¡EN OTOÑO, CASTAÑAS!

El pasado viernes teníamos programada la tan esperada salida para celebrar LA FIESTA DEL OTOÑO. Pero como ya sabéis no la pudimos disfrutar por el tiempo, y es que ahora parece que nos acompaña un tiempo más propio de esta estación.

Este imprevisto no nos frenó en el cole… Si la fiesta no se celebraba fuera, ¡lo haría dentro!

EL RINCÓN DEL OTOÑO

Nos pusimos nuestras preciosas coronas con hojas otoñales y nos fuimos a visitar el Rincón del Otoño.

Tocaba pegar las hojas que con cariño habíamos hecho en clase… una hoja, dos hojas, tres hojas… ¡pero qué bonito nos quedó todo decorado!

 

DESAYUNO OTOÑAL

Cuando llegó la hora del desayuno, nuestros pequeños traían riquísimos desayunos repletos de frutos secos y carnosos del otoño.  Y es que esta estación pone a nuestro alcance una gran variedad de alimentos saludables con muchísimas propiedades. Los frutos secos: castañas, almendras, nueces, bellotas,… los frutos carnosos: uvas, mandarinas, naranjas, granadas, manzanas, membrillos,… y otros como: las setas, los boniatos, la calabaza, las berenjenas,… ¡QUÉ ESTACIÓN TAN COMPLETA!

CUENTACUENTOS DEL OTOÑO

Para terminar, visitamos la Biblioteca, donde nos estaban esperando Dinoleo, nuestra mascota, con dos divertidas historias otoñales.

¡En otoño, castañas!

Un día de otoño, la mariquita Antoñita y su prima Marta, salen a recoger setas y frutos otoñales. Se encuentran con el gusano Manuel, que estaba muy triste porque habían asado la castaña en la que vivía y ha perdido su casa. ¿Dónde podrá instalarse ahora?

Con esta divertida historia hemos trabajado el valor de la amistad y la importancia de ayudarnos unos a otros, mientras repasábamos los frutos secos del otoño.

Corre corre, calabaza

Ahora era el turno de la calabaza. Dinoleo nos contó la historia de una viejecita que había  sido invitada a la boda de su nieta. De camino a la boda se encontró con tres fieras que querían comérsela: un lobo, un oso y un león. Ella convenció a los animales para que la esperaran a su regreso del convite explicándoles que en ese momento estaba muy flaquita y a la vuelta estaría más gordita. Después de la celebración, la nieta y la viejecita tramaron un plan muy original para burlar a las tres fieras. Una calabaza fue la solución para su gran problema.

Otro viernes más que, gracias a todo el claustro de EL REAL, nos vamos con buen sabor de boca a casa, con muchas ganas de seguir aprendiendo y disfrutando. Aquí os dejamos más fotos para recordar el día.

 

 

Un otoñal saludo

El equipo de la Biblioteca El Real    

Coordinadora Escuela: Espacio de Paz     

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *