El booktrailer como método de trabajo de las competencias básicas y el fomento de la lectura

Nos encontramos en un momento sociocultural difícil de abordar como docentes que somos. El ritmo vertiginoso con el que avanza la tecnología, el fomentar que no sea en detrimento de la lectura, las recientes corrientes pedagógicas que nos piden que enseñemos “a saber hacer” a nuestro alumnado y la escasez de tiempo, a menudo pueden abatirnos; sin embargo podemos encontrar divertidas soluciones prácticas que nos ayuden a conjugar todos los elementos y cuyo resultado sea más que satisfactorio.

Aprovecho esta oportunidad que nos ofrece Libro Abierto para compartir una experiencia extrapolable a cualquier aula y situación: el booktrailer.

Antes que nada debemos partir de un concepto o idea común muy sencilla, pretendemos realizar una “presentación” de un libro con un objetivo claro: despertar la curiosidad o el interés en los otros para que sea leído y compartido con otros lectores, incluso despertar el gusanillo de aquellos que no leen porque se aburren o no tienen tiempo; en definitiva, es el trailer pero de un libro.

Esta “presentación” puede conllevar la dificultad que le queramos dar, ya que se puede realizar desde un power point o impress con sonido hasta un pequeño corto, con imágenes de la red o con escenas grabadas por ellos mismos. La dificultad técnica no es tal ya que es el propio alumnado el que hace el montaje.

Metodología

Esta actividad puede desarrollarse de dos formas: a modo individual o en grupo.

Individual

1.El alumno o la alumna escoge libremente un libro que no se haya leído hasta entonces (a ser posible de la biblioteca de nuestro centro).

2.Debe ir leyendo el libro y anotando en una cuartilla aquello que sea más importante (acontecimientos, nombres de los personajes, lugares que recobren importancia…).

3.Ha de reorganizar la información de lo leído y escribe aquello que quiere presentar, velando la información clave para mantener la tensión del relato. No debe extrañarnos que se tenga que empezar por el final, o por la mitad de la historia para plantear los hechos. Escribe un pequeño guión de aquello que va a mostrar en su presentación.

4.Realización técnica. El alumno selecciona el programa en el que mostrará su libro; puede ser en modo presentación, modo video, o incluso hay alumnado que mezclan imágenes con escenas de vídeo. Las escenas deben ir acompañadas de un breve texto (escrito o grabado) que acompañe las imágenes.

Las novelas históricas, los libros de fantasía, de terror o misterio, los biográficos son los que mayores posibilidades creativas ofrecen. A veces, la capacidad creativa de nuestro alumnado puede superar nuestras expectativas y sorprendernos. Esta actividad se puede proponer como actividad de lectura en sí o bien como método de evaluación de lectura, alternativa a los clásicos resúmenes o controles de lectura, ya que, implican un paso más allá de complejidad para el alumnado al tener que reorganizar lo leído para presentar su libro. Para ser más rigurosos podemos elaborar una rúbrica de evaluación de esta tarea o generar una matriz como formato de evaluación de lo que esperamos encontrar en dicha presentación y podemos incluir como indicadores de evaluación el correcto empleo de la ortografía, la correcta reestructuración, si mantiene la tensión, si le acompaña el texto…La rúbrica puede ser en papel o digital creándola por ejemplo en la página de Eduteka.

Grupal

1.Se parte de la lectura de un mismo libro, bien escogido por el profesorado o bien negociado con el alumnado. Nosotros lo hicimos a partir del libro La estrategia del agua, de Lorenzo Silva.

2.Solicitamos a la biblioteca del centro la necesidad de trabajar con este libro, así que, la biblioteca adquirió 16 ejemplares para 30 alumnos. Debemos recordar que la biblioteca es el centro neurálgico que aglutina toda la información, los fondos necesarios para desarrollar los itinerarios lectores y el plan lector, de manera que debemos contar con la colaboración de la misma.

3.El libro está dividido en 16 capítulos cuya lectura fue programada en distintas sesiones. Estas variarán según el libro y lo que queramos que nos dure la actividad. En este caso, solo contábamos con una hora a la semana.

4.Una vez programada la lectura, se acuerda qué capítulos se leerán en casa cuáles en clase. Es importante que el primer capítulo se lea en el aula en voz alta entre todos para conseguir “enganchar” al alumnado, haciendo las paradas necesarias para recapacitar sobre los puntos importantes (presentación de los personajes, reflexionar entre todos cómo son psicológicamente, reforzar los acontecimientos que vayan surgiendo y que vayan a convertirse en determinantes en el desarrollo de la novela, escenarios que sean claves…). La lectura en voz alta, la revisión de lo leído y los debates que surjan a raíz de la propia lectura y la forma de actuar de los personajes deben enfocarse como una asamblea de aula.

5.Al comienzo de cada sesión de aula se deberá retomar lo leído hasta entonces, resaltando aquello sobre lo que queramos que los alumnos reflexionen, guiándoles el diálogo a los aspectos que consideremos de interés.

6.Una vez concluida la lectura, se abre un debate en el que se plantea qué capítulos o escenas deben necesariamente aparecer en nuestro montaje, en qué orden para que no se pierda la tensión narrativa ni se desvelen los puntos clave que encierren el misterio, qué frases deben aparecer que revelen información importante, quiénes van a representar o quién se ajusta más a cada personaje, qué escenarios se pueden emplear, qué música escoger para el booktrailer, etc. A continuación se organizan los grupos dependiendo del número de alumnos que tengamos en el aula y se reparten las tareas. No debemos olvidar que la ley de protección de datos nos exige un permiso de los padres, madres o tutores para poder utilizar las imágenes de nuestro alumnado.

7.Los alumnos y alumnas deben organizarse para grabar las escenas, (se deberán grabar siempre varias para después poder escoger).

Dependiendo de la edad del alumnado y del grado de colaboración podemos intentar acompañarlos a la hora de grabar las escenas para ver cómo va transcurriendo la actividad.

8.Una vez grabadas las escenas, otros alumnos o los mismos, dependiendo del tamaño del grupo, se harán cargo del montaje de las escenas; normalmente están muy acostumbrados a utilizar programas de edición de vídeos.

Esta actividad es idónea para realizarse en la propia biblioteca, y si lo permite la disposición de la misma, en forma de gran círculo o círculos concéntricos.

Se puede ver el resultado de esta experiencia en el siguiente vídeo.

* Cristina P. Lechado es responsable de la BECREA del IES Abdera de Adra, Almería.

También te podría gustar...