Martis dies (Martes)

Nicolás López Rincón (2º Bach. A)

Martis dies

Marte, dios de la guerra y el coraje, es uno de los dioses más fuertes y odiados por los demás. Al dios Marte se le atribuyen dos posibles orígenes, el primero es la unión entre Júpiter y Juno, y el segundo que nació de Juno, pero sin necesidad de padre.

Durante su infancia vivió con los titanes, y fue criado y educado por ellos hasta que finalmente se convirtió en un experto comandante.

Su culto no estaba tan extendido ni generalizado como el de otros dioses, siendo principalmente venerado por los romanos y los tracios, quienes le honraban mediante ofrendas animales, siendo los más comunes los caballos, los lobos y los gallos. En la mitología romana, Marte, en latín Mars, era el dios de la guerra, hijo de Júpiter en forma de flor y de Juno. El lobo y el pájaro carpintero eran sus símbolos.

 

Tuvo tres hijos con Venus: Fuga, Deimos para los griegos y Timor, Fobos para los griegos. El dios Marte proviene del Ares griego de Tracia, donde su culto no estaba muy difundido, y no tenía repercusiones morales o sociales. Por esto se fue a Roma. Antes de la guerra se le ofrecían sacrificios, y aparecía en las batallas acompañado por la diosa guerrera Duellona (para los griegos Bellona). Esta diosa era originalmente una divinidad sabina, de nombre Nerio, que más tarde fue identificada con Minerva. Llevaba un casco, un escudo, una lanza y una antorcha, por lo que también se identificó erróneamente con la diosa Enio, divinidad de la guerra, hija de la hermana gemela de Marte, Eris diosa de la discordia.

Marte dio nombre al cuarto planeta del sistema solar: Marte, al tercer día de la semana: Martes, y al tercer mes del año: Marzo.

Normalmente se le representa como un hombre armado, portador también de casco y escudo, acompañado de tres figuras. Delante de él va la Discordia llevando una antorcha en la mano, a su espalda lleva al Clamor y a la Cólera, que le siguen allá donde vaya. Otros atributos son variables, como sus ropajes o la barba.

El secreto romance de Marte con Venus, a espaldas de Febo, el amante de ésta, terminó con la expulsión y humillación de Marte por parte de Vulcano que era el marido de Venus . El encargado de vigilar que nadie sorprendiese a los amantes se llamaba Alectrion, y como venganza por haberse dejado sorprender, Marte decidió convertirlo en gallo, para que cada amanecer recordase su falta avisando de la salida del sol.

 

Pero fue otro romance de Marte el que marcó más profundamente su relación con Roma, el que tuvo con Rea Silvia. Se cuenta que Rea era la hija de Numitor, monarca y señor de Alba, y debido a la belleza de la muchacha y el celo de su padre, fue condenada a vivir siempre virgen en el templo de Vesta. Pero Marte logró entrar al templo y de la unión de ambos nacieron Rómulo y Remo, los legendarios fundadores de Roma

 

Compartir la entrada

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *