Un cole de Alucine en Clan TV

Hoy hemos estado en Clan TV en el programa 37 con dos propuestas musicales para todo@s los niños y niñas de España y América Latina. 

Para saber más y ver el programa y los vídeos de nuestro maestro de música pincha en la imagen:

Clan TV

Diplomas de desconfinamiento

Aplauso a los maestr@s

Hoy nuestro alumnado de 6 EP nos sorprende con este magnífico trabajo. Han organizado, recopilado y producido el siguiente vídeo con aplausos para sus maestros.

Una iniciativa realmente emocionante, ¡¡¡¡¡¡GRACIAS!!!!!!

Semena 3. Show muts go on

Nuestra última semana de cole en los tiempos del coronavirus de este segundo trimestre ha culminado con la línea de actuación establecida por el claustro para antes de Semana Santa.

Hemos recibido el feedback de las familias a través de los diferentes canales de comunicación que tenemos:

  • Canal para los delegados y delegadas de cada clase.
  • Entrega de notas en sala de videoconferencia por cada clase.
  • Sesiones con el alumnado en sala de videoconferencia de manera periódica.
  • Aulas Classroom.
  • Blogs de área.
  • Mails corporativos de profesorado.

Y sin olvidar nuestro proyecto #UnColeDeAlucine y como es habitual terminamos este viernes con actuaciones estelares protagonizadas por los padrinos y madrinas a sus ahijados y ahijadas. Salas de espectáculo creadas para el divertimento del alumnado para el alumnado.

Cada sesión se ha grabado y compartido con alumnado y familia para volver a rememorar las mejores actuaciones.

Y a las 13:00 horas realizamos el estreno mundial para nuestra comunidad educativa del corto realizado por nuestro claustro: Aplaudiendo a nuestro alumnado.

¿Y ahora qué?

Este periodo de “vacaciones” servirá para replantearnos diferentes acuerdos que nos permitan afrontar este nuevo escenario sin perder de vista nuestro guion de la película que nos ha tocado interpretar partiendo de los principios que sostienen nuestro proyecto educativo y sabedores que la película definitiva quizás haya que desarrollarla en un contexto de aislamiento social.

Desde hace varios cursos escolares el claustro ha fomentado la autonomía del alumnado como aprendices, usando la tecnología como herramienta cotidiana e integrando a las familias en la actividad escolar, desarrollando el aprendizaje cooperativo e inculcando la   inclusión. Todo este trabajo ha sembrado los frutos que nos permiten abordar el complejo y arriesgado reto de seguir ofreciendo a nuestro alumnado espacios de aprendizaje activo desde casa, seguros de que nuestro proyecto de aprendizaje Un Cole de Alucine lo puede solventar.

La actual situación hace evidente que la secuencia de trabajo y las programaciones creadas a principio de curso ahora son papel mojado.

Equipo Directivo y Equipos Técnicos de Coordinación Pedagógica junto a sus Ciclos se ponen manos a la obra y terminar nuestro largometraje teniendo en cuenta que puede que no nos veamos… ¿hasta mayo, junio…?

¿Suspender el rodaje…? Show must go on!

Cada día que pasa hay noticias nuevas pero nosotros tenemos que continuar por ello para que todo ello perjudique lo menos posible el proceso formativo del alumnado la administración nos pide que arbitremos medidas para ofrecer una atención docente telemática.

“Esta es una situación completamente nueva ante la que nuestra experiencia profesional y nuestra formación se pondrán a prueba. No se trata solamente de plantearnos una fórmula para la enseñanza no presencial; hablamos de aprender, tanto el alumnado como el profesorado, en un contexto en el que multitud de aspectos de la vida cotidiana se han pospuesto o paralizado. De repente tenemos que convivir con la incertidumbre ante el futuro inmediato y también ante el más lejano; y con el miedo de enfermar, o incluso morir, que afrontan personas de nuestro entorno que están dentro de la población de riesgo, que cada vez es más amplia; y con las dramáticas noticias de cada día. Y también con la esperanza de un nuevo porvenir que construiremos con los aprendizajes de estos días, que es la que mantiene intacto nuestro enorme caudal de ilusión docente. En esta coyuntura pretender continuar con nuestras programaciones didácticas y lo previsto hasta ahora, de espaldas a la realidad, significaría no comprender la magnitud de los acontecimientos y no vislumbrar una faceta de esta pandemia que nos interpela directamente como profesionales: la enorme oportunidad formativa que se abre ante nosotros. La posibilidad de acompañar al alumnado y a las familias a la hora de buscar respuestas a la multitud de interrogantes a los que nos enfrentamos como sociedad desde el confinamiento. Se trata de un hecho de alcance global sin precedentes en Educación. Y probablemente descubriremos que las cuestiones de fondo a las que llegaremos son las mismas que nos vienen preocupando en la escuela desde hace mucho tiempo: la comunicación humana, la salud, el papel de la ciencia en nuestras vidas, el cambio climático, el arte como espacio en el que caben nuestras emociones y anhelos, el descubrimiento de otras culturas, las claves históricas que nos ayuden a entender nuestra sociedad y nuestra cultura, y hacia dónde nos encaminamos… Ello exige abordar una profunda revisión de nuestros esquemas como docentes; ahora más que nunca tenemos que hacer un esfuerzo para dotar de sentido las propuestas que hacemos al alumnado y situarlo en el centro del proceso de enseñanza-aprendizaje. No ya porque así lo establece nuestro Proyecto Educativo, o porque es el compromiso que tenemos con las familias que vienen a nuestro centro. Sencillamente existe un riesgo cierto de que no tengamos la capacidad de conseguir que una parte muy importante del alumnado siga aprendiendo desde casa en estas circunstancias, y durante un número de meses que desconocemos todavía. Ahora más que nunca la amplísima oferta de contenidos que la red pone a su disposición y las posibilidades de comunicación online son tentaciones a las que sucumbirán muchos muy probablemente; y la diferencia entre los contextos familiares del alumnado marcará grandes diferencias en sus oportunidades para aprender desde casa.”

(Extracto IES Cartima)

 

 

Aplaudiendo a nuestro alumnado

Estrenamos a las 13:00

Viernes de alucine

La cartelera de nuestro cole no para y Pelayín y Pelayina están deseando mostrar el último estreno que os tienen preparado, el próximo viernes 3 de abril en los mejores cines… de momento os dejamos el trailler 😉 

Semana 2

En esta segunda semana de confinamiento el cole ha seguido con la rutina establecida de sugerir actividades de toda índole a través de nuestros canales de comunicación. Canales que han funcionado muy bien y que gracias a ellos han hecho posible el contacto con el alumnado por medio de videollamadas.

Las diferentes conexiones se han adaptado a cada grupo y para que los especialistas también puedan conectarse.

A nivel de centro el claustro ha realizado cuatro conexiones de videoconferencia para realizar las sesiones de evaluación del segundo trimestre. Por lo que el día 30 de marzo las familias tendrán visibles en Pasen y a través de su app las calificaciones.

Además por la tarde se habilitarán salas de videoconferencia para cada tutoría dónde los diferentes equipos educativos estarán con las familias para hacer un balance de este segundo trimestre y de la actual situación.

Reflexiones en voz alta:

Si algo está demostrando esta terrible crisis sanitaria en el mundo de la educación, es que la enseñanza es contacto, es mirada, es gesto, es emoción y es compañía. Siempre nos hemos preguntado si las tecnologías podían sustituir al profesorado, jugábamos a imaginar un mundo futuro en el que la pantalla era el medio de transmisión de los aprendizajes, nos veíamos como profesorado on line trabajando desde casa y con nuestro alumnado alejado en el espacio y nos entraban dudas sobre nuestro papel docente futuro. Pues ahora ya lo sabemos, no hay nada que sustituya la presencia del personal docente en este proceso de enseñanza-aprendizaje, no hay nada como el cuidado de un centro educativo hacia su alumnado, no se puede sustituir lo humano, es cierto que es la tribu la que educa.
Estos días se habla mucho, y con razón, del personal sanitario, están protagonizando un momento histórico que ha dado un bofetón a quienes solo veían dinero en la sanidad y la vendieron al mejor postor y a los recortes. Pero se habla poco de la preocupación del profesorado por su alumnado, del estrés de reinventar la enseñanza en 24 horas, de las horas en el ordenador para atender a cada alumno, a cada alumna, a la hora que sea, de las correcciones a distancia, de la creatividad para seguir ejerciendo como docente en un contexto absolutamente desconocido como es el de esta crisis.
Escucho y leo a profesorado estos días y os puedo asegurar que su preocupación no es ni el temario, ni los exámenes, ni las notas; su preocupación es ese alumnado que no tiene ordenador en casa, que no tiene conexión a internet, o su alumnado de educación especial, o el de infantil, o el alumno que vive una situación de violencia en su propia casa, o la alumna que no tiene qué comer porque el comedor del colegio era su salvación. El profesorado está preocupado porque sabe que su alumnado es diverso, que no todo el grupo cuenta con las mismas posibilidades de aprendizaje on line y porque se siente responsable de todos sus grupos, no solo de quienes tienen posibilidades materiales de aprender. El profesorado es totalmente consciente de que tenemos alumnado que no es de clase media, de que tenemos alumnado con carencias, con necesidades, con angustias, con vivencias que nadie querría para sí misma. Y es que el profesorado está a pie de calle, no habla del “alumno medio”, habla de personas a las que conoce y a las que quiere cuidar.
Y aquí, en el cuidado, en la atención individual, en la preocupación, en el interés por lo mejor para su alumnado, es donde el ordenador falla, es donde el ordenador nunca podrá sustituir el “buenos días” de una profe, de un profe. El profesorado es imprescindible, lo inaceptable es que no se le cuide mucho más.

Fuente: Maider Del Río