Planeta Escuela TIC 2.0 Rotating Header Image

despedida

Notas de fin de año (V): ¡nos mudamos!


El pasado 28 de abril ¡de 2006! mi amigo Diego Ojeda yo yo abrimos este hotel en la recepción de un hotel en Málaga. En aquella época trabajábamos juntos en el ámbito de la interculturalidad y la enseñanza de español como segunda lengua y queríamos abrir una ventana para poder compartir nuestras reflexiones, nuestro trabajo y la información que íbamos recogiendo en la red y en el Mundo Real.

Desde entonces De estranjis ha recogido 639 entradas y ha recibido un número de visitas mucho mayor de lo que podíamos esperar.


Esta entrada que lees será la entrada número 640 y la última en esta dirección. Nos mudamos de Blogger a nuestro propio espacio en http://deestranjis.es o http://blog.fernandotrujillo.es, como tú prefieras. El nuevo espacio conserva el nombre, De estranjis, pero está montado sobre Wordpressy alojado junto a mi página personal, http://fernandotrujillo.es.

Cerramos una etapa en http://deestranjis.blogspot.com tras seis años apasionantes de escritura y diálogo. Quedan recogidos esos años en el libro "Propuestas para una escuela en el siglo XXI", que ha publicado recientemente la editorial Libros de la Catarata y que pronto podrás encontrar también como libro electrónico. Pero precisamente ese es el tema de mi primera entrada en el nuevo De estranjis. ¿Me acompañas?

Notas de fin de año (V): ¡nos mudamos!


El pasado 28 de abril ¡de 2006! mi amigo Diego Ojeda yo yo abrimos este hotel en la recepción de un hotel en Málaga. En aquella época trabajábamos juntos en el ámbito de la interculturalidad y la enseñanza de español como segunda lengua y queríamos abrir una ventana para poder compartir nuestras reflexiones, nuestro trabajo y la información que íbamos recogiendo en la red y en el Mundo Real.

Desde entonces De estranjis ha recogido 639 entradas y ha recibido un número de visitas mucho mayor de lo que podíamos esperar.


Esta entrada que lees será la entrada número 640 y la última en esta dirección. Nos mudamos de Blogger a nuestro propio espacio en http://deestranjis.es o http://blog.fernandotrujillo.es, como tú prefieras. El nuevo espacio conserva el nombre, De estranjis, pero está montado sobre Wordpressy alojado junto a mi página personal, http://fernandotrujillo.es.

Cerramos una etapa en http://deestranjis.blogspot.com tras seis años apasionantes de escritura y diálogo. Quedan recogidos esos años en el libro "Propuestas para una escuela en el siglo XXI", que ha publicado recientemente la editorial Libros de la Catarata y que pronto podrás encontrar también como libro electrónico. Pero precisamente ese es el tema de mi primera entrada en el nuevo De estranjis. ¿Me acompañas?

Notas de fin de año (V): ¡nos mudamos!


El pasado 28 de abril ¡de 2006! mi amigo Diego Ojeda yo yo abrimos este hotel en la recepción de un hotel en Málaga. En aquella época trabajábamos juntos en el ámbito de la interculturalidad y la enseñanza de español como segunda lengua y queríamos abrir una ventana para poder compartir nuestras reflexiones, nuestro trabajo y la información que íbamos recogiendo en la red y en el Mundo Real.

Desde entonces De estranjis ha recogido 639 entradas y ha recibido un número de visitas mucho mayor de lo que podíamos esperar.


Esta entrada que lees será la entrada número 640 y la última en esta dirección. Nos mudamos de Blogger a nuestro propio espacio en http://deestranjis.es o http://blog.fernandotrujillo.es, como tú prefieras. El nuevo espacio conserva el nombre, De estranjis, pero está montado sobre Wordpressy alojado junto a mi página personal, http://fernandotrujillo.es.

Cerramos una etapa en http://deestranjis.blogspot.com tras seis años apasionantes de escritura y diálogo. Quedan recogidos esos años en el libro "Propuestas para una escuela en el siglo XXI", que ha publicado recientemente la editorial Libros de la Catarata y que pronto podrás encontrar también como libro electrónico. Pero precisamente ese es el tema de mi primera entrada en el nuevo De estranjis. ¿Me acompañas?

Abuela Lola


Hoy ha muerto la abuela Lola. Recuerdo su sonrisa, su piel suave, su cuerpo menudo. Le dolían los brazos y le gustaban los pasteles de crema. Había viajado mucho con el abuelo en una época en la cual nadie viajaba y eso le daba un aire cosmopolita que me gustaba. Era una resistente mujer de apariencia frágil a quien se le rompió el corazón una tarde de diciembre. Sus últimos años ha vivido entre el dolor y el recuerdo, incapaz de sobrevivir a la muerte de su propio hijo, mi suegro.


Con ella se cierra una generación en mi familia: la generación que vivió la guerra y sobrevivió, la generación que sufrió el hambre, la miseria y la falta de libertad, la generación que vió llegar la democracia con esperanza y que ahora estaba asustada porque todo volviera a empezar.

Tengo la impresión de que no hemos aprendido mucho de esta generación, no lo suficiente. Aupados en nuestro pedestal de pedante modernidad, no hemos valorado suficientemente el esfuerzo de esta generación por reconstruir el país en blanco y negro que dejaron tras de sí la guerra y la dictadura. La Memoria Histórica no consiste simplemente en buscar los huesos de nuestros muertos - por muy importante que esto sea - sino también en conocer la intrahistoria de la guerra, la dictadura y la reconstrucción de la democracia.

Con nuestros abuelos y abuelas se van historias que no deberíamos olvidar, para que no vuelvan. Es una pena que los abuelos y las abuelas vayan a los colegios a recoger a sus nietos y a sus nietas y no les hagamos pasar para que nos cuenten sus vidas y lo que han aprendido a lo largo de los años.

Hoy ha muerto la abuela Lola. A mí me llamaba Fernandito, me preguntaba por mis viajes y me decía que me quería. Descansa en paz.

Seis

Seis perfiles profesionales distintos; seis procedencias geográficas diferentes; seis caracteres personales singulares….

¿En común? Ganas de compartir conocimiento, altas expectativas hacia el trabajo colaborativo, facilidad para el “entusiasmo” y la innovación, realismo y “pies en el suelo”….¡y muchas más!

¿Resultado? Grupo de Trabajo Escuela TIC 2.0

He aprendido muchísimo de vosotr@s, hemos compartido lo que sin duda ha sido un momento histórico para la Educación Andaluza, o al menos así lo creimos.

Ana, Juan Rafael, Rafa, Daniel y Benito, muchas gracias por todo lo que me habeís aportado tanto a nivel profesional como personal. ¡Ha sido un placer!


Como Luis Morales


Mi amigo Luis se va a Nueva York: el próximo año se beneficiarán en el Colegio Internacional de las Naciones Unidas de su experiencia, su conocimiento y su personalidad. No me da tristeza que se vaya porque sé que era su deseo tener esta experiencia y porque confío lo suficiente en la Red como para mantener nuestra amistad. Pero sí quería decirle algunas cosas aquí, públicamente, antes de que se vaya.

Te debo mucho, Luis Morales. En este mundo de citas académicas repetidas hasta la saciedad, tú leíste no buscando palabras vanas sino ideas para poner en práctica. En ese colegio tuyo donde los niños y las niñas hablan la lengua que les da la gana has podido hacer realidad lo que muchos decimos porque lo hemos leído. Por ello, gracias por ser para nosotros una prueba fehaciente de que es posible construir escuela inclusiva: interculturalidad, bilingüismo, la escuela como espacio de paz y muchas otras ideas de las que hablamos una y otra vez han sido en tu centro una realidad palpable cuyo impacto positivo se puede comprobar a través de los resultados de las pruebas de diagnóstico.

Te respeto, Luis Morales. Siempre has querido hacer tu trabajo con profesionalidad y adornar tu magisterio con investigación de calidad. Hoy la única alternativa creíble para la investigación educativa - estando la universidad sumida en el ensimismamiento - pasa por docentes como tú, interesados no sólo en enseñar bien sino en demostrar cuál es el valor de su actuación. Muchas de mis pocas certezas las adquirí leyendo tus propuestas sobre la integración lingüística del alumnado inmigrante y algunas otras escuchándote o leyendo el blog de tu colegio.

Te admiro, Luis Morales. Todos tenemos una teoría de la educación y pocos nos atrevemos a llevarla a la práctica. Tú no tuviste miedo en hacerlo: viste con claridad la importancia de las familias en la escuela y buscaste todas las estrategias para contar con ellas, aunque hubiera que preparar churros para atraerlas a tu centro; creíste en el plurilingüismo como derecho del individuo y vuestras Ferias del Libro se llenaron de lenguas y de intercambios.

Sin embargo, te irás, Luis, y nadie te dará las gracias por tu trabajo. No te llamarán para darte las gracias por luchar para que nadie salga del aula, por crear lazos, por contribuir a la formación de tus compañeros y compañeras, por servir de estímulo para todos.

Te irás, Luis, y nadie te dará las gracias cuando este año cierre el colegio las puertas, aunque estoy seguro de que le has cambiado la vida a muchos niños y niñas. Los maestros como tú dejan una huella imborrable. Si por algo siento que te vayas, es por tus alumnos y alumnas, aunque me cabe la tranquilidad de pensar que en tu centro no eres una excepción sino una pieza más en un magnífico proyecto educativo de centro.

Luis, hace poco estuve buscando Finlandia. Estaba equivocado: Finlandia son los finlandeses; fuera de ellos sólo hay frío y nieve. Tú, junto a muchos otros maestros y maestras excepcionales, sois Finlandia: necesitamos (y tenemos) muchos Luis Morales para que nuestra escuela camine con alegría, con orgullo, con entereza, con profesionalidad.

Por todo ello, Luis, te doy las gracias.

Amigo, te deseo lo mejor para esta nueva experiencia en tu pletórica vida. Espero que sigas recorriendo las Sierras de  Nueva York como has hecho por la Axarquía, coleccionando comics (si no te puedes llevar tu colección, ya sabes que tienes en mí un depositario), disfrutando de la vida, aprendiendo y enseñando.

PS. A ti, amiga lectora o amigo lector, te invito a que, si conoces a Luis, te animes a dejar tu comentario, para que sepa cómo le despedimos. ¡Gracias anticipadas!