Lutiers almerienses.

Después de Navidad, en clase de música de sexto, hemos estado estudiando «El Barroco». Bach, Haendel, Vivaldi y el archifamoso lutier de Cremona, Antonio Stradivarius, son algunos de los personajes que hemos conocido…y, junto a ellos, el libro de texto menciona al español Gaspar Sanz ¿? ¿Y quién es este hombre? Confieso que no tenía ni idea de quién era este individuo que aparecía mencionado junto a figuras tan importantes del panorama musical europeo.
Buscando información sobre él, resulta que era de Calanda, el pueblo de la famosa tamborrada de Viernes Santo. A parte de ser paisano de Luis Buñuel, su mayor contribución a la música, fue la de hacer un manual para guitarra.

– «Buscad información sobre Diego Fernández Caparrós y Antonio de Torres» -Les dije a los alumnos-.

Y aquí está el resultado….continúa leyendo….

.

Diego Fernández Caparrós (1703-1775), natural de Vera (Almería) trabajó como constructor y afinador de claves durante cincuenta años para la Familia Real Española
desde Felipe V hasta Carlos III. Como es sabido, el clave es uno de los instrumentos más representativos del Barroco. En 1747, con Fernando VI, obtuvo, por decreto real, un salario de 500 ducados anuales con la obligación de construir, reparar y hacerse cargo de todos los claves que existían o fueran necesarios en los palacios reales.
A ver si lo he entendido bien. Un lutier almeriense es el mejor constructor de claves en la España del S. XVIII y su nombre no aparece en ningún sitio. Un paisano nuestro que se codeaba con Antonio Soler, Doménico Scarlatti, Farinelli -el castrato más famoso de la época- y sin embargo, su nombre es apenas conocido.

Antonio de Torres Jurado 1817-1892. Fue un lutier considerado como el padre de la guitarra clásica moderna, equiparable a Antonio Stradivarius respecto al violín. Nació en la barriada almeriense de La Cañada de San Urbano, falleciendo en Almería capital.
Sus primeras guitarras datan de 1854. Hizo una gran contribución a la configuración actual de la guitarra clásica en todos sus aspectos técnicos: alargó el cuerpo, utilizó las maderas de palisandro y ciprés, así como materiales más ligeros y cajas más finas. Torres también fijó finalmente la longitud estándar del diapasón de las guitarras en 650 mm, alargó los trastes y eliminó toda ornamentación inútil. Por todo ello Antonio de Torres es considerado el «Stradivarius de la guitarra clásica».
Algunos de los más famosos guitarristas de su época tocaron con guitarras Torres, como Francisco Tárrega, Miguel Llobet o Julián Arcas. Se calcula que Antonio de Torres
construyó unas 320 guitarras a lo largo de su vida, de las que sólo perduran 66 en museos y colecciones privadas.
Son, sin duda, los dos lutieres españoles más importantes y a penas son conocidos en nuestra provincia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: