«Yo, me cuido por ti»

Y nos fuimos en misión especial…

Teníamos el encargo de llevar todas las muestras de agradecimiento de nuestros compañeros y compañeras a esas personas que se desviven por cuidar a los enfermos por culpa de este horrible virus.
Nos recibieron muy amablemente.

Les entregamos la saca con todas las cartas y dibujos.

Inmediatamente, las sacaron y leyeron.

Mientras nosostros atendíamos a Ana, oímos una voz más alta que las otras que decía «¡soy yo! ¡soy yo!».
Nos volvimos y nos enseñó la carta que venía acompañada de una foto en la que estaba ¡ella!. ¡Qué casualidad más grande!

Sí, era la foto que quiso llevarse de recuerdo la hermana de una niña por el cariño que le habían dado cuando estuvo allí…
Gracias, por todo lo que hacéis por nosotros, por eso, ¡Yo, me cuido por ti!