Programa de Bilingüismo

PLAN DE BILINGÜISMO

Coordinador: Miguel Ángel Megía Soriano

La enseñanza bilingüe que se ofrece en nuestro centro educativo es una inmersión lingüística parcial (parte del currículo) y temprana (comienza en Educación Infantil). Se fomenta la diversidad lingüística a través del método natural de “baño de lengua” basado en la comunicación, la interacción y la priorización del código oral (tanto en la primera como en la segunda lengua). La presencia simultánea de dos o más lenguas en la construcción del conocimiento no conlleva la repetición en una lengua de lo que se ha dicho en la otra, sino la articulación del mismo concepto de múltiples maneras diferentes.

Una de las principales consecuencias de este enfoque es la integración curricular al hacerse más flexible la división entre distintas áreas de estudio y aunarse objetivos, contenidos, materiales, métodos de enseñanza e instrumentos de evaluación. Esto lleva necesariamente a una formación de estudiantes más interdisciplinar, dinámica y transversal.

PROYECTO LINGÜÍSTICO DE CENTRO

El Proyecto Lingüístico de Centro tiene un objetivo fundamental: contribuir eficazmente al desarrollo de una alta competencia en comunicación lingüística de los estudiantes. Para ello hay cuatro ámbitos de actuación posibles que suponen la implicación de todos los miembros del claustro en la mejora de la competencia lingüística del alumnado:

1) Actuaciones a partir de los resultados de las pruebas de evaluación de diagnóstico. Las pruebas de diagnóstico se centran en una serie de indicadores fundamentales de la compe – tencia que pueden servir de guía al profesorado para diseñar actuaciones que permitan mejorar esos resultados concretos. Evidentemente, esta línea de trabajo se beneficiará de unas pruebas de diagnóstico de calidad y una interpretación de los resultados que dé pistas acerca de las posi – bles actuaciones, al tiempo que permita la autonomía de los centros para establecer sus propias medidas.

2) Actuaciones de atención a la diversidad. Uno de los logros fundamentales de la es – cuela andaluza es el alto nivel de equidad que la distingue. Este principio fundamental de nuestro sistema educativo también debe aplicarse a la educación lingüística en dos sentidos fundamen – tales: atención a la diversidad de capacidades y atención a la diversidad lingüística y cultural. Ambos sentidos hablan de la construcción de una escuela inclusiva a través de actuaciones de educación lingüística con niños y niñas con discapacidad (por ejemplo, niños y niñas sordos y su utilización del lenguaje de signos en la escuela, además del trabajo en comprensión lectora y los problemas que esta supone para estos niños) y niños y niñas de origen extranjero que no hablen la lengua de la escuela.

3) Actuaciones de currículo integrado. Si las lenguas se aprenden participando en situa – ciones integrales de comunicación (hablar, escuchar, conversar, leer y escribir), es lógico que el profesorado andaluz de las áreas lingüísticas se organice para ofrecer al alumnado una propuesta integral de aprendizaje de lenguas, como se describe en la publicación de la Consejería de Educación El Currículo Integrado de las Lenguas forma parte del Proyecto Lingüístico de Centro; si el primero busca la coordinación entre todo el profesorado de las áreas lingüísticas, el PLC busca la coordinación entre todo el claustro, pero ambos tienen el mismo objetivo: la competencia comunicativa del alumnado.

4) Actuaciones de integración de lenguas y contenidos curriculares. Aquí el reto es conseguir que todo el profesorado se sienta vinculado a este movimiento de innovación educativa en dos sentidos: la enseñanza bilingüe propiamente dicha y la enseñanza integrada de la lengua castellana y los contenidos curriculares. Precisamente esta última idea es, en realidad, la primera medida de los dos primeros bloques de actuación: si el profesorado de las áreas no-lingüísticas debe entender que enseña lengua castellana al tiempo que enseña Matemáticas, Conocimiento del Medio o Educación Física. De este modo se va a contribuir a la mejora de los resultados en las pruebas de evaluación externa y estaríamos apoyando al alumnado con discapacidades o de origen extranjero

 

CURRÍCULO INTEGRADO DE LAS LENGUAS

Los orígenes del concepto de “Currículo Integrado de las Lenguas” (CIL) se remontan a la publicación del Marco Común Europeo de Referencia (MCER) en 2001 por el Consejo de Europa y en 2002, en español por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Sus dictados metodológicos se extienden a todos los centros educativos de los países miembros de la CCE y son recogidos por la normativa de ámbito estatal y autonómico publicada con posterioridad al Marco y que se ajusta fielmente a lo que este documento preconiza en lo referente a la enseñanza-aprendizaje de lenguas: “El objetivo de la Consejería de Educación, a través de la Dirección General de Or – denación y Evaluación Educativa con la implantación del CIL ha sido propiciar métodos de enseñanza de lenguas modernas que fortalezcan la independencia de pensamiento, de juicio y de acción, combinados con las destrezas sociales y la responsabilidad social…” (MCER 1.2.3). Los currículos redactados en 2007 tienen como objetivo general fomentar el plurilingüis – mo y la diversidad lingüística. En nuestro marco normativo se insiste en que el aprendizaje de una lengua extranjera ha de contribuir al desarrollo de actitudes positivas y receptivas hacia otras lenguas y culturas, y, al mismo tiempo, ayudar a comprender y valorar la lengua o lenguas propias.

 

MARCO COMÚN EUROPEO

El Marco común europeo de referencia para las lenguas (MCER): aprendizaje, enseñanza, evaluación es el resultado de más de diez años de investigación llevada a cabo por especialistas del ámbito de la lingüística aplicada y de la pedagogía, procedentes de los cuarenta y un estados miembros del Consejo de Europa. El Marco de referencia europeo proporciona una base común para la elaboración de pro – gramas de lenguas, orientaciones curriculares, exámenes y manuales, en toda Europa. Describe de forma integradora lo que tienen que aprender a hacer los estudiantes de lenguas con el fin de utilizar una lengua para comunicarse, así como los conocimientos y destrezas que tienen que desarrollar para poder actuar de manera eficaz. La descripción también comprende el contexto cultural donde se sitúa la lengua. El Marco de referencia define, asimismo, niveles de dominio de la lengua que permiten comprobar el progreso de los alumnos en cada fase del aprendizaje y a lo largo de su vida. Se pretende que el Marco de referencia venza las barreras producidas por los distintos sistemas educativos europeos que limitan la comunicación entre los profesionales que trabajan en el campo de las lenguas modernas. El Marco proporciona a los administradores educativos, a los diseñadores de cursos, a los profesores, a los formadores de profesores y a las entidades exami – nadoras los medios adecuados para que reflexionen sobre su propia práctica, con el fin de ubicar y coordinar sus esfuerzos y asegurar que estos satisfagan las necesidades de sus alumnos.

AUXILIARES DE CONVERSACIÓN

Contar con auxiliares de conversación supone un gran enriquecimiento lingüístico e intercultural en los centros. Los auxiliares de conversación crean un clima de inmersión lingüística total.

Share