Planeta Escuela TIC 2.0 Rotating Header Image

escuela pública

Un corto recortado

Un corto recortado es el título de un cortometraje que realmente merece la pena difundir por el mensaje que transmite y por lo bien que está hecho.

Ha sido realizado por el profesorado y el alumnado de un colegio público de Primaria, más exactamente del CEIP Vicente Ferrer Ramos de Valderrobles, en Teruel, para provocar la reflexión sobre los efectos nefastos que está causando esta injusta política de recortes y sobre cómo puede llegar a ser la escuela pública en un futuro muy cercano si el Gobierno no cambia totalmente su actitud.

Nada más me queda felicitar a toda la comunidad educativa de este colegio por su esfuerzo y compromiso ―sobre todo a los y las que aparecen en la pantalla con su estupenda interpretación― y de manera especial al maestro que ha impulsado y guiado esta fantástica labor, Lorenzo Latore, por dirigir, grabar y montar la película, además de componer la música.

¡Enhorabuena y gracias!

Escuela Pública: de tod@s para tod@s

Visto en el blog de Con Ética Editorial.

Sobran razones, Huelga 14N

“Primero fueron a por los judíos,
y yo no hablé porque no era judío.
Después fueron a por los comunistas,
y yo no hablé porque no era comunista.
Después fueron a por los católicos,
y yo no hablé porque era protestante.
Después fueron a por mí,
y para entonces ya no quedaba nadie que hablara por mí”. (Martin Niemöller)


El centro educativo: un recurso frente a la crisis

Cuando llega la época de planear el curso siguiente y de pensar proyectos, la mirada al entorno es obligada. Y prestando atención a lo que ocurre alrededor últimamente la crisis aparece  como prioridad ineludible, así que, ¿por qué descartarla como objeto de un proyecto?. No estoy pensando en la economía sólo. El derrumbamiento de un modelo de sociedad tan bien retratado por Manuel Castells, nos obliga a replantear objetivos y estrategias como docentes. Hoy menos que nunca hemos de limitarnos a los contenidos específicos de una materia, o al libro de texto, ni a esperar a que nos digan qué hacer.
Sabemos que las consecuencias de la catástrofe que vivimos serían distintas si no estuvieran tan extendidas y aceptadas por la inmensa mayoría muchas prácticas que deberíamos erradicar como ciudadanos y que han terminado perjudicándonos a casi todos …  Lo cierto es que hoy tiene más sentido que nunca la incorporación efectiva a la escuela de contenidos transversales, valores, que hace mucho que forman parte de nuestros objetivos como docentes pero que a menudo han quedado sepultados bajo una avalancha de contenidos específicos de la materia que impartimos. Quizás sea la hora de acordarse de ellos, incluso de llevarlos un poco más lejos dadas las circunstancias. Y entonces cabe preguntarse:

  • ¿no podríamos hacer de la crisis una oportunidad para fomentar de manera efectiva una ciudadanía responsable y solidaria que anteponga el beneficio colectivo al individual?
  • ¿no podríamos inculcar la solidaridad practicándola con nuestro alumnado en el entorno de nuestra comunidad educativa a partir de la implicación de las familias, del profesorado y de voluntarios y voluntarias?
  • ¿tendría sentido que la escuela convirtiera en objetivo tratar de ayudar a las familias de su comunidad que tienen más dificultades?

Si consideramos que existen recursos humanos disponibles fuera de la escuela que podrían aportarnos gran valor, podríamos buscar la implicación de asociaciones y organizaciones sin ánimo de lucro, con experiencia en determinados sectores,  así como de personas que no están laboralmente activas, incluso en riesgo de exclusión social, que podrían aportar su formación y su bagaje profesional. Podrían prestar una valiosa contribución y hacer viables algunos objetivos.

La cuestión sería, ¿cómo involucramos al alumnado en la práctica de la solidaridad y la consecución del beneficio colectivo permitiendo a su vez el desarrollo de competencias básicas y/o profesionales? Vamos a exponer una posibilidad.
El curso pasado ya hubo familias en el centro que no pudieron enviar a reparar el ordenador de su hijo o hija por no poder costear el arreglo; con la consiguiente perjuicio al no poder utilizarlo. Y el número de alumnos y alumnas con ordenador es ya muy elevado. ¿Y si fuéramos capaces de repararlos en el instituto como parte de la actividad lectiva?

En mi aula el alumnado suele estar haciendo tareas diversas en cada hora; hay quien está escribiendo en su blog, hay quien está editando imágenes, hay quién está haciendo un programa, hay quien se dedica a charlar … Sería fácil incorporar como proyecto en 2º de Bachillerato, dentro de la asignatura T.I.C., la reparación de ordenadores que previamente las familias nos habrían traído.
Tenemos espacio en el aula para montar un “Rincón Taller de reparación”; contaríamos con un voluntario adulto que pudiera atenderlo para garantizar la seguridad del alumnado y del material, y también unos tiempos de respuesta razonables. Y no costaría nada que todo el alumnado por grupos fuera pasando por ese taller para aprender a resolver problemas en los ordenadores, en los de otros y también en el propio. No hace falta decir que la supervisión del profesor en todo momento sería imprescindible.

No sería difícil elaborar entre todos un protocolo de actuación que tendríamos que aprender y aplicar sistemáticamente. El alumnado tendría que atender a la persona que trae el equipo, aprender a hacer las preguntas necesarias, analizar la causa del problema, y entregarlo a la familia una vez reparado dando una explicación oral y escrita de todas las actuaciones realizadas, y si son precisos, consejos de uso que el propio alumnado tendría que redactar.
La familia beneficiaria tendría que asumir el compromiso por escrito de seguir estos consejos y de recibir la formación precisa para garantizar el mejor uso posible del equipo. Me parece esencial inculcar la necesidad de incorporar la formación, formal o informal, como un vía para la mejora a cualquier edad.
Otras tareas inherentes al taller serían la gestión de pedidos de piezas, el control del material guardado, el registro de las actuaciones realizadas, el inventario, todo lo  cual podríamos resolver mediante una base de datos que también diseñaría y mantendría el alumnado. También aprenderían a presupuestar y a contemplar costes, y conocerían la actividad empresarial en primera persona.

La pregunta obvia es ¿y de dónde sacamos los recursos necesarios?
Encontrar a un profesional en paro con cualificación suficiente para atender este “taller” no es muy difícil; de hecho ya hay una persona, un antiguo alumno, dispuesto a ayudar. Prefiere estar ocupado participando en este proyecto antes que parado; y seguro que no es el único. Y por supuesto su colaboración se certificará puntualmente. También tenemos quién ha montado empresas y puede compartir su experiencia con el alumnado.

Los fondos para las piezas y las herramientas necesarias para hacer las reparaciones es el otro capítulo económico a resolver; hay varias posibles vías de financiación. Una que me seduce mucho es crear un proyecto crowdfunding con el propio alumnado para tratar de conseguir dinero. Otra posibilidad interesante es que el voluntario constituya una empresa, que podría obtener fondos europeos (hay dinero para ello). Podría darse de alta en el Registro de Entidades colaboradoras de la enseñanza que existe en la Subdelegación del Gobierno para que su acción de voluntariado estuviera legalmente cubierta; esta vía la exploramos en el grupo Enredadera, al que pertenecen profesionales de gran valía y del que hablaremos otro día . Lo cierto es que hay que estudiar pros y contras de cada opción.

Uno de los objetivos del proyecto es la estimulación de la actitud emprendedora al enfrentar al alumnado con problemas reales, además de ponerlos frente al reto de conseguir una financiación, que tendrán que obtener con esfuerzo. A su vez es interesante que descubran que el emprendimiento puede tener una orientación social, más allá del beneficio económico. Pero antes de darle la forma definitiva a este proyecto me gustaría compartirlo en #opengamba12 . A buen seguro se enriquecerá con las propuestas de los participantes en el evento.

Hay otras iniciativas que se podrían poner en marcha: por ejemplo, unas sesiones de conversación con nativos ingleses y franceses para familias que no puedan pagar clases particulares de idiomas. ¿No podríamos organizar un banco de tiempo con posibles voluntarios y voluntarias? Y poner películas en V.O. en el IES  y en casa.
¿Y organizar la puesta en marcha de huertos urbanos? O ¿por qué no plantar directamente en el instituto y tener nuestro propio huerto? Seguro que encontramos las personas dispuestas a ayudar. ¿Y qué podríamos hacer con la “producción”?

¿Y la educación financiera? ¿No podríamos ayudar a las familias a gestionar una contabilidad doméstica básica mediante una hoja de cálculo a través de nuestro alumnado, sus hijos, utilizando datos reales que ellas seleccionarían? ¿Y a conocer con detalle las facturas de servicios básicos como agua, luz, teléfono, etc.? ¿Y no agradecerían orientación como usuarios de la banca que somos todos? Seguro que les vendrían bien algunas nociones para defenderse de los abusos que vemos a diario.

¿Sería muy complicado organizar un servicio de información que ayudara a las familias con novedades sobre becas, ayudas al empleo, formación incentivada, ofertas como consumidores, etc.? Quizás no con algunos colaboradores. Y desde luego no tendríamos por qué limitarlo al barrio de El Palo, ni a la ciudad de Málaga.

¿Y la orientación para la búsqueda de empleo? ¿Y las cooperativas? ¿Y el autoempleo?
En breve publicaremos una lista más larga.

Ni que decir tiene que en todas estas propuestas la colaboración del AMPA sería clave.
Nuestro punto de partida es privilegiado: en los centros educativos públicos disponemos de una gran cantidad de recursos humanos muy valiosos y también tenemos muchos recursos materiales; ¿no podríamos orientarlos en alguna medida a cohesionar la comunidad educativa proporcionando ayuda y demandando implicación? Quizás las escuelas serían vistas con otros ojos;  quizás la crisis sea  una gran oportunidad para pelear contra el deterioro inexorable del prestigio de la escuela pública.

Si quieres discutir sobre estas y otras cuestiones, en #opengamba12 vamos a hablar de lo que queremos hacer  con nuestro alumnado este curso. Estás invitad@.

22 de Mayo: Huelga General de Educación..¡Yo estoy!

Estoy de Huelga y como representante de un claustro, que en pleno ha secundado esta jornada de paro, cumpliendo los servicios mínimos que manda la ley.

ESCUELA DE CALIDAD DE TOD@S Y PARA TOD@S


Miedo

FOTO: Verónica Rivera Reyes

Pertenezco a una generación que se encontró todo hecho.

No tuve que luchar por derechos sociales porque ya lo habían hecho otr@s; no tuve que buscar la sociedad del bienestar porque ya era una realidad; no tuve que salir a la calle para perseguir mejoras laborales….

Estudie la carrera que quería y comencé a trabajar, tal y como estaba previsto, al curso siguiente…¡Volví a la escuela, que ya era distinta a la que yo había asistido como alumna!

La escuela que me encontré como docente ya tenía ratio de 25, los libros de texto eran mucho más “delgados” que el Consultor y el Senda que yo había usado, aún había clases por la tarde, la “Informática” comenzaban a entrar a través del Plan Alhambra….

Considero que he vivido la etapa de cambios en la escuela más rápida de la historia, con la implantación de los Planes y Proyectos de la Consejería de Educación desde el curso 2003/2004 hasta la actualidad. La Escuela Pública Andaluza se ha adaptado a los cambios sociales adaptando sus infraestructuras, normativas, formación del profesorado, etc, para no perder el “tren”. Muchas veces a un ritmo tan rápido que a los docentes nos daba miedo la velocidad pero no por ello hemos dejado de disfrutar del viaje.

A día de hoy, siento MIEDO, miedo de que el tren rebaje su ritmo, miedo de que comience a dar marcha atrás, miedo de que l@s docentes nos convirtamos en un peligro público porque tenemos en nuestras manos una gran arma de destrucción masiva: LA EDUCACIÓN.

La Escuela de Calidad ya era una realidad que estábamos construyendo entre tod@s, ¿por qué ahora hay que salir a la calle a luchar por lo que ya está consolidado y funciona bien? ¿Se puede mejorar la Escuela Pública? ¡¡Por supuesto, pero siempre hacia delante, nunca retrocediendo en derechos ya consolidados!!

Subida de ratio, aumento de horario lectivo, subida de tasas universitarias, retraso en la cobertura de sustituciones, recorte en gastos para programas educativos, reducción de becas, retirada de subvenciones a AMPAS…..¿Por qué? ¿Cómo va a mejorar ésto la calidad de la enseñanza? ¿Qué se pretende?

MIEDO, mucho miedo, que me va a llevar a la calle, a la escuela, a las redes sociales y a donde haga falta a pedir que no la toquen

ESCUELA  DE CALIDAD DE  TOD@S Y PARA TOD@S


Yo creo en la escuela pública

Escuela pública de tod@s y para tod@sEn esta época tan tormentosa que nos está tocando vivir, en la que cada día vemos como las conquistas sociales de más de treinta años son gravemente amenazadas justamente por los que, elegidos por el pueblo para representarle, deberían dedicarse a defenderlas, consolidarlas y ampliarlas y que, sin embargo, se dedican a recortar recursos y a desprestigiar la escuela pública, me identifico totalmente con la siguiente reflexión de Dolores Álvarez que, de manera lúcida y clara, pone en evidencia algunas de las razones por las que cree en la escuela pública.

Copio y pego el texto completo porque suscribo cada una de sus palabras y no sabría expresarlo mejor. Muchas gracias, Loli.

Yo creo en la escuela pública

por Dolores Álvarez

Después de ver este vídeo publicado por  me pongo a reflexionar por qué creo en la escuela pública y como consecuencia de ello, saco las siguientes conclusiones:

1. La Escuela Pública es un reflejo de la sociedad, en ella están inmersos todos los colectivos que viven en una zona determinada, sin excluir a nadie, sin abrir burbujas en el mundo ni en la sociedad que nos rodea. Debemos educar a nuestros hijos y alumnos para que sepan vivir en comunidad y ahí, en la Escuela Pública, es donde están dichos colectivos. Se educa para incluir y no para desintegrar.

2. En La Escuela Pública están los mejores profesionales, aquellos que se preocuparon de la EDUCACIÓN, aquellos que creyeron que por la Educación merecería la pena trabajar, aquellos que además de hacerlo como medio de vida creyeron que era la salida a su vocación de educar a las personas que están en época de crecer, física y espiritualmente.

3. En la Escuela Pública se educa para salir al mundo y transformarlo.No se trata de crear espectadores continuistas del mundo que ya existe, se trata de formar a personas críticas con su entorno y con capacidad para hacer otra forma de vivir, otra forma de estar en sociedad como ciudadanos activos, participando en el desarrollo de sus vidas.

4. En la Escuela Pública se fomentan valores, aunque en las familias no los hayan aprendido, no se da nada por supuesto, hay que educar en todo momento y en todo lugar.

5. En la Escuela Pública no se adoctrina hacia una única dirección, se abren puertas al mundo con las diferentes formas de creer y de pensar, se forma a personas críticas con cualquier forma de concebir el mundo que le rodea.

6. En la Escuela Pública hay recursos humanos para atender la inclusión y para atender las diferencias de las personas y respetarlas.

7. En la Escuela Pública hay las mejores instalaciones donde a la educación se le ha dado un valor social y en la que los espacios son también educativos y forman parte del desarrollo del currículum.

8. En la Educación Pública hay seguimiento de leyes que en teoría son muy buenas y que tratan la formación de las personas de un modo integral.

9. En la Escuela Pública hay materiales que nos ayudan a educar y a hacer mejores personas, no faltan recursos ni didácticos ni de infraestructuras.

10. En la Escuela Pública hay redes sociales que se van tejiendo en beneficio de nuestro alumnado.

Sí, todo esto existe, yo lo he vivido y ahora está siendo atacado por los propios gobernantes que no creen en esta Educación Pública. No hace falta que nos quejemos, hay que actuar, hay que decirle a estos señores que la Educación Pública es muy seria y que hay que invertir en su futuro, no se le pueden poner barreras y fomentar la privada.

No matemos la vocación de estos grandes profesionales que creen en la Educación Pública, al revés veámoslos como personas que van a ayudar a transformar la sociedad, mimémoslos, considerémoslos como personas que tienen en sus manos el futuro  y démosles todo lo que necesiten para hacer grande la Educación de este país.

Invito a la participación de aquellas personas que lean este artículo para que este Decálogo se engrandezca con la colaboración, la crítica y la expresión de diferentes ideas.

Entradas relacionadas:

  1. ¡Revolucionemos la escuela!
  2. Congreso Escuela 2.0 (III)
  3. Congreso Escuela 2.0 (I)

Yo, con Euterpe

Con motivo del día de la patrona de los músicos Santa Cecilia, estamos organizando en el cole una actividad a nivel de Centro que culminará con una danza grupal el 22 noviembre.

¿Responsable? ¡Tatarachín!

Y  aquí andamos con la “previa”…¡No os perdáis ni un segundo del vídeo!

Nuevamente el trabajo colaborativo aparece por el centro, ¡¡¡ muy orgullosa de pertenecer a él !!!

¡Enseñanza pública de tod@s para tod@s! ;)