Posts Tagged ‘antonio gómez’

POSIBILIDADES DE UNA REVISTA ENSAMBLADA EN EL AULA (Parte II)

lunes, noviembre 28th, 2016

POSIBILIDADES DE UNA REVISTA ENSAMBLADA EN EL AULA (Parte II)

Las Revistas Ensambladas, que conocen y beben de la experiencia del mail art, suelen presentarse siempre en sociedad, como, por ejemplo, GRISÚ del siguiente modo.

GRISÚ

Revista  del Centro de Poesía Visual (C.P.V.), de Peñarroya-Pueblonuevo, Córdoba. Comienza a publicarse  desde  2007

Se articula como una revista ensamblada de originales: cada una de las obras, siempre plana, tiene algo pegado, adherido, sumado o restado. Se editan 20 ejemplares numerados en una carpeta cerrada con goma. La carpeta lleva impresa su portada y contraportada una fotografía que responde a la realidad histórica o el presente de Peñarroya-Pueblonuevo. Cada participante recibe un ejemplar por correo. Dos ejemplares de la edición se destinan al archivo del C.P.V., donde se exhiben.

“Grisú” es un taller de ideas y materiales.

Un vivo retrato de aportaciones y técnicas en un fragmento plano de 19×13 cm, en el que como si fuera un laboratorio, se rastrea el contacto o el choque entre la palabra y la imagen

 

Y después encontramos las BASES, que determinan la idiosincrasia de cada Revista Ensamblada y que se van forjando a partir de convocatorias. Por ejemplo, la de GRISÚ, editada por el Centro de Poesía Visual de Peñarroya-Pueblonuevo.

-20 POEMAS VISUALES. Numerados del 1/20 al 20/20
-Las 20 copias deben de ser iguales, y firmadas por el autor
-CADA UNO DE ELLOS DEBE DE LLEVAR ALGO PEGADO (sin nada de volumen).
-TEMA: LIBRE.
-TAMAÑO MÁXIMO : 19 X 13 cm.

-CADA PARTICIPANTE RECIBIRÁ UNA REVISTA MONTADA DE TODOS LOS PARTICIPANTES.

 

Debemos reconocer que en el mundo de las REVISTAS ENSAMBLADAS, conviven formatos y contenedores muy dispares, son espacios independientes en cada caso. Pero en todos confluyen cierta afinidad por el experimentalismo, por los objetos y un diálogo que pone en evidencia la realidad artística. En cualquier caso, como dice Antonio Gómez en Discurso sin norma, una exposición sobre la Colección de Revistas Experimentales del propio Antonio Gómez (tuvo lugar entre el 31 de enero – 15 de febrero de 2008, en el Aula Cultural Universidad Abierta, de la Universidad de Castilla-La Mancha ) “sin la pretensión de indicar vías ni modelos a seguir”.

En ese mismo documento Antonio Gómez expresa las líneas principales a tener en cuenta para acercarse a esta experiencia artística y literaria:

     Compartir utopías proporciona el desarrollo, los procesos y estrategias de participación nos permite ser optimistas. Sobra comentar que esta manifestación artística y creativa es minoritaria y por ello casi desconocida, la afinidad entre todos los integrantes que forman este pequeño universo es de tal intensidad que casi se convierte en militancia, estas experiencias colectivas que surgen espontáneamente son vividas apasionadamente desde la individualidad, el amor por un trabajo no maleado, alejado de las corrientes del mercado, deja al descubierto a unos valores naturales, espontáneos y sin estrategias. El compromiso y la generosidad de todo el colectivo cercano a las revistas ensambladas, la pluralidad de lo ofertado no es traducible a ningún estilo, a ninguna moda, alejándose también de lo testimonial, es simple y llanamente una actitud, es la clave que garantiza un desarrollo, es el horizonte.

Estamos en condiciones entonces de intentar presentar a nuestro alumnado qué podemos hacer en el aula para intentar este tipo de experiencia.

  1. Conocer ejemplos de Revistas Ensambladas.
  2. Motivar al grupo-clase para llevar a cabo una convocatoria según sus intereses y según la materia o el contenido a tratar en las distintas materias en las que se quiera llevar a cabo.
  3. Pensar el contenedor que mejor se adapte a dichos intereses.
  4. Inventar un nombre adecuado para la revista y decidir su periodicidad.
  5. Determinar el número de participantes y establecer las condiciones que deben respetar los participantes.

Como es obvio, si se quiere reforzar el trabajo en grupo y la motivación por el trabajo bien hecho, todo lo anterior debería consensuarse en el aula. Además, si cada participante quiere tener su ejemplar, se debe tener en cuenta que el trabajo a presentar se tiene que repetir tantas veces como participantes se adhieran a la convocatoria más un par de trabajos más para archivar y así poder mostrarlo en el futuro o donarlo a las instituciones que existen para ello.

SOBRE LAS REVISTAS ENSAMBLADAS. DOCUMENTO DE APOYO I.

jueves, noviembre 24th, 2016

En lo que sigue, tomamos como referencia textos e ideas de José Luis Campal, Antonio Gómez. El primero, basándose en autores claves del experimentalismo, nos aclara desde el inicio lo siguiente:

Guillermo Deisler, figura clave en el panorama experimental de las últimas décadas del siglo XX, y titulado «De la red de arte-correo a las revistas ensambladas de poesía visual y experimental» (…) dice lo siguiente: «Estos proyectos han nacido como una alternativa al deterioro en la calidad de los mensajes producidos fundamentalmente por el uso masivo de trabajos fotocopiados y por la necesidad de rescatar creatividad y originalidad a través de conceptos más concretos orientados a un diálogo más duradero y a consolidar el lenguaje icónico como el vehículo de la comunicación internacional, como la “escritura” comprensible más allá de las fronteras idiomáticas y como el puente que hace realidad la comprensión y colaboración mutua».  El editor de la revista ensamblada Edition YE, Theo Breuer, cifra el espíritu de su proyecto en cuatro pilares, válidos para el común de publicaciones semejantes, y que son: «Contacto, colaboración, comunicación y correspondencia». (Campal, Una ojeada a las Revistas Ensambladas, Punta Umbría, 2001).

 

Por otro lado, debemos señalar que las REVISTAS ENSAMBLADAS, se alejan de las estrategias comerciales, nosotros lo planteamos en un centro educativo con la idea de democratizar el contacto con el arte y explorar las posibilidades que el alumno posee como creador. En las REVISTAS ENSAMBLADAS, como dice Antonio Gómez: “la participación activa y directa como lectores-espectadores establece un conocimiento tan intenso que puede despertar la curiosidad de todos los que a él se acerquen” (Antonio Gómez, LIBROS OBJETO Y REVISTAS ENSAMBLADAS). Y es que como veremos a continuación, el lector-oyente-espectador adquiere otro protagonismo diferente al que la rutina o la tradición lo determinaba en su relación con la lectura y la escritura. Pero para ello, definamos qué son las REVISTAS ENSAMBLADAS.

Por REVISTAS ENSAMBLADAS entendemos literalmente lo que establece Antonio Gómez: publicaciones colectivas confeccionadas exclusivamente con obras originales en las que el planteamiento fundamental de su contenido suele ser visual, el texto en ellas pierde la primacía y la importancia que puede alcanzar en otro tipo de revistas normalizadas o comerciales, queda subordinado por el atractivo que aportan formas, imágenes, objetos y texturas.

Como él dice:

El coordinador de estas revistas ejerce de intermediario, su misión es recibir de todos los participantes un número de obras ya fijado de antemano, la petición suele hacerse sobre un tema concreto y con la única limitación del tamaño que es impuesto y marcado por las medidas de la carpeta, caja, contenedor o continente que se utilizará para su presentación.  Al tratarse de obras originales -aunque alguna de ellas acoge también trabajos, cuadernillos o suplementos editados con técnicas de impresión comercial- la tirada es limitada.                  

Las primeras revistas ensambladas que surgieron en España dedicaban atención únicamente a trabajos en soporte plano, textos, poemas visuales, dibujos, grabados, fotografías, collages, eletrografías, linóleos, serigrafías, etc. eran las manifestaciones más utilizadas por los creadores que colaboraban en este tipo de proyectos. Entre los asiduos participantes se llegó a consolidar una complicidad de cooperación mutua y pasados varios años por pura necesidad y de una manera natural empiezan a aparecer nuevas experiencias que vinieron a enriquecer los contenidos de las publicaciones ya existentes. Dentro de la experimentación poética la práctica del poema objeto comenzaba a contar con adeptos y algunos de sus creadores se plantearon aumentar su producción seriándolos. (Antonio Gómez, LIBROS OBJETO Y REVISTAS ENSAMBLADAS).

 

Por lo tanto, ya tenemos las indicaciones precisas para elaborar una REVISTA ENSAMBLADA en un centro educativo. Hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Pensar en nuestra REVISTA ENSAMBLADA, ¿qué queremos potenciar?, ¿qué finalidades buscamos?
  • Decidir el contenedor de la REVISTA ENSAMBLADA (ver ejemplos como LaLata, El Costurero de Aracne, La Jirafa en Llamas, La Más Bella…).
  • Limitar los soportes, materiales, imágenes, objetos, etc., teniendo en cuenta el contenedor.
  • Proponer un tema para cada número que quiera establecerse.
  • Establecer con claridad las indicaciones precisas para los participantes: finalidad, tema, medidas de las obras, soportes, etc.
  • Elegir cuidadosamente el alumnado o los participantes que vayan a participar en su creación (no es lo mismo hacer una convocatoria libre, que hacerlo en un grupo-clase concreto, en una materia determinada, etc.).

Y lo importante es intentarlo, comprobar si somos capaces como docentes de abrir esta puerta de las REVISTAS ENSAMBLADAS.

 

EL EXTRAÑAMIENTO EN LA PV. NO ES DEL REFERENTE, SINO DEL SENTIDO

sábado, julio 27th, 2013

   Como creemos sospechar, la técnica del caligrama apunta, si no nos esquiva una complejidad ontológica mayor. No se trata de pensar, de buscar, de asirnos, por así decirlo, al referente del poema. Es decir, el caligrama es un poema como un pájaro (Apollinaire), un poema como una campana de iglesia (Huidobro), que  parecen apuntar siempre al referente. Pero si traemos a presencia otros poemas que, gracias a los anteriores, derivan en una abstracción formal, el problema del referente deja de tener importancia a favor del problema del significado o del sentido. Dicho de otra manera, reducir la cuestión al plano del referente sería reconocer que podemos racionalizar el poema mecánica o técnicamente. Con lo que el desafío para el pensamiento se debilita, incluso queda reducido o supeditado a la manipulación tecnológica, industrial, etc. Ya que, en cuanto se conoce el referente la conciencia reposa, descansa en ese objeto representado y el reto quedaría encuadrado en discusiones lingüísticas y formales, perdiéndose, no en vano, el espíritu de las vanguardias, que en nuestro caso identificamos con el espíritu de Hugo Ball, entre otros, y lo que ocurría y planteaba el Café Voltaire: lo que podría denominarse la hipótesis Voltaire.

   Sin embargo, lo que está por pensar a partir de los caligramas y la poesía visual o experimental es el extrañamiento, propiamente hablando, del sentido. Por ejemplo, esto debemos tenerlo en cuenta para el siguiente caso de temáticas líricas tradicionales, como pueden ser el “Poema de Amor”, de Antonio Gómez, que se encuentra en los archivos del CPV.

   De nada nos sirven los psicologismos, ni reducirlo todo a una subjetividad débil ante la presencia de esto nuevo y extraño objeto poético. Por otra parte, este poema, y hemos cogido este, como podíamos coger otros, certifican que la poesía visual, al querer alejarse todo lo posible del lenguaje verbal (tajante en el poema tratado), practica una economía de expresiones lingüísticas, que cae a menudo en el uso de muy pocas palabras con lo cual sus posibilidades de emplear recursos retóricos complejos se ve muy reducida, limitándose en general, al empleo en muchos casos de una fuerte carga metafórica, que aprovecha de la técnica del collage. En otra entrada volveremos a decir algo sobre el collage, que nos parece crucial para las vanguardias, pero también para el reto de pensar fenomenológicamente la PV.