Kairós Teatro en el IES Odiel

Mediado el mes de febrero asistí, tengo que reconocer que más por compromiso que por propia iniciativa, a la representación de «Cuadros de amor y humor al fresco» en La 13, Dadá Trouch Gallery. Actuaban un grupo de chicas (el único actor me sabrá perdonar la generalización), estudiantes de instituto de entre 14 y 17 años, dirigidas por mi amiga y compañera de profesión en el IES Odón Betanzos de Mazagón, Beatriz Uceda. Desde los primeros minutos de la representación quedé asombrado de la frescura y las dotes de interpretación de las que hacen gala estas chicas. Pasé el rato más divertido que recordaba en mucho tiempo (vivimos tiempos en los que la comedia se confunde con la zafiedad), y allí sentando soñé con verlas representar la obra en nuestro estupendo Salón de Actos, con su flamante escenario y su equipo de sonido recién reparado. Con frecuencia tengo la sensación de que ideas sencillas y bonitas como esta son contempladas como extravagantes por quienes me rodean. La cosa es que a quienes les tenía que parecer una buena idea, se lo pareció. Beatriz y su grupo de actrices y guapo actor, se mostraron dispuestas a ensayar para nosotros, dejar por un día sus clases (pedir justificantes, apuntes…),… dejarlo todo para hacerles este hermoso regalo a un grupo de desconocidos. Ya no me quedan palabras para agradecerles a todas (y todo) el maravilloso rato que nos han hecho disfrutar. En mi instituto la idea también cuajó (singularmente le agradezco a «mi Pili» su apoyo), así que como digo, ayer disfrutamos de y con, la compañía Kairós Teatro, que así se llama este grupo. Asistieron unos cien alumnos de nuestro instituto, y algunos profesores que quedaron, todos, encantados. Antes dije que no tengo palabras para elogiar y agradecer la visita, así que os contaré algunos de los comentarios que he oído. Tras la representación tuvimos unos minutos de charla con la compañía y uno de nuestros alumnos, asombrado, preguntó si era verdad que seguían un guion. Él las veía tan naturales que no terminaba de creerse que interpretaban, pensaba que improvisaban; como si nos estuvieran contando sus vidas y no las de los personajes que interpretaban. ¿Cabe mayor elogio?. Otra chica, medio me interrumpió mientras yo hablaba para gritar algo así como «yo sólo quiero decir ¡que me ha encantado, me ha encantado!». Y uno de los profesores, me comentó que no podía creerse la corta edad de las actrices y que la obra le había gustado tanto que sin duda, pagaría por verlas.
Cuando dimos por terminado el evento nuestros chicos se relajaron (qué difícil es hablar mientras todo el mundo te mira, ¿verdad?) y se acercaron en tropel a las actrices para seguir preguntándoles cosas. Incluso, observé con enorme satisfacción cómo algunos intercambiaban teléfonos. Ni en el mejor de mis sueños pensé que TODO podía salir TAN bien. Gracias a todas por hacer este pequeño sueño realidad.

Manuel López

Comparte

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies