Cuarta Etapa

Kikiriki, kikiriki… !Un día más a laa 6:45 suena el gallo de nuestra querida compañera! Aturdidas, cansadas e incluso destrozadas, no nos quedó otra que levantarnos, pues comienza una nueva etapa.
El cansancio se va notando pero la ilusión va sobresaltando, así que recogemos todas las maletas y empieza nuestro camino. Una vez más comienza a chispear, pero ni la lluvia nos impide caminar. Entre charlas y charlas, vamos avanzando.
Algunos estamos doloridos pero con el apoyo de nuestros compañeros, todo se hace más ameno.
Entre cuesta y cuesta coincidimos con un invalido que nos sellaba nuestras credenciales de manera voluntaria. Con él hemos aprendido una lección, “deja que el corazón te lleve donde no pueden tus pies”.
Este camino nos está enseñando más de lo que esperábamos, pues solo tienes que creer en ti para poder conseguir tus metas.
Sobre la 1 llegamos al albergue, repartimos las camas y nos organizamos para comer.
Unos compañeros lesionados fueron al hospital acompaños de los teachers, pero todo quedó en un susto.
Un poco más tarde, los monitores nos reunieron para realizar una dinámica que consistía en expresar los sentimientos positivos hacia nuestros compañeros.
Ha sido una experiencia muy intensa y emotiva, y nos ha ayudado a afianzar nuestro grupo.
Al terminar la dinámica, nos preparamos para la cena, otra vez la lluvia estaba presente, en el bar nos pegamos un festín: carne a la parrilla como si se tratase de una celebración, y los dueños ajenos de todo no eran conscientes que en realidad estábamos celebrando esta bonita experiencia que es el camino.

También te podría gustar...