Proyecto de los sentidos en 4º 1/12/2021

El trabajo en pequeño grupo (cuatro o cinco alumnos y alumnas),
contribuye tanto al desarrollo de aprendizajes lingüísticos y comunicativos, como al aprendizaje en valores. Esta modalidad de agrupamiento es muy conveniente para el desarrollo de las capacidades del lenguaje en todos sus aspectos. La interacción entre los estudiantes activa procesos mentales como la comprensión, el pensamiento crítico, el razonamiento, etc. Colaborar y trabajar en equipo genera relaciones positivas: la sensación de proponer proyectos de trabajo en equipo es que todos dependen de
todos con el mismo objetivo en común. Los alumnos se apoyan los unos a los otros. Favorece la responsabilidad y el compromiso con los demás. Mejora las relaciones sociales e interpersonales: es una habilidad que, gracias al trabajo en equipo, adquieren en edades tempranas y que, sin duda, en el futuro les servirá. Saber ponerse en el lugar del otro, lo que se conoce como ser empático, ayuda a conocer y comprender mejor a las personas y así tener más capacidad para resolver situaciones. El trabajo en grupo es
uno de los mejores mecanismos para fomentar la diversidad. Los más capacitados ayudan a los menos, potenciando así valores como el respeto, el esfuerzo y el compromiso (compañeros mentores).
En este punto y según la teoría conectivista (una teoría que relaciona las nuevas tecnologías con el aprendizaje) el aprendizaje es en gran parte una actividad social. No solo se aprende recibiendo información, sino también cuando se utiliza lo que se sabe (explorando, negociando, interpretando con el resto de compañeros).
Fomenta el ‘aprender a aprender’: aprender de lo que otros compañeros saben es uno de los mayores beneficios que aporta trabajar en grupo. Construyen su propio conocimiento a través de la interacción con
sus compañeros, procesan la información conjuntamente y tienen que dar con una solución única, pero en el proceso de este trabajo adquieren un gran conocimiento. También se fomenta el desempeño de roles en el grupo.
Aumenta la autoestima de los alumnos, su motivación e interés: crear tareas en grupo en el aula, también hace que el estudiante sea autónomo y responsable. El alumno será responsable de sus éxitos y fracasos y
por tanto, más independiente de sus decisiones.
En ciencias se ha llevado con el último tema de Naturales un Aprendizaje basado en Proyectos (ABP), una metodología de aprendizaje en la que los alumnos adquieren un rol activo y se favorece la motivación académica. El proyecto lo han realizado sobre los sentidos. El proyecto ha sido analizado previamente por nosotros, los profesores para asegurarnos de que el alumnado tiene todo lo necesario para resolverlo, y que en su resolución
desarrollará todas las destrezas que se desea.
En el proceso el alumnado ha podido participar, hablar y dar su opinión mientras que el profesorado ha adquirido un rol menos activo ayudando a lograr un consenso y orientar en el desarrollo del proyecto. 
A través de esta metodología los alumnos/as no sólo memorizan o
recogen información, sino que aprenden haciendo.

Os dejamos aquí algunas fotos del día de las exposiciones de los proyectos…