La incertidumbre invita a la sabiduría

El cerebro humano intenta anticiparse a los acontecimientos para aumentar las posibilidades de supervivencia. Cuando las situaciones se vuelven imprevisibles, sobreviene la ansiedad.

Desde hace medio siglo, hemos conseguido controlarlo casi todo mediante una excesiva oferta de medios técnicos. La crisis sanitaria y ambiental ha puesto en duda ese sueño.

Para enfrentarnos a esta desestabilización, debemos volver a confiar no solo en nosotros mismos, sino también en los vínculos que nos unen a nuestros congéneres.

Esta es la síntesis que nos hacen de un interesante artículo recién aparecido en la revista Mente y Cerebro con el título que hemos puesto a esta entrada. El tema se desarrolla de forma sencilla y entendible para todo el mundo, muy aconsejable su lectura, puedes verlo en el siguiente enlace:

Enlace al artículo

Be Sociable, Share!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *