TÉCNICA DE LA TORTUGA: AUTOCONTROL DE LA IMPULSIVIDAD EN LA INFANCIA

La IMPULSIVIDAD es un estilo cognitivo que puede definirse como «la predisposición a reaccionar de forma rápida ante una situación externa o ante un estímulo interno propio del individuo, sin tener una reflexión previa ni tomar en cuenta las consecuencias que pueden provocar los actos que se derivan». La impulsividad es considerada una de las características más predominantes de la etapa psicoevolutiva de la adolescencia y, es un síntoma que se encuentra presente en multitud de psicopatologías, como el trastorno límite de personalidad (TLP), el trastorno bipolar, el trastorno por control de los impulsos, los comportamientos antisociales, el trastorno de dependencia de sustancias, etc., no es exclusivo del TDAH.

En el sistema educativo, uno de los recursos pedagógicos más valorados para ser usado en Educación Infantil y 1º ciclo de Educación Primaria es la Técnica de la Tortuga que tiene como objetivo el aprendizaje del control de la impulsividad (reflexividad cognitiva) y la expresión de sentimientos (frustración, sobre todo) de manera adecuada.

Esta técnica utiliza la analogía de la tortuga -animalito que se mete dentro de su concha cuando se siente amenazado-, enseñando al alumno/a a actuar de esta manera (meterse dentro de un «caparazón imaginario» como alternativa a la falta de control ante situaciones estresantes que le hacen perder el control.

Para conocer la Técnica completa, entrenamiento y cuento, aquí dejamos el siguiente enlace:

                  

http://agrega.juntadeandalucia.es/repositorio/01022016/84/es-an_2016020114_9135612/ambezar/files/07documentos/Programas/Programa_de_entrenamiento_en_autocontrol.pdf

 

The Author

C.O.