorno y así darle más sentido a lo que hacemos con el alumnado. Incluso hay un proyecto en marcha con esta finalidad. Ello nos llevó hasta La Carta Malacitana, asociación que promueve y difunde los valores de la Cultura Alimentaria malagueña; aquí tenéis una presentación de la misma. En la primera conversación que mantuvimos a finales de agosto con su presidente el entendimiento fue total porque entre sus objetivos fundamentales se encuentra la incorporación de la Cultura Alimentaria al curriculum de Primaria y Secundaria. Decidimos en aquella reunión qué formato tendría esta jornada y qué platos se podrían preparar, y estuvimos de acuerdo en que el alumnado tenía que ser protagonista de la actividad y tenía que cocinar alguna receta; una de las consecuencias interesantes de este planteamiento ha sido la necesidad de buscar la colaboración de las familias y otra el valor co-educativo que tiene el que los chicos comprueben que son capaces de cocinar y disfrutar con lo que han preparado; y a su vez que las chicas y las madres constaten que ellos pueden hacerlo. Dado que no tenemos infraestructura para que muchos alumnos se pongan a preparar un plato caliente, y pensando también en los posibles riesgos, decidimos que los platos fueran fríos. Si además queríamos recetas malagueñas, preferentemente con productos de nuestra provincia y que además fueran sencillas, la conclusión era clara: haríamos gazpacho, porra, ajoblanco y ajocolorao; aun sabiendo que diciembre no es el mes ideal para estos platos. Pero nos pareció preferible establecer un objetivo no demasiado ambicioso que permitiera resultados satisfactorios. Y desde luego que lo fueron: ¡nos los comimos todos!
Para conocer el contexto en el que se desarrolló esta jornada la siguiente presentación es una buena declaración de intenciones de lo que nos proponemos en Proyecto Integrado.

También este documento es útil para conocer las actividades que se desarrollaron antes del día 7, durante el mismo y algunas de las que haremos después.
Como resumen, indicar que cada alumno tuvo que elegir y presentar una receta para cuatro personas de entre las propuestas (gazpacho, porra, ajoblanco, ajocolorao), prepararla en casa con la ayuda de la familia, y calcular los ingredientes y el dinero necesarios para esa receta y luego el coste para cuarenta personas (este año hemos establecido como prioridad el desarrollo de la competencia matemática en todos los niveles del centro y hemos diseñado una Formación en Centros con dicha finalidad).
Y esta es la lista que repartimos el lunes pasado entre el alumnado para que no olvidaran nada importante.

La jornada comenzó yendo a comprar los ingredientes a la Frutería La Pera donde el propietario del establecimiento, padre de una de las alumnas participantes, nos enseñó a elegir la verdura y nos explicó algunos criterios para comprar. Le agradecemos sinceramente su colaboración así como los precios anti-crisis. Una vez hecha la compra volvimos al instituto, donde Manuel Maeso dirigió un Taller sobre Cultura Alimentaria que tuvo una parte teórica con contenidos conceptuales y actitudinales muy interesantes, y luego una parte práctica en la que supervisó el trabajo de todos los grupos; nuestro más sincero agradecimiento para él por haber hecho posible esta jornada con auténtico fundamento. Compartimos este botón de muestra.

Además de Laura Pérez, que se encargó de las fotos, Alba Pastor se encargó de twittear el taller y Vail Rainey, una de nuestras lectoras, grabó en vídeo el evento.
También hay que destacar el papel jugado por las familias, que acudieron una tarde al instituto para conocer el proyecto (lo que no es muy habitual), ayudaron a ensayar la preparación de los platos, y contribuyeron con excelentes postres y con aceitunas aliñadas que comimos el día 7, y aportando utensilios y herramientas de cocina. Y la ayuda del AMPA, que ha financiado el coste íntegro de la celebración de la jornada y que ha colaborado en todo momento con el proyecto.

Pensando en qué deberíamos mejorar, algo que nos preocupa es la percepción que un sector del alumnado tiene de esta manera de trabajar. Entienden estas actividades como una oportunidad para faltar a clase (las fiestas también contribuyeron a buen seguro) y personalmente creo que la mayor sanción que pudieron recibir fue perderse esta fiesta. Pero habrá que intentar que los doce alumnos que no vinieron, lo hagan la próxima vez. Se me ocurre que algunos de los comentarios espontáneos del alumnado mientras recogíamos podrían servir para animarlos:

¡Mi porra era la mejor!

¡Cuando le cuente a mi madre que he probado el gazpacho, la porra y el ajoblanco no se lo va a creer!

Hoy he conocido a compañeros interesantes con los que normalmente no tengo tanta relación.

Y ahora nos queda faena TIC: editar el vídeo, publicar las fotos en la wiki, seguir subiendo vídeos del alumnado preparando una receta en casa, empezar el itinerario gastronómico por la provincia de Málaga, …

Quizás la conclusión más clara que se pueda sacar de esta experiencia es la enorme diferencia que marca el trabajo colectivo y coordinado. Cuando reman en la misma dirección los tres docentes que impartimos Proyecto Integrado en 4ºESO, las familias del alumnado, el A.M.P.A., el Centro, el responsable de la cafetería, y se cuenta con la ayuda de asociaciones con sensibilidad por la Educación (que son la mayoría), los resultados son necesariamente positivos.
Os animamos a probar. Y a comeros los resultados.