Coeducación IES Alfonso XI

Coordinadora curso 21-22:Eva Mª Martín Cuenca

  • Formación para el profesorado de Alcalá la Real sobre el Proyecto Ulises: Nuevas Masculinidades.

    El pasado jueves 6 de febrero de 2020 tuvo lugar el inicio del curso de formación para profesorado de secundaria de Alcalá la Real para abordar los nuevos modelos de masculinidades, organizado por el IES Alfonso XI. El curso es impartido por Erick Pescador, sociólogo y sexólogo experto en nuevas masculinidades y responsable del Proyecto Ulises, donde trabaja con jóvenes esta forma de construir nuestra identidad desde la libertad y no desde los roles tradicionalmente asignados a hombres y mujeres. Esta acción formativa está financiada por los fondos previstos para subvencionar a centros públicos dentro del Pacto de Estado contra la violencia de género.

    Formación PDF

  • Formándonos en nuevas masculinidades.

    Desde el IES Alfonso XI estamos organizando la formación Proyecto Ulises sobre nuevas masculinidades destinada al profesorado de secundaria de los centros educativos de Alcalá la Real.
    El profesor, Emilio Martínez, coordinador del departamento de coeducación del IES Alfonso XI, habló sobre la necesidad de educar en igualdad tanto a profesorado como a alumnado y sobre los nuevos conceptos de masculinidad en Radio Alcalá.

     

    Radio

    Proyecto Ulises

    Esta formación que está recibiendo el profesorado y alumnado de nuestro centro ha sido posible gracias a la subvención del Pacto de Estado contra la Violencia de Género

    .

  • El confinamiento y sus “descubrimientos”: el aula como espacio de cuidados.

    La excepcional situación sanitaria y social que nos ha tocado vivir ha trastocado en muchos sentidos nuestra forma de vivir. En el ámbito educativo, hemos cambiado de un día para otro el aula, que no es únicamente un espacio físico que facilita la coordinación entre alumnado y profesorado, sino de interacción y de cuidados, por un entorno virtual donde llevar a cabo el proceso de enseñanza – aprendizaje.

    Dejando a un lado los posibles debates sobre la efectividad de este tipo de docencia y la necesidad o no de formación en este campo por parte del profesorado, este post no pretende ser más que un recogimiento de reflexiones e interrogantes personales tras este tercer trimestre vivido.

    En primer lugar, decir que como profesor durante este tiempo me he sentido bastante desconectado y perdido respecto las necesidades de mis chicas y chicos. Comunicarnos sin estar cerca y mirándonos a los ojos es, sin duda, un hándicap. En muchos casos, la ausencia de respuesta a correos o mensajes por diversas plataformas por parte del estudiantado es interpretado como una falta de interés. En estas circunstancias, justificarlo bajo una idea preconcebida tal como “está pasando de todo” o “se quiere aprovechar de la situación” resulta tentadora. ¡Y tanto! Porque de lo contrario, tenemos que dedicar mucho tiempo a intentar contactar e indagar sobre cuáles son los motivos reales por los que esa personita no está trabajando bien en nuestras materias. Por suerte, estoy rodeado de compañeros y compañeras que buscan arañar más allá y no etiquetar este tipo de situaciones personales con facilidad. Y, también por suerte, cada vez que hablo preocupándome por mi alumnado, sin juzgarles, recibo su confianza y me muestran sus preocupaciones y dificultades, permitiéndome realizar los ajustes necesarios para continuar con el proceso de enseñanza – aprendizaje.

    Si algo estoy aprendiendo en estos meses es que no concibo mi vocación sentado enfrente de un ordenador. Porque no decidí ser profesor por la pasión hacia la impartición de contenidos, sino por el acompañamiento a adolescentes que buscan su lugar en el mundo. Necesito de ese contacto humano que allana el entendimiento; necesito un espacio físico donde construir nuestras relaciones personales que, si están bien sostenidas, derivarán en un aprendizaje más efectivo; necesito, en definitiva, que los cuidados (tanto mío hacía ellos y ellas, como el que recibo por su parte) no se vean interferidos por la distancia, la brecha digital (o social) y los fríos medios de comunicación tecnológicos.

    El curso venidero se plantea aún con muchos interrogantes. Ojalá estas reflexiones estén presentes a la hora de organizarlo. Hemos podido salvar con mayor o menor acierto un trimestre, pero si no planteamos la forma de que estos espacios de encuentro y cuidado tengan protagonismo, un curso completo podría ser demasiado tiempo “desconectados”…

    Estoy seguro de que cuando nos encontremos en el aula, recordaremos lo afortunados y afortunadas que somos por dedicarnos a la educación y poder trabajar con personas en etapas tan sensibles y determinantes de su vida.

    Emilio Martínez Cantarero – profesor de Formación y orientación laboral y coordinador del Plan de Igualdad.

    .

  • Formación en nuevas masculinidades. ¡Seguimos con la formación online!

    El confinamiento y la interrupción de la vida normal del centro no ha sido motivo suficiente para seguir formándonos sobre nuevas masculinidades. La formación ha tenido continuación a través de talleres online que está impartiendo Erick Pescador, gracias a los fondos subvencionados por el Pacto de Estado contra la Violencia de Género.

    Durante estos últimos talleres estamos trabajando la frustración y las violencias aprendidas, buscando la resolución emocional de conflictos en base a la igualdad. 

    Esperamos que el curso próximo podamos tener una normalidad más parecida a los dos primeros trimestres y poder trabajar para incorporar todo lo aprendido al Plan de Orientación, Acción Tutorial e Igualdad de nuestro centro.

    .

Proyecto de coeducación curso 2020-21 alumnado de 1ºbachillerato C VER

Updated: 13 septiembre, 2021 — 5:13 pm