Ándeme yo caliente y ríase la gente

Ande yo caliente,
y ríase la gente.
Traten otros del gobierno
del mundo y sus monarquías,
mientras gobiernan mis días
mantequillas y pan tierno,
y las mañana de invierno
naranjada y aguardiente,
y ríase la gente.
Coma en dorada vajilla
el príncipe mil cuidados
como píldoras dorados,
que yo en mi pobre mesilla
quiero más una morcilla
que en el asador reviente,
y ríase la gente.
Cuando cubra las montañas
de plata y nieve el enero,
tenga yo lleno el brasero
de bellotas y castañas,
y quien las dulces patrañas
del rey que rabió me cuente,
y ríase la gente.
Busque muy en hora buena
el mercader nuevos soles;
yo conchas y caracoles
entre la menuda arena,
escuchando a Filomena
sobre el chopo de la fuente,
y ríase la gente.
Pase a media noche el mar
y arda en amorosa llama
Leandro por ver su dama;
que yo más quiero pasar
de Yepes a Madrigar
la regalada corriente,
y ríase la gente.
Pues Amor es tan cruel,
que de Píramo y su amada
hace tálamo una espada,
do se junten ella y él,
sea mi Tisbe un pastel,
y la espada sea mi diente,
y ríase la gente.
Luis de Góngora: en Poesía lírica del Siglo de Oro. Cátedra. Madrid, 1995
BREVE COMENTARIO
Luis de Góngora desarrolló una gran parte de su actividad literaria al abrigo de la corte y los poderosos. En este poema, paradójicamente, solicita una vida retirada y ociosa en el campo. En cualquier caso, sabemos que es una moda en los autores de la época áurea componer poemas en los que se recrea el tópico latino del beatus ille (dichoso aquel que escapa del mundanal ruido).
La producción de Góngora se ha dividido en obras mayores (Fábula de Polifemo y Galatea, Soledades, Panegírico al duque de Lerma…) y obras menores (sonetos, romances, letritas, décimas, canciones). Evidentemente, estamos ante una composición perteneciente al segundo grupo.
Aunque Góngora es un autor puramente barroco, podríamos incluir esta letrita entre sus composiciones de carácter manierismo, sin un estilo excesivamente recargado ni complicación formal abundante.
El autor se vale del tópico desprecio de corte y alabanza de aldea, así como de la recreación del beatus ille(halago de la vida retirada del ruido mundano). Cada uno de estos ámbitos aparece representado mediante una serie de símbolos:
*Vida de la corte (gobierno, monarquías, dorada vajilla, mercader…).
*Vida sencilla (mantequillas, pan, morcilla, bellotas, caracoles, pastel…).
Los recursos estilísticos de los que se vale son sobre todo las antítesis y los símbolos. El tono burlesco encierra un profundo estoicismo.
La estructura es clara: encontramos dos mudanzas en las que manifiesta el contraste entre la corte y la aldea; otras dos en las que se expresa el tiempo; una en la que se habla de los mercaderes; por último, dos estrofas de cierre con fondo mitológico. Por lo tanto, la progresión argumental es lineal.
Las referencias mitológicas se presentan en una clave de humor que sería entendida rápidamente por los lectores de la época, familiarizados desde antiguo con el tratamiento de estos temas. Veamos estos personajes mitológicos.
Leandro: personaje mitológico que se veía a escondidas con Hero debido a que la relación no era bien vista por su familia. El joven atravesaba todas las noches el estrecho de Helesponto a nado para encontrarse con su amada. Lo guiaba una luz. Una noche esta luz se apagó y Leandro se ahogó. La joven, angustiada, se suicida.
Filomena: personaje mitológico convertido por los dioses en ruiseñor para garantizar su silencio.
Píramo y Tisbe: de nuevo una pareja mitológica de enamorados cuyas familias no permiten su unión. Deciden fugarse y, tras un desgraciado malentendido, se suicidan, primero él y luego ella, con la misma espada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: